Nuestra Directora: “La esperanza es lo último que se pierde”

i ago 29th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 22 de agosto, Yolanda Reyes escribió:

“‘Borrón y cuenta nueva en la 7a.’ fue el titular con el que despertamos los lectores de EL TIEMPO el martes 16 de agosto. Así de fácil, como si el Transmilenio que nos desveló durante más de un año hubiera sido un mal sueño, la Alcaldesa sacaba de la manga de su levantadora un proyecto ecológico bautizado con el sugestivo nombre de ‘La Esperanza’, que iría del centro a la 170 y que contaba con el apoyo del presidente Santos, de la Fundación Clinton y del BID.

‘Vamos a empezar a soñar en un trabajo con el Gobierno Nacional’, dijo, y nos informó que se había creado una comisión compuesta por el Viceministro de Transporte, la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá, La Fundación Clinton y las autoridades de Movilidad, ¿mientras dormíamos?… ‘La séptima va a tener transporte público masivo, andenes, ciclorrutas y espacios verdes’, añadió. Soñar no cuesta nada, pensé restregándome los ojos, ante esas declaraciones que parecían más cercanas a W. Disney que a la W. J. Clinton.

El miércoles 17 el borrón tenía cuentas nuevas: costaría 600.000 millones -¿cómo lo calcularon tan rápido, cómo lo pagaríamos?- y ya había cronograma. En estos cinco meses del año se estructuraría el proyecto con los estudios de Steer Davies Gleave -¿cuándo los contrataron?-; en el primer semestre de 2012 se haría la licitación y en el segundo comenzarían las obras. “La nueva cara de la séptima” además de frase, era una perspectiva como las que se usan para vender apartamentos sobre planos, con todos los juguetes: alamedas, ciclorrutas, andenes, tranvías, cafés y peatones. ¿En dónde cabrían los carros, por no hablar de los escoltas?, volví a restregarme los ojos. Como no soy experta en cifras ni en metros cuadrados, se me ocurrió que quizás había un túnel que no salía en el dibujo, para esconder los carros, o que con los 600.000 millones y ‘algunos sobrecostos’, expropiarían las embajadas de España, Italia y Venezuela, las caballerizas militares, la Javeriana y tantos predios que hoy se atraviesan en la ancha avenida del dibujo.”

Para leer el texto completo, haga click aquí. Los invitamos a dejar sus opiniones y comentarios abajo:

Síguenos

La librería recomienda: libros para las manos más pequeñas

i ago 26th No Comments por

Esta es la primera de varias recomendaciones que les haremos para que vayan nutriendo los estantes de libros de sus niños. Comenzamos con aquellos “para las manos más pequeñas”, libros sencillos donde la imagen impera sobre las palabras,o prescinden de ellas completamente, que cuentan historias o muestran objetos cercanos a la experiencia del bebé, y cuyo formato pequeño y firme puede ser manipulado por la manos de ese niño pequeño.

Como afirma Yolanda Reyes, “un padre o una madre que sienta a un bebé en las piernas mientras le lee un libro de imágenes, dice muchas cosas sobre la lectura. Dice, por ejemplo, que las ilustraciones, esas figuras bidimensionales parecidas a la realidad, no son la realidad. Pero que, en esa convención cultural que es el libro, son ‘como si’ lo fueran, pues representan a la realidad. Ese ‘como si’, que es la esencia de lo simbólico, se aprende en las rodillas de alguien más experto que va nombrando el mundo conocido, atrapado y sintetizado en unos dibujos: ‘Mira a mamá. Mira a mamá con el bebé…’ Y a medida que la voz familiar da nombre a las páginas que pasa, enseña que las historias se organizan en un espacio: de izquierda a derecha, para el caso de nuestra cultura occidental. Ese discurrir que se da siempre en la misma dirección será luego el espacio de la lectura alfabética, eso que los maestros de preescolar llaman “la direccionalidad” en sus ejercicios de aprestamiento. El niño o la niña al que otros han leído lo sabe ya, sin necesidad de ningún ejercicio. Lo deduce de todas esas horas pasadas hojeando sus libros preferidos y aprende también que pasar las páginas es pasar el tiempo, que empieza y termina y que cuenta una historia durante ese transcurrir.

de la cabeza a los pies

.

.

.

De la cabeza a los pies
Eric Carle
Kókinos : Madrid, 2008

.

.

.

.

.

.

Es mejor con Maisy
Lucy Cousins
Serres : Barcelona, 2002

.

.

.

.

.

Escondidas
Olga Cuéllar
Alfaguara, Colección Nidos para la Lectura : Bogotá, 2011.

.

.

.

.

.

.

.

¡¡¡Socorro!!!
Michaël Escoffire
Corimbo : Barcelona, 2009

.

.

.

.

.

A moverse
Taro Gomi
Fondo de Cultura Económica : México, 1997

.

.

.

.

.

Gato tiene sueño
Satoshin Kitamura
Fondo de Cultura Económica : México, 1998

.

.

.

.

.

Una cucharadita para…
Peter Schössow
Lóguez : Barcelona, 2011

.

.

.

 

Síguenos

Desde el jardín: Algunos de nuestros objetivos

i ago 24th No Comments por

El semestre comenzó hace un par de semanas, y en Espantapájaros tanto niños como padres poco a poco van adaptándose a un nuevo ambiente. Nos parece importante recordar qué queremos lograr con nuestra labor diaria:

  • Que los niños tengan la oportunidad de crecer como lectores, desde el comienzo de la vida y que encuentren en los libros, en el arte y en la cultura alternativas de expresión, comunicación, placer y conocimiento.
  • Que los adultos descubran todas las posibilidades que tienen a su alcance para despertar en los pequeños el placer por la lectura.
  • Que los maestros, los bibliotecarios, los padres de familia y los adultos sensibles encuentren un lugar para hablar, reflexionar, estudiar y profundizar en torno a temas de literatura, pedagogía y expresión artística.
Síguenos

El gesto cotidiano: literatura, infancia y oralidad en el mundo contemporáneo

i ago 17th No Comments por

Felipe MunitaHoy en Espantapájaros tenemos como invitado especial a Felipe Munita, investigador chileno en el área de literatura infantil y juvenil, quien comparte con nosotros su ponencia El gesto cotidiano: literatura, infancia y oralidad en el mundo contemporáneo.

Licenciado en Letras y Profesor de Castellano por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Munita es autor de Literatura infantil y escuela: Un diálogo posible (Kultrún, 2010, ensayo) y Melero, detective de insectos (Amanuta, 2011, narrativa).

.

.

El gesto cotidiano: literatura, infancia y oralidad
en el mundo contemporáneo

“La literatura y el habla cotidiana se mezclaban
en una oralidad no comprendida todavía”

Laura Devetach

Capitán Chuchoca, Nievelina y los caminos de la oralidad

Estas palabras comienzan con dos experiencias relacionadas con la narración oral, dos instantáneas que reflejan mundos opuestos, páginas que los invito a transitar.

Primera fotografía. Cuando mis hermanos y yo éramos niños, mi padre, por la noche antes de dormir, nos contaba una historia. Hasta ahí, él repetía el gesto que cientos o miles de padres y madres realizaban en ese mismo momento, en otros rincones de la ciudad, del país, del mundo. Pero ningún otro niño, de esos cientos o miles arrellanados en otras tantas camas, escuchó el relato que acompañó mi infancia: la historia del Capitán Chuchoca y el Ayudante Viroca. Diremos, por ahora, que era un relato interminable, que mi padre retomaba noche a noche, durante unos minutos a veces más escasos de lo que nosotros, ávidos lectores, hubiésemos querido. Sí, lectores. Pues, pese a que nadie sostenía un libro entre las manos, todos, él y nosotros, leíamos.

Segunda fotografía. Leo en el libro La escuela en la tradición oral, editado por la Universidad Nacional de Colombia, las siguientes palabras de Nievelina Palacios, una mujer de 37 años, de la ciudad colombiana de Quibdó: “… mi abuelita nos contaba esas historias pero yo no me acuerdo pues tengo la cabeza ocupada en otras cosas y ni siquiera tengo tiempo de contarle a mis hijos historias de esa naturaleza, pues llego muy cansada y no me queda tiempo (…) según contaba mi abuela que le habían contado a ella los abuelos antiguos, esas cosas sí se veían, eso era real…” (Roldán et al, 1998: 21).

Estas instantáneas representan dos caminos posibles para la oralidad en el mundo contemporáneo. Uno, el seguido por Nievelina, es suprimir los relatos orales del seno familiar en pos del ritmo de vida que exigen las sociedades modernas, cuya vertiginosidad y demanda impediría el tener tiempo y energía para una actividad pragmáticamente inútil como es la de contar historias. Esta senda pareciera tener una explicación en las palabras de Humberto Maturana, cuando señala: “Vivimos en una cultura que niega el juego. No se espera que juguemos porque debemos estar haciendo cosas importantes para el futuro. No sabemos jugar. No entendemos la actividad del jugar” (1992: 256). Mientras, un segundo camino, escogido por mi padre, es el de repetir ese antiguo gesto de narrar –y de jugar-, aún cuando las “condiciones externas” de la sociedad actual no lo favorezcan. Pienso en Daniel Pennac (1996), cuando dice que el tiempo de leer es siempre tiempo robado; así mismo pienso del tiempo de contar, pues nadie, nunca, nos ha entregado ese tiempo. Es un tiempo que se intenciona y se construye. (más…)

Síguenos

Actividades: Recuerdos del vacacional II

i ago 16th No Comments por

Seguimos con nuestro álbum de recuerdos del vacacional. Esta vez, las fotos nos remiten a la última semana, en la que Espantapájaros se llenó de toda clase de mascotas imaginarias y hasta famosas…

Los niños recrearon algunos de los accesorios de sus mascotas favoritas, como el collar y el hueso de Azul:

…la colorida cola de Zea la cebra:

… una capa para que la lluvia no borre las rayas de una cebra mascota

…la espada y el sombrero del Gato con Botas

… y su capa, que también sirve para jugar a Caperucita:

…un cepillo de dientes para mascotas con aliento feroz:

Con el Animalario Universal del Profesor Revillod como modelo, los niños crearon sus propios animalarios de mascotas exóticas:

Síguenos

Nuestra Directora: “Lecciones para futuros gobernantes”

i ago 9th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 8 de agosto, Yolanda Reyes escribió:

“En medio del barullo mediático que desdibuja las fronteras entre la política y la ética, extraño las voces confiables, serenas y poco complacientes que me educaron cuando la vida no tenía tantos grises, sino que se jugaba en blanco y negro: lo bueno y lo malo, la recompensa y la sanción, los actos y sus consecuencias. ¿Qué dirían mi padre y mis maestros sobre la responsabilidad y la justicia, a propósito de los recientes escándalos nacionales?

Volverse adulto es ir incorporando a la “voz de la conciencia” aquellas voces que, desde la infancia, nos enseñaron que nos regía una gramática legal pactada por la humanidad desde antes de nuestro nacimiento, para regular la convivencia. En ese largo rito de tránsito, desde la dependencia de los adultos, hasta asumir plenamente las consecuencias de nuestros actos se forma la autonomía moral.

Ahora, cuando nuestras primeras figuras tutelares ya no están y nuestra voz es la referencia para los que vienen detrás, es urgente preguntarnos por los mensajes con los que estamos educando a los más jóvenes. Entre versiones contrapuestas, teñidas de crispación emocional y desconfianza, ¿cómo interiorizarán nociones esenciales sobre justicia y responsabilidad para conquistar su autonomía? ¿Cómo podrán establecer los límites entre la solidaridad y la sanción social, o entre la presunción de inocencia y la justicia? ¿Qué aprenderán sobre el Estado de Derecho con los escándalos de AIS, DAS, Dian o la Alcaldía de Bogotá?”

Para leer el texto completo, haga click aquí. Los invitamos a dejar sus opiniones y comentarios abajo:

Síguenos

Actividades: Recuerdos del vacacional I

i ago 4th No Comments por

Tras finalizar el vacacional, sin niños del jardín y con las maestras de descanso, Espantapájaros ha quedado muy silencioso. Demasiado silencioso, a decir verdad. Por eso queremos revivir las actividades de las dos últimas semanas, en las que los niños salieron a explorar la selva del jardín y jugaron con mascotas imaginarias.

Parte I

Montamos campamento en la selva:

Escuchamos el rugido de tigres…

¡RAURRRR!!

…y salimos a cazarlos…

Nos bañamos en una laguna…

..y buscamos tesoros en la arena…

Pronto tendremos la segunda parte del álbum, ¡manténganse atentos!

Síguenos