Nuestra Directora: “Lovely weather”

i nov 28th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 28 de noviembre, Yolanda Reyes escribió:

La reina Isabel está al tanto del invierno”, declaró nuestro presidente desde Londres hace una semana, como si eso significara algún alivio para los damnificados. Contó también que Su Majestad le había preguntado sobre la economía y sobre las lluvias y que habían recordado los días de universidad de Santos en Londres. “Inclusive me echó un chiste”,  agregó, y ya todos conocemos la afición presidencial por romper el hielo con chistes sobre profesionales. El de la reina no era de ingenieros sino de economistas.

No hay que culparla. Quizás para evitar los temas álgidos de política y religión que desaconseja el protocolo, se guió por aquella frase de Óscar Wilde: “La conversación sobre el clima es el último refugio de los poco imaginativos”.  El problema, sin embargo,  es que clima no parece ser un buen refugio en este siglo amenazado por los cambios climáticos, y mucho menos lo era ese día para muchos desventurados colombianos.

¿Cómo es el clima en su país? ¿Hay estaciones? Me cuentan que ahora están atravesando un crudo invierno, pudo haber dicho ella. ¿Cómo iba a saber que mientras Santos, su esposa, su cuñado-Embajador de Colombia ante el Reino Unido y su elegante comitiva, enfundados en abrigos de paño inglés, disfrutaban de la niebla londinense, existía otro país en el que la gente se enfrentaba a ríos de fango? ¿Quién le iba a decir que una de las diferencias entre los dos mundos es que en uno se habla del clima y en el otro se lo padece como un determinismo, especialmente si se es pobre?

“La temporada de lluvias deja en este momento un balance de afectación que corresponde a 358 municipios afectados en todo el país y un número de 101 personas fallecidas en lo que ha corrido entre el mes de septiembre hasta la fecha” (sic), declaraba el director de Gestión del Riesgo, en una reunión menos divertida que la de Buckingham. A su turno, el ministro de transporte recomendaba a quienes  estaban atrapados en la carretera de La Línea “buscar caminos alternos para devolverse  a sus sitios de origen”. “Transitar con mucha precaución y mucho juicio”, advertía, como si fuera un padre que entrega las llaves a su hijo adolescente.  La vía alterna era la ruta a Manizales por el Páramo de Letras: ¿otro chiste?… Para sumarse a la comedia, el general Palomino anunciaba la buena nueva: “los vehículos que por efecto del deslizamiento tengan que devolverse… quedan exonerados de pago de peaje”. Se refería a un peaje de regreso únicamente.

Esa otra Colombia, desconocida por la reina, seguía sumando tragedias a la cuenta: 349 mil damnificados, seis carreteras nacionales cerradas, 19 secundarias, 300 pasos restringidos y 10.000 millones de pesos diarios de pérdidas para los transportadores. Sin embargo, a su regreso, el presidente declaró que el país debía acostumbrarse a los inviernos y que este no había sido peor que el anterior puesto que había “menos damnificados, pero más víctimas mortales”.  Los muertos, entonces,  ascendían a 103 y sus deudos habrían merecido unas palabras más solidarias.

Aún faltaba el mayor chiste de la gira: en la entrevista que Santos concedió al periodista Frost, declaró que si cumplía los objetivos que se había trazado para el cuatrienio, no aspiraría a la reelección, lo cual indica que, a juzgar por la lentitud de sus ejecuciones, lo tendremos un buen tiempo con nosotros.

Si no fuera tan dramático, sería para morirse de la risa. Pero hoy no estamos para chistes y más allá de los guarismos, cada “víctima mortal” es una persona que nos duele. 103 muertos en dos meses, no por causa del invierno, sino por la improvisación, la negligencia y la pobreza merecen un tratamiento diferente. Acostumbrarnos al invierno y salir corriendo ante el riesgo de avalancha: he ahí las recomendaciones del presidente, que más parecen dignas de algún maestro inglés del humor negro.

Yolanda Reyes

Síguenos

La librería recomienda: libros para cantar y jugar

i nov 23rd 2 Comments por

“Los arrullos y las canciones, los cuentos que otros escribieron en nosotros cuando fuimos niños, las retahílas, los conjuros, las leyendas y todos esos juegos de palabras que hacen parte de la tradición oral, son los más ricos textos de lectura de la primera infancia.” Y.R.

A continuación, algunos libros recomendados para leer y cantar con los más pequeños:

.

Hago de voz un cuerpo
Antología de María Baranda
Fondo de Cultura Económica : México, 2007

.

.

.

.

Clasificados y no tanto
Marina Colasanti
El jinete azul : Madrid, 2011

.

.

.

.

.

.

Había una vez una casa
Dagmar Urbánková
Kókinos : Madrid, 2007

.

.

.

.

.

.

Doña Piñones
María de la Luz Uribe
Ediciones Ekaré : Caracas, 1981

.

.

.

Mambrú se fue a la guerra
Tradición oral. Colección Clave de Sol
Ediciones Ekaré : Caracas, 2010

.

 

.

Mi burro enfermo
Tradición oral. Colección Clave de Sol
Ediciones Ekaré : Caracas, 2010

 

 

 

“Todos los padres tenemos el poder de volvernos cuenteros, juglares y trovadores con nuestros propios hijos. Nuestras historias, nuestras canciones -afinadas o no- nuestras voces y nuestros tonos pueden resultarles más interesantes que ningún otro texto. Porque les hablan de sus orígenes, porque vinculan a las palabras con los más cercanos afectos. Porque nombran los temores y conjuran las sombras y establecen otro tipo de comunicación más estrecha, más significativa y auténtica que la que suele entablarse en la vida escolar. Al conocer los intereses, los temores y las características de cada uno de sus hijos, mejor que nadie en el mundo, los padres son los más capacitados para revelar los misterios que encierran las palabras. Esos misterios que constituyen la esencia del placer por la lectura.”

Yolanda Reyes, del texto Leer al calor del hogar

 

Síguenos

Actividades: Tardes de cuento con Claudia Rueda

i nov 18th No Comments por

Durante los miércoles de Tardes de cuento de octubre, los niños leyeron los libros de la autora e ilustradora colombiana Claudia Rueda y se volvieron “expertos” en su obra. Solo faltaba conocerla personalmente y así, la invitamos a Espantapájaros el pasado miércoles 9 de noviembre. Ellos estaban muy emocionados por conocerla, pues se preguntaban cómo sería: si tendría el pelo liso o crespo, largo o corto… También querían saber cómo se llamaban sus hijas y cuál era el animal que más le había gustado dibujar.

Cuando Claudia llegó al salón donde estaban reunidos, los niños la recibieron muy emocionados y ella les leyó algunos de sus cuentos.
Luego, dibujó algunos de sus animales favoritos en en el tablero y los niños la invitaron a ver todas las composiciones realizadas en los talleres anteriores inspiradas en sus libros.
Finalmente, Claudia firmó algunos de sus libros a su público preferido.
Fue una tarde inolvidable para todos. Ella también visitó a los bebés y a las familias de Cuentos en pañales y nos acompañó a escoger los libros para llevar a la casa. Ahora empezamos a preparar la navidad con historias y regalos hechos por nosotros mismos.
Pueden unirse a nuestras Tardes de cuento todos los miércoles de 2:30 a 4:00 pm. Recuerden que ampliamos horarios y grupos para que los niños de 2 a 5 años puedan seguir creciendo como lectores y disfrutando cada vez más de la experiencia literaria.
¡Los esperamos!

Síguenos

Nuestra Directora: “La incontinencia verbal”

i nov 15th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 14 de noviembre, Yolanda Reyes escribió:

“Quien mucho habla, mucho yerra”, dice un antiguo refrán, y todos damos fe de la cantidad de muletillas, malentendidos y frases hechas y mal hechas que se escapan en la charla cotidiana. Por eso es más difícil, pero también más seguro, escribir. Mientras luchamos con palabras y conectores, relacionando oraciones, borrando, releyendo y reescribiendo, se ordena el pensamiento y descubrimos que no todo lo dicho aguanta el paso a lo escrito.

Quizás por nuestra impaciencia, no somos un país que valore la escritura. Somos mejores cuenta chistes, culebreros, copleros, improvisadores de discursos veintejulieros  y contadores de chismes políticos que confundimos con noticias. Nuestra “facilidad de expresión” nos ha conducido directamente, de la tradición oral a la oralidad secundaria de los medios, sin pasar por la escritura. Tampoco es casual nuestra adicción a la radio y basta con oír esas conversaciones que ventilan al aire todo cuanto pasa por la cabeza de los locutores para constatar una tendencia a la oralidad sin rigor ni filtro. Pero lo que presenciamos el jueves 10 de noviembre, en el formato de video blog, nos dejó estupefactos.

No era el video blog de un aficionado, sino el de RCN, ¿“líder en noticias y en opinión”? Tampoco hablaba un novato, sino su director de noticias, Francisco Santos, periodista de oficio y de familia, y ex vicepresidente de Colombia durante ocho años. En el estilo coloquial del que se precia, Santos criticaba a Santos, el presidente, por ser timorato frente a las protestas y hasta ahí, la audiencia podía estar de acuerdo o en desacuerdo. De repente, fascinado, cual Narciso, con su reflejo en la pantalla, afirmó que había que enfrentar a los estudiantes “durísimo con el brazo de represión legal del Estado”. “Aquí falta innovar, lo dijo la ministr…, la Alcaldesa de Bogotá, con armas no letales, como esas que les…meten voltios a los muchachos… el muchacho cae…y se lo llevan arrestado por interferir con una vía pública. La ley de orden público y la ley de seguridad ciudadana permite (sic) esas cosas. ¿Cuándo las va a estrenar el gobierno?”.

Mientras los estudiantes marchaban con sus carteles escritos, se divulgaba el video de Santos, a quien bautizaron como “Pachito el Electrocutador”.  A mí me lo envió una estudiante de Comunicación que no entendía cómo se borraba con la lengua lo que le habían enseñado en las aulas. ¿Sería RCN un sitio pedagógicamente confiable para hacer prácticas universitarias?  ¿Qué opinaban sus directivos y las funcionarias a quienes Santos atribuyó las frases? ¿Son ciertas?

La continuación de la historia salió  en el video blog del 11 de noviembre: “Ofrezco disculpas al país y a los estudiantes”,  –dijo Santos, con un lenguaje distinto, en el que se notaba que alguien había tenido el cuidado de organizar las ideas–. Si bien dejó entrever que las disculpas se referían más a “la manera” de hablar sobre el uso de la fuerza por parte del Estado, reconoció que su crítica había sido “equivocada e injusta”, insistió en que había sido un gravísimo error estigmatizar la protesta social y felicitó a los estudiantes por el ejemplo que le habían dado al país.

Aunque lo menos que podía hacer era disculparse, la incontinencia verbal revela pensamientos primarios, o según otro antiguo refrán, “por la boca muere el pez”. Por eso comparto la preocupación de Adolfo Zableh en su blog: si eso dice al aire, “imagínense lo que dirá en privado”.  Y también surge otra pregunta: ¿cómo habría terminado la marcha estudiantil cuando era vicepresidente y coordinador de la política de Derechos Humanos? ¿Habría alcanzado a rectificar, antes de “ponerle voltios” a los muchachos?  La lección al revés que dio sobre los límites entre locuacidad y rigor periodístico amerita una discusión de fondo en los medios.

Yolanda Reyes

Síguenos

Actividades: comenzó el taller práctico A la hora del cuento

i nov 10th No Comments por

Taller a la hora del cuento 

Ayer 8 de noviembre se inició el taller A la hora del cuento, en el que cerca de treinta participantes  comenzaron a descubrir las posibilidades de su voz y de sus gestos y a recordar las historias que alguien les contó en su infancia. Yolanda Reyes abrió el taller con una sesión sobre las bases del trabajo (por qué, cómo y qué cuentos contar en cada momento).  A lo largo de las 4 sesiones los participantes irán adquiriendo las herramientas literarias y metodológicas para hacer sus horas del cuento y pondrán en práctica lo aprendido durante el Festival de cuenta-cuentos. A continuación les ofrecemos el programa del taller:

Noviembre 8. Las bases del curso.
Por qué leer en voz alta. Desde cuándo, cómo.

La voz de los textos: los géneros literarios.

La voz del contador. La experiencia: el tono, la particularidad.

Taller de la memoria: que cada quien explore su cuento.

Noviembre 15.  Yo no leo, alguien me lee.
Primera infancia.

Libros sin páginas: poesía y música. Organizar un mundo caótico: ritmo, rima y repeticiones: la oralidad antes de la escritura.

El triángulo amoroso. Los picture books, los libros-álbum, los cuentos tradicionales y la narrativa de autor: cuentos y primeras novelas.

Los tiempos de atención: una coreografía y un diálogo imprevistos. ¿Cómo leen, escuchan y se escuchan los más pequeños mientras resuena la voz del texto?

Noviembre 22.  Yo empiezo a leer con otros.
Escuela básica (preescolar y primaria)

La importancia de la lectura en voz alta para construir la voz interior del lector.

Las convenciones del lenguaje: los signos de puntuación, las pausas, el “pacto” o punto de partida y el sentido.

Los géneros: poesía, cuentos y relatos tradicionales, libro-álbum, narrativa: cuentos y novelas por entregas.

Los cuentos maravillosos.

Noviembre 29. Yo leo solo… o a escondidas.
De la adolescencia a la adultez.

Lecturas para adolescentes: poemas, cuentos y novelas.

Festival de cuenta-cuentos: una hora del cuento polifónica, a cargo de los alumnos del taller.

Síguenos

Novedades de noviembre

i nov 3rd No Comments por

Recientemene nos llegó un grupo de libros informativos perfectos para despertar la curiosidad en los chicos. Pueden adquirirlos en la librería Tienda de Oz, abierta de lunes a viernes de 10:00 am a 7:00 pm y sábados de 10:00 am a 6:00 pm.

Animales al natural
Teruyuki Komiya
Ilustrador Toyofumi Fukuda
Fondo de Cultura Económica :  México, 2011

Animales al natural es un recorrido por un zoológico -uno portátil, además- en el que podemos observar animales a escala real. Las 21 fotografías que lo forman capturan y permiten examinar los detalles más sorprendentes de la fisionomía animal, desde la textura de la lengua de un tigre hasta las pestañas de un camello. El visitante de este libro podrá encontrar señalizaciones, ilustradas de manera creativa y lúdica, que contienen información básica de cada animal, como nombre científico, peso y dimensiones, además de otros datos menos conocidos y muy curiosos.

Un paseo matemático por el museo
Majungmul
Ilustrador: Yoon-Chu Kim
Iamiqué : Buenos Aires

Una visita al museo permite descubrir cómo se relacionan las matemáticas y el arte. Obras de grandes artistas sirven como excusa para aprender sobre puntos, líneas, planos, figuras, perspectiva, simetría y mucho más. Con divertidas actividades para poner en juego todo lo aprendido.

El libro de laberintos más grande del mundo
Ángels Navarro, Eloi Bonjoch y Miquel Puig
Ediciones Osa Menor : Barcelona, 2010

Haz y deshaz más de 1.700 laberintos. ¿Habías visto alguna vez un laberinto hecho de 20.000 horquillas? ¿Y uno hecho con tres kilos de ositos de goma? ¿Habías visto alguna vez tantas escaleras juntas? ¿Y un laberinto cosido por los indios Kuna de Panamá? Y todavía más, ¿alguna vez has visto un laberinto que empieza con tierra, sigue con cebras y acaba con mosaicos? En El libro de laberintos más grande del mundo, encontrarás todo esto y mucho más.

Síguenos