Felicitaciones a María Teresa Andruetto por el Premio Hans Christian Andersen 2012

i mar 26th No Comments por

En Espantapájaros Taller estamos felices de tener una escritora argentina, amiga de la casa, como Andersen 2012. Es la primera vez en la historia del premio, que reconoce una “contribución duradera a la literatura infantil y juvenil”, que un autor de habla hispana es galardonado.

Compartimos con ustedes dos textos de Andruetto: Pasajero en tránsito, sobre el lugar del escritor, y Algunas cuestiones en torno al canon, una lectura indispensable para promotores, investigadores, y todo el que esté interesado en profundizar en el tema de literatura infantil y juvenil.

María Teresa Andruetto (A° Cabral, Argentina, 1954). La construcción de la identidad individual y social, las secuelas de la dictadura en su país y el universo femenino son algunos de los ejes de su obra. Sus libros, verdaderos crossover  leídos tanto por adultos como por jóvenes lectores, rompen barreras generacionales. Publicó las novelas Tama (Alción, 2003), La mujer en cuestión (DeBolsillo, 2009) y Lengua Madre (Mondadori, 2010), las nouvelles Stefano (Sudamericana, 2001), Veladuras  (Norma, 2005) y La niña, el corazón y la casa (Sudamericana, 2011),  el libro de cuentos Todo movimiento es cacería (Mondadori, 2012), los libros de poemas Palabras al rescoldo (1993), Pavese (1998), Kodak (2001) entre otros, y numerosos libros para niños y jóvenes, entre los que se encuentran El anillo encantado (1993),  El País de Juan (2005), El árbol de lilas (2006), Trenes (2009), El incendio (2009), Campeón (2010), La durmiente (2010), entre otros. Interviene desde hace treinta años en el campo de la literatura infantil donde trabajó en la formación de maestros, fundó centros de estudio y revistas especializadas, dirigió colecciones y participó en planes de lectura. Fuente http://www.teresaandruetto.com.ar/

Síguenos

Nuestra Directora: Se buscan adultos responsables

i mar 19th 21 Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 19 de marzo, Yolanda Reyes escribió:

“Empapelemos Bogotá con carteles de ‘se buscan vándalos de Transmilenio’. Si son menores de edad y salen en las cámaras subidos en el techo de los buses o saqueando estaciones con sus uniformes, ¿bastará con que comparezcan en familia para ser judicializados? ¿Alcanzarán los salarios de sus padres para pagar sus desmanes, como suelen hacer algunos de sectores más favorecidos cuando sus hijos estrellan carros o matonean, en carne propia o por la web, a sus compañeros? ¿Volvemos al debate que nos apasiona en Colombia sobre la urgencia de reducir la edad de responsabilidad penal? ¿A los once años?

Algo nos dicen los actos del 9 de marzo sobre nuestros muchachos y sobre nuestro rol como “adultos responsables”, y es nuestro deber reflexionar sobre los niños que estamos criando para preguntarnos cómo se conjuga, en la práctica, la corresponsabilidad de Estado, familia y sociedad, que es un pilar del Código de Infancia y Adolescencia de 2006.

Rebobinemos la película: en medio de estaciones destrozadas, el Alcalde Petro acusaba a los del Polo por haber instigado la protesta con el MOIR, Clara López rechazaba las acusaciones, el Senador Robledo amenazaba con un debate por calumnia y la policía anunciaba medidas punitivas. La escena, simbólicamente elocuente, recordaba las pataletas de los pequeños, cuando pierden el control frente a sus aterrorizados padres y ellos, en vez de contenerlos con firmeza, vociferan y se recriminan mutuamente. Ya conocemos el final: el pequeño tirano se levanta del piso, sin una lágrima, y logra lo que quiere.

Los hechos del 9-M confirman la impotencia que reportan los maestros de Bogotá y de otros lugares y su temor de hacer cumplir las normas y sancionar a los estudiantes cuando las incumplen, para evitar violentas represalias a la salida del colegio. El fenómeno, que preocupa a maestros, rectores y algunas redes de padres, nos habla de currículos ocultos enmarcados por la ley del dinero y del más fuerte; de toques de queda y de control territorial impuestos por pandillas y de una cultura delincuencial que es el modelo en muchos barrios donde los niños están solos y librados a su suerte. ¿Qué puede hacer la escuela, en medio de un campo minado, y tantas veces sin presencia de los padres?

Muchos jóvenes nos han dado lecciones valiosas sobre las formas pacíficas de participación y de protesta y sería injusto generalizar, pero la crispación que presenciamos el M-9 no puede pasar inadvertida. Quizás nos dice que tantos años de guerra y violencia han dejado secuelas en la manera de tramitar los conflictos y que esa mezcla de anomia y represión en la que nos hemos y los hemos educado es caldo de cultivo para la anarquía contagiosa que presenciamos  ese viernes y puede repetirse. ¿Cómo apelar a la autonomía juvenil y a las vías civilizadas de protesta en una ciudad que ha sido saqueada, en un sistema de transporte que maltrata, en un país donde la autoridad, estatal y familiar, se ejerce solo después de los desmadres?

¿Qué límites y normas contienen a nuestros niños en un momento existencial en el que los marcos claros les son indispensables para aprender a regularse? ¿Qué lecciones les da el país sobre la responsabilidad por las acciones y la reparación de los daños? Así como quisiera ver a estos muchachos reconstruyendo los destrozos, al lado de adultos coherentes y firmes, quisiera ver comparecer ante la justicia  a los funcionarios que han huido con la disculpa de no confiar en ella. Y quisiera oír un discurso educativo nacional que trascendiera la obsesión por los resultados de las pruebas Saber, para conectar lo que sucede dentro y fuera de las aulas. Por cierto, ¿dónde quedaron las competencias ciudadanas? ¿Qué fue de la cultura ciudadana que alguna vez nos hizo enorgullecer de Bogotá? Es urgente abrir el debate más allá de los muros de la escuela.”

Yolanda Reyes

Síguenos

Exitoso comienzo del ciclo de charlas sobre educación emocional en Espantapájaros

i mar 13th 1 Comment por

Con un lleno total y un público conformado por padres, madres, maestros, jóvenes, psicólogos y otros especialistas, tuvimos como invitadas a Juanita Gempeler y a Maritza Rodríguez, las autoras del libro Cuando tu forma de comer se convierte en un problema, quienes conversaron con Cecilia Zuleta sobre la importancia de la alimentación desde la primera infancia y su conexión con las emociones.

Su libro, escrito inicialmente para niños, ha permitido también a padres, a maestros y a jóvenes abordar el tema de los trastornos alimentarios, tener herramientas para entender lo que está en juego y hacer un trabajo preventivo al detectar los factores de riesgo y pedir ayuda cuando sea necesario.

Para continuar con el ciclo, el martes 27 de marzo a las 5:30 pm tendremos a Gloria Mercedes Isaza Posse y a María Elena López Jordán, autoras del libro Algo pasa en casa. El divorcio de mis papás.

Recuerden inscribirse llamando a Espantapájaros.

Cupos limitados.

Tels: 2142363 / 6200754 / 6297828

Síguenos

Felicitamos al Banco del Libro de Venezuela por recibir premio de educación de la UNESCO

i mar 8th 2 Comments por

El Banco del Libro, con el proyecto Palabras por y para la no violencia, realizado en escuelas municipales de Baruta y Chacao con apoyo del Fondo de Iniciativas Locales de la Embajada del Canadá, recibirá en Dubai el premio UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktoum que reconoce las iniciativas ejemplares en el mejoramiento del desempeño docente. La ceremonia se celebrará en el mes de abril junto a las otras dos instituciones galardonadas: La Rato Bangala Foundation (Nepal) y el African Institute for Mathematical Sciences Schools Enrichment Centre (Suráfrica).

Establecido inicialmente como un centro de canje de textos escolares en 1960 el Banco del Libro (Venezuela) se ha dedicado a la promoción de la lectura y la literatura para niños y jóvenes, a la formación de lectores críticos y al estudio de la literatura infantil y juvenil. Además, trabaja en articulación con instituciones públicas y privadas nacionales y locales, ha diseñado modelos de bibliotecas públicas y escolares y ha apoyado el trabajo de las redes de promoción de lectura dentro y fuera del país. Su programa de evaluación y recomendación de libros para niños y jóvenes en español es una referencia en Iberoamérica.

La Rato Bangala Foundation es una organización sin fines de lucro que entrena a maestros de primaria y secundaria y trabaja en alianza con el Bank Street College of Education de Nueva York y la Universidad Kathmandu en Nepal, en una operación tripartita fundada en el 2002. La fundación trabaja en cooperación con el Consejo de Bienestar Social del Nepal.

Por otra parte el African Institute for Mathematical Sciences Schools Enrichment Centre (AIMSSEC) trabaja para hacer llegar oportunidades educativas a las comunidades más necesitadas de Suráfrica, a través de la introducción de nuevas estrategias de enseñanza en el campo de las matemáticas. A la fecha el AIMSSEC ha impartido cursos a 800 profesores de toda Suráfrica.

Financiado por Su Alteza el Jeque de Dubai Hamdan Bin Rashid Al Maktum, el premio tiene por objeto apoyar, recompensar y promover las prácticas ejemplares en materia de docencia que contribuyan a mejorar la calidad y eficacia de los maestros con miras a lograr la Educación para Todos. El galardón concede especial importancia a las prácticas ejemplares aplicadas en los países en desarrollo y a las que se destinan a las comunidades marginadas y menos favorecidas. El premio se propone también facilitar el intercambio y la difusión mundial de prácticas docentes ejemplares.

Cada dos años el premio recompensa a tres candidatos de distintas regiones del mundo que hayan obtenido resultados extraordinarios en la mejora de la calidad y eficacia de los docentes en países en desarrollo o entre las comunidades marginadas o menos favorecidas, en el contexto mundial. El Banco del Libro ha sido seleccionado en el año 2012 con su programa de fomento de la lectura y la cultura de paz “Palabras por y para la no violencia”. El premio está dotado con 270.000 dólares estadounidenses que se dividen entre los tres galardonado.

Fuente: UNESCO Media Services

Síguenos

Nuestra Directora: ¿Qué manos invisibles hicieron la tarea?

i mar 5th 2 Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo del lunes 5 de marzo, Yolanda Reyes escribió:

“Doctores tiene la nación para examinar la demanda presentada ante el Consejo de Estado que dejó procesos cruciales engavetados en el escritorio de la Fiscal General en un momento decisivo. Como aquí sobran abogados, delego en ellos la responsabilidad de preguntarse por tantos errores cometidos en la elección de Fiscal que han puesto en jaque la institucionalidad del país y que nos tienen temblando de pensar en qué manos estamos. Una buena dosis de autocrítica no les vendría mal a los jurisconsultos, políticos y académicos que en su momento callaron lo que hoy aseguran que era obvio.

Sin embargo, en mi condición de profesora, me sumo a las voces que albergan dudas sobre la autoría de la demanda de Ferleyn Espinosa, pues no hay que ser Sherlock Holmes o el inspector Ruanini para sentir que algo hace ruido. Antes de ser tema del momento en twitter, Ferleyn era un  estudiante de derecho poco destacado de la Corporación Universitaria Republicana. Se graduó de bachiller a los 28 años y hoy, de 34, trabaja llevando documentos a juzgados, –patinador, le dicen en el gremio–. He examinado sus entrevistas y no encuentro, en su precaria y repetitiva forma de expresarse, más que lugares comunes. Tampoco vi su firma ni siquiera en un trabajito de grupo, antes de este. ¿Será que su demanda, examinada en tiempo récord por el Consejo de Estado, obedece a un interés genuino por el derecho? ¿Qué dicen sus maestros?

Afirma Iván Cancino, su decano: “Que sea estudiante nuestro es una casualidad…muchas personas quisieran tener la popularidad de Ferleyn, quien con esfuerzo y estudio, ha logrado destacarse en la facultad por un hecho que terminó dándole la razón por parte de 15 magistrados”. Aunque Cancino es un prestigioso penalista, y de ello dan fe clientes suyos como José Obdulio Gaviria, a quien defiende en el caso de las chuzadas del Das, –¿otra casualidad? –, sus argumentos “académicos” distan de ser convincentes. Un abogado como él, que seguramente examina con suspicacia las pruebas y la autoría de los textos, tendría el deber ético de preguntarse qué porcentaje de la demanda fue escrita por su alumno o, al menos, de no hacernos creer que  popularidad y rigor son sinónimos.

 Ferleyn, en cambio, da otras pistas que deberían ser examinadas  por quienes califican trabajos en su facultad: durante las entrevistas lo traiciona, como un lapsus habitual, el sujeto tácito “nosotros” y al contra preguntarle a quién se refiere, él balbucea nerviosamente que, además de Miguel Cuesta y Rafael Toncel, le ayudó su tío Hernando Benavides, (por más señas, abogado de Mancuso). “Claro que tras la acción estuvieron varias personas”. Dice también que su interés surgió desde que “empezaron a haber (sic) problemas frente a la terna” y añade: “No fue que yo me sentara a leer…todo estaba en los medios de comunicación”. ¿Así de fácil?

Sus escasos defensores en la red atribuyen las dudas sobre la autoría del trabajo al hecho de que Ferleyn no pertenece a una universidad prestigiosa y lamentan que este país no deje surgir a gente humilde.  Si bien la inequidad es una marca educativa indiscutible, casos recientes como el de los estudiantes que obligaron a retirar la Reforma Universitaria con un discurso estructurado, sirven de comparación. Entre los argumentos apasionados y rigurosos de esos jóvenes y la lección que recita Ferleyn, con la falta de entusiasmo propia de un testaferro, hay un abismo que cualquier maestro puede detectar. ¿Será que me equivoco? Por el honor de tantos estudiantes y de tantos profesores, resulta imprescindible aclarar si otras manos invisibles, además de las que él menciona, le hicieron la tarea.

Nota al margen: ¿de casualidad Ferleyn habrá leído el artículo titulado Un sólido y robusto cuerpo de doctrina, de José Obdulio Gaviria publicado en la revista Republicana de su universidad?”

Yolanda Reyes

Síguenos