Así fue nuestro examen de miedo

i oct 31st No Comments por

Ayer celebramos el Halloween al estilo Espantapájaros: con el lanzamiento del libro más reciente de Yolanda Reyes: Examen de miedo, publicado por Ediciones SM. Nos dio mucho gusto ver tantas caras conocidas: ex alumnos, amigos de la casa, papás y mamás de Espantapájaros, y algunos de nuestros alumnos más valientes del jardín infantil.

Los primos calavera le dieron al público la bienvenida. Después, Yolanda Reyes contó cómo nació el libro: en unas vacaciones en su casa de campo, en Santa Sofía, Boyacá. Y es que los pueblos de Colombia y las ciudades pequeñas son lugares propicios para que surjan las mejores historias de aparecidos. Como lo dijo Yolanda, un fantasma en Times Square, en Nueva York, se aburriría demasiado…

Varios niños habían leído el libro y tenían preguntas para la autora. Después de responderlas, ella explicó de dónde viene su interés por Don Tiberio, el personaje más enigmático de Examen de miedo: “Por tradición, todos los miembros de mi familia hemos oído las historias de Don Tiberio. Hay distintas versiones, que han pasado de generación en generación… Pero siempre está presente Don Tiberio.”

Y para terminar, leyó algunos fragmentos del libro.

Compartimos con ustedes las fotos porque sabemos que hubo muchos que no pudieron venir pero nos acompañaron de corazón.

Image

Image

IMG_0670

Image

IMG_0680

IMG_0696

IMG_0697

IMG_0701

IMG_0699

IMG_0707

IMG_0659

IMG_0678

IMG_0708

IMG_0706

IMG_0713

IMG_0728

Síguenos

¡Nos siguen visitando los gigantes de la literatura infantil colombiana!

i oct 28th No Comments por

Image

Con el patrocinio de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte, hace dos semanas empezó en Espantapájaros el Ciclo de literatura infantil y primera infancia. Tuvimos una hora del cuento muy musical, con Maribel Vásquez, en torno a los libros de Yolanda Reyes. También inaguramos el club de lectura “Para seguir creciendo como lectores”, dirigido a niños de siete años en adelante. Y disfrutamos de un encuentro con Yolanda Reyes, en el que hubo cuentos, anécdotas, rondas y juegos. Las fotos las publicamos la semana pasada en este blog. Pueden verlas siguiendo este enlace: http://espantapajarostaller.wordpress.com/2013/10/21/recuerdos/

Pero los encuentros con autores, las horas del cuento y el club de lectura apenas están empezando. Lo que tenemos programado para las próximas semanas es muy emocionante.

Compartimos con ustedes la programación para que se animen a participar de las actividades.

 

Miércoles 30 de octubre. A las 5:30 de la tarde.

Otro encuentro con Yolanda Reyes. Esta vez, para celebrar el lanzamiento de su nuevo libro: Examen de miedo.

Sábado 2 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Hora del cuento: Homenaje a Olga Cuéllar

Sábado 9 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Encuentro con Olga Cuéllar

Sábado 2 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Hora del cuento: Homenaje a Claudia Rueda

Sábado 9 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Encuentro con Claudia Rueda… ¡y taller de ilustración!

Síguenos

Nuestra Directora: “Lectura y capital simbólico”

i oct 26th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 28 de octubre de 2013, Yolanda Reyes escribió:

Lectura y capital simbólico

Hay un imaginario de lector que circula más de lo que nos atrevemos a admitir y que podría formularse en estos términos: el lector, a menos que sea un profesor o un estudiante, obligado a leer durante el tiempo exclusivo que duren sus estudios, es alguien a quien le sobran tiempo y plata, o las dos cosas. ¿Un vago, un jubilado, una millonaria, un cura, una escritora, un ermitaño? Esos estereotipos ilustran una separación entre la lectura y  lo que llamamos “actividades productivas”, arraigada desde los tiempos del colegio o quizás desde antes de nacer.

La vieja separación ha configurado también unas fronteras invisibles que separan, mucho más que las fronteras físicas de nuestras ciudades, a quienes tienen capital simbólico de quienes no lo tienen. Sin embargo, el mundo del aprendizaje, el de las profesiones y el de las invenciones humanas se sustenta, en gran medida, sobre la capacidad para operar con símbolos, que parece una segunda piel cuando se ha recibido y que es tan difícil de suplir cuando ha sido negada.

Ese capital simbólico se construye –o no– desde la infancia con la nutrición lingüística y cultural que brindan los adultos y, al contrario de lo que suele pensarse, no es un regalo ni un talento innato que distingue a unos pocos elegidos, sino un derecho. Pero la calidad del lenguaje, que es la herramienta por excelencia para hacer efectivo el derecho a la educación y a la cultura, es más desigual que la de la vivienda o la de los servicios públicos. Y digo calidad del lenguaje, porque resulta muy difícil analizar, filtrar, interpretar y criticar –y, por supuesto, escribir, así sean ecuaciones, mensajes, novelas o trabajos de investigación en cualquier campo– con un repertorio lingüístico escaso y circunscrito a los apremios de la vida cotidiana.

En muchos países, y en algunos sectores de este país también, es habitual que los padres les lean cuentos a sus hijos desde pequeños. Algunos lo hacen porque lo hicieron con ellos cuando eran niños y, además de disfrutar aún hoy de sus beneficios, conservan el recuerdo de un vínculo afectivo y de un tiempo placentero ligado a la lectura. Otros, al contrario, lo hacen pues han vivido en carne propia los perjuicios que produce la carencia de lenguaje y aspiran a cambiar la historia de sus hijos. Sin embargo, una gran mayoría de familias no considera la lectura como fuente de nutrición emocional y cognitiva, pues esa idea no viene con el ADN, no suele ser clara para los pediatras ni para los primeros maestros que influyen en los padres, ni mucho menos para esta sociedad basada en el dinero fácil.

Por ello, al lado de las políticas de largo plazo para apoyar la lectura, estos momentos especiales como La semana del libro infantil y los festivales de librerías que se celebran en octubre contribuyen a asociar la lectura con el tiempo libre de la gente y a crearle necesidades que no sabía que tenía. Y dado que los vínculos de la lectura con las capacidades de pensar y construir sentido, o incluso la idea de que es posible construir sentido, no son evidentes para la mayoría, propiciar encuentros creativos entre las familias y los libros es una forma de vincular el ejercicio de las ciudadanías –las reales y también las  simbólicas– con actos cotidianos como contar cuentos para nutrir la psiquis de los niños.

Si está claro que una condición esencial para salir de la pobreza es tener una vivienda digna, también es prioritario construir los cimientos de esas “casas imaginarias” para cerrar las brechas de exclusión que separan a los niños que crecen envueltos entre historias, de aquellos a quienes condenamos a la peor pobreza de todas, que es la carencia de imaginación y de palabras.

Yolanda Reyes 

 
Síguenos

¡Invitación para este fin de semana!

i oct 22nd No Comments por
Espantapájaros vuelve al Parque de la 93
 
Desde el viernes 25 de octubre hasta el domingo 27 tendremos un puesto en el Festival de Librerías de la Revista Arcadia, que este año se realiza por segunda vez. Es en el Parque de la 93 y la entrada es gratuita. Empieza todos los días a las diez de la mañana y dura hasta las ocho de la noche el viernes y el sábado, y hasta las seis de la tarde el domingo.
 
Arcadia
 
El año pasado disfrutamos mucho del festival. Fue maravilloso encontrarnos, alrededor de los libros, en el Parque de la 93 y ver a tantas familias lectoras que se han ido formando al lado nuestro…
 
Mientras tanto, el ciclo de literatura infantil en nuestra librería continúa…
 
¡Que estemos en el Parque de la 93 no significa que las actividades en nuestra sede se detengan! 
 
Este sábado tenemos planeada una hora del cuento en homenaje a Yolanda Reyes. Leeremos algunos de sus libros, y los otros… ¡los cantaremos! Nos acompañará Maribel Vásquez, profesora de música de Espantapájaros, con su guitarra. Es a las 11 de la mañana y la entrada es gratuita, como siempre.
 
Y a los niños grandes los esperamos en el club de lectura Para seguir creciendo como lectores. Un espacio para leer por el puro placer de estar juntos y llevarse a casa un libro prestado, de la biblioteca de Espantapájaros, para disfrutarlo durante el fin de semana. El sábado, a las 11 de la mañana. Dirigido a niños mayores de seis años.
Síguenos

Recuerdos del Ciclo de Literatura Infantil: Octubre 19

i oct 21st 1 Comment por

El sábado pasado inaguramos el Ciclo de Literatura Infantil y Primera Infancia, con apoyo de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte.

La primera actividad del día fue un encuentro con la escritora Yolanda Reyes, que leyó varios cuentos y conversó con los asistentes.

Encuentro con Yolanda (2)

Luego recibimos a una visitante muy especial, que nació en Milán y vive en Barcelona: la escritora y editora Arianna Squilloni.

Visita de Arianna

Arianna, fundadora del sello español A buen paso, que hace libros ilustrados bellísimos, conversó con Yolanda Reyes y leyó varios libros, algunos escritos por ella y otros publicados por su editorial. Por petición del público políglota que frecuenta nuestra casa, Yolanda y Arianna leyeron un cuento a dos voces, en dos idiomas: español e italiano.

Imagen2

Los niños más grandes inaguraron el club de lectura Para seguir creciendo como lectores. Yolanda Reyes leyó para ellos su libro más reciente: el escalofriante Examen de miedo, publicado por SM. Después, ellos escogieron libros en la biblioteca de Espantapájaros, para llevarlos prestados y leerlos por su cuenta.

Club de lectura

Los más pequeños, después de la hora del cuento, jugaron al lobo. Juguemos en el bosque, mientras el lobo está…

Image

Juguemos en el bosque... (2)

Nos encanta que niños y grandes se tomen nuestra librería los sábados. ¡Muchas gracias por venir!

Público en la librería (2)

Público en la librería (1)

Visita de Arianna (2)

Público en la librería

Síguenos

¡Los mejores autores colombianos de literatura infantil nos visitan!

i oct 16th No Comments por

Image

En octubre y noviembre, la literatura infantil colombiana se tomará nuestra casa. Con el patrocinio de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte, esta semana empieza en Espantapájaros el Ciclo de literatura infantil y primera infancia.

Pretendemos ofrecer un espacio donde se promueva el acercamiento a la lectura desde la primera infancia, para que los niños crezcan como lectores, escritores y sujetos de lenguaje desde el comienzo de la vida. El ciclo tiene tres componentes: las tradicionales hora del cuento de los sábados, una serie de encuentros con autores, y el club de lectura “Para seguir creciendo como lectores”.

Compartimos con ustedes la programación de las próximas cuatro semanas, para que se animen a participar de las actividades.

 

Sábado 19 de octubre. A las 11 de la mañana.

Encuentro con la autora Yolanda Reyes

 

Sábado 26 de octubre. A las 11 de la mañana.

Hora del cuento: Homenaje a Yolanda Reyes

 

Sábado 2 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Hora del cuento: Homenaje a Olga Cuéllar

 

Sábado 9 de noviembre. A las 11 de la mañana.

Encuentro con Olga Cuéllar

 

Síguenos

Esta semana: encuentro con Yolanda Reyes y club de lectura “Para seguir creciendo como lectores”

i oct 15th No Comments por
Este miércoles, 16 de octubre, empieza el club de lectura Para seguir creciendo como lectores.
Un espacio para leer por el puro placer de estar juntos. Dirigido a niños entre 6 y 10 años.
Todos los miércoles, a las 4:00 p.m. ¡Entrada libre!
Este miércoles empezaremos con el libro Juan, Julia y Jericó, de Christine Nöstlinger.
Y este sábado, 19 de octubre, la hora del cuento estará a cargo de Yolanda Reyes
La escritora, pedagoga y directora de Espantapájaros Taller vendrá a encontrarse con sus lectores en la tradicional hora del cuento de la librería.
A las 11:00 a.m. ¡Entrada libre!
 
Image
*En la foto que acompaña esta invitación, Yolanda Reyes lee a los niños de Espantapájaros un libro de Maurice Sendak. (Mayo 2012)
Síguenos

Nuestra Directora: “¿Semana de receso?”

i oct 14th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 14 de octubre de 2013, Yolanda Reyes escribió:

¿Semana de receso?

Viaja por Colombia, vívela con alegría, repetía la publicidad televisiva desde que se acabaron las vacaciones de mitad de año. La idea de invitar a las familias a mostrarles a sus hijos las ballenas jorobadas durante la semana de receso que, para alivio de muchos, termina hoy, sonaba interesante. Lo extraño, sin embargo, es que haya sido el objetivo de incentivar el turismo el que llevó al Ministerio de Educación, como si esa fuera su misión, a obligar a los establecimientos de educación preescolar, básica y media a incorporar 5 días hábiles de receso en la semana previa al feriado del Descubrimiento de América, mediante el Decreto 1373 de 2007.

Ese decreto expedido por el MEN ignora algunos principios de nuestra realidad: En primer lugar, que en Colombia, según han informado recientes encuestas, un 80% de personas no suele (porque no puede) salir de vacaciones, y no estamos hablando únicamente de la semana de receso, sino del año entero, y de todos los años de la vida. En segundo lugar, que muchos padres y madres del país podrían ser empleados –lo cual sería una fortuna, además de un buen indicador económico– y, por ello, no les resultaría fácil pedir vacaciones durante esta época, cuando los presupuestos por fin se están ejecutando y tantos programas están por concluir, antes de la temporada navideña.  Y en tercer lugar, que así como a los que tienen trabajo les resulta difícil salir de vacaciones en octubre, a los que no lo tienen o ganan mal –por desgracia, aún la mayoría–, les resulta imposible viajar: “Señora, ¿me da vacaciones esta semana para ir con mi esposo y mis hijos a ver ballenas jorobadas?”… ¡¿En qué país creerán que viven y legislan los autores de esas leyes?!

La semana de receso –léase bien–, debe cumplirse en todas las instituciones escolares del país, oficiales y privadas, de calendario A, B o C, sin importar si acaban de empezar el año lectivo o si ya casi están a punto de acabarlo. Y ahora, los centros de educación inicial también se aprovecharon del decreto y despacharon a los menores de seis años a sus casas, ante la angustia de sus padres, por no decir de sus madres, ¡y, sobre todo, de sus abuelos, también trabajadores! Incluso en aquellas instituciones escolares donde los alumnos reciben desayuno y almuerzo, y muchas veces lo que comen allá es lo único que comen, e incluso sabiendo que, para muchos estudiantes, el colegio es el único lugar donde pueden sentirse contenidos y cuidados, o, al menos, un poco menos inseguros y vulnerables, los niños son librados a su suerte para que deambulen, solos o en pandillas, por las calles de su barrio, durante cinco días hábiles.

Además de interferir con el derecho al trabajo de los padres, (y de las madres, sobre todo, pues estas medidas por lo general afectan el trabajo femenino), el decreto traslada a las familias la responsabilidad de compartir “actividades recreativas, culturales y deportivas”, durante una de las temporadas laborales más intensas del año y, en un acto de ingenuidad o de cinismo, les propone también el “conocimiento de sitios históricos”.  En vez de invitar a las instituciones educativas a proponer alternativas culturales y deportivas para los alumnos del país cuyas familias no pueden ir de vacaciones, el Ministerio, en contra de los mismos estudios que  divulga y según los cuales es recomendable ampliar las jornadas y los tiempos de permanencia escolar, ordena a todas las escuelas cerrarles las puertas a los niños, sin preguntarse a dónde irán. En vez de dar autonomía a las instituciones para ajustar sus calendarios y de inventar alternativas centradas en proteger el interés superior del niño, la semana de receso protege los intereses de las agencias de turismo.  Pero van siete, y nadie dice nada.

Yolanda Reyes 

 
Síguenos

“Yoga a través de cuentos”

i oct 10th 3 Comments por

Un nuevo taller en Espantapájaros:

YOGA A TRAVÉS DE CUENTOS

 

A partir del 23 de octubre, Espantapájaros ofrece un programa educativo y terapéutico para niños entre dos y cinco años. Se trata de un taller de yoga y literatura, a cargo de María Adelaida Arango, psicóloga de la Universidad de la Sabana y profesora de yoga. En las clases, la profesora y los niños leen historias y luego las relatan con su cuerpo  a través de la práctica de asanas (posturas de yoga), pranayama (ejercicios de respiración), Yoga nidra (relajación) y meditación.

HORARIO: Las clases son todos los miércoles, de 3:00 p.m. a 4:00 p.m.

INVERSIÓN: Cuatro clases consecutivas valen 140.000 pesos.

LA PROFESORA

María Adelaida Arango

Psicóloga de la Universidad de la Sabana, con diplomados en Déficit de Atención con o sin hiperactividad (Universidad de Barcelona) y en Synergetic Play Therapy (The Play Therapy Institute of Colorado).

Certificaciones en yoga:

Yogaville (Virginia, USA): Yoga para niños con discapacidades y Certificación de profesora de yoga para adultos.

Little Flower Yoga, (Nueva York, USA): Yoga para niños de edades preescolares, Yoga para niños en primaria y Yoga para adolescentes.

Yoga for 2, (Nueva York, USA): Yoga prenatal y posnatal.

BENEFICIOS DEL PROGRAMA

  • Mejora la salud física.
  • Aumenta la fortaleza y flexibilidad corporal.
  • La calidad del sueño mejora.
  • Mejora el equilibrio y la coordinación.
  • Desarrolla la concentración.
  • Promueve la autoestima.
  • Mejora la integración sensorial
  • Promueve la regulación emocional.
  • Mejora la confianza propia.
  • Disminuye estados de estrés y ansiedad.
  • Desarrolla la compasión y la empatía de los niños hacia ellos mismos y los demás.
  • Fortalece la conexión mente – cuerpo.
  • Mejora las habilidades de comunicación.
  • Incrementa vocabulario y habilidades verbales.
  • Desarrolla hábitos de lectura.
Síguenos

Desde Brasil: FELISB

i oct 2nd 1 Comment por

Colombia en FELISB, Brasil

La historia comenzó en junio de 2013 cuando el Salón del Libro Infantil de Río de Janeiro se abrió con la muestra de autores, ilustradores, editores, libreros, promotores y especialistas colombianos vinculados al libro infantil. Pero no, en realidad, la historia había comenzado antes, cuando Brasil fue el invitado de honor a FILBO, Colombia en 2012, y la  FNLIJ –Fundación Nacional del libro Infantil y Juvenil– invitó a Colombia al emblemático Salão, que es una referencia en el campo de los libros para niños. Pero, no: tampoco es exacto situar ahí el comienzo de la historia porque, en realidad, había comenzado muchos años atrás, con el trabajo de colegas como Silvia Castrillón (ACLIJ, Fundalectura) y Elizabeth Serra (FNLIJ), entre muchas otras. El caso es que la muestra que llevó Colombia a Río de Janeiro en junio fue tan interesante –no solo por la calidad de los libros y del stand, sino por la presencia académica, artística y gubernamental, encabezada por la Ministra de Cultura y la Embajadora de Colombia– que la FNLIJ decidió volverla a presentar en la FELISB, la feria literaria de São Bernardo do Campo, Brasil.

En esta ciudad situada a pocos kilómetros de São Paulo, donde se fabrican carros –la fábrica de Volkswagen que se ve desde la autopista es tan larga que parece no acabarse jamás–, y en donde el ex presidente Lula da Silva comenzó su trabajo como obrero y luego como líder sindical, recientemente se promulgó una ley para hacer una feria bienal de libros para niños y jóvenes. La FNLIJ, dirigida por Elizabeth Serra, fue delegada para organizarla, a imagen y semejanza del Salón del Libro Infantil. La primera versión de FELISB 2011, también fue encomendada a la FNLIJ y Elizabeth Serra me contó que Lula, como buen político que es, aceptó encantado la invitación que ella le hizo: “¿Le gustaría leerles un libro a los niños?”

La invitación no es ninguna rareza, si tenemos en cuenta que alguien tan poco lector como George Bush hijo estaba leyendo un cuento a un grupo de niños en una escuela de Florida cuando lo interrumpieron para comunicarle que estaban derrumbando las Torres Gemelas. Lo que sí parece una rareza fue la seriedad –y dicen que el miedo– con que Lula asumió la tarea. Quizás por su historia de “niño excluido de la lectura” y también, me atrevo a pensar, inspirado o intimidado por  el significado que se le confiere al libro infantil en Brasil, Lula se apersonó del encargo y según relata Beth Serra, decidió hacer oídos sordos a las propuestas que preseleccionó para él la FNLIJ. “Yo quiero un libro de princesas”, dijo, con absoluta convicción. Aún hoy, dos años después, hay gente que se acuerda de la lectura de Lula, porque leyó su libro-álbum de princesas como leen los libros-álbum los expertos en literatura infantil: mostrando de frente las ilustraciones. Y confesó que ni siquiera en una conferencia mundial ante el pleno de las Naciones Unidas se había sentido tan nervioso.

La anécdota viene  a cuento porque ilustra el sentido que tienen el fomento de la lectura y la creación de libros para los más jóvenes en Brasil y porque fue en esa misma feria donde Elizabeth Serra decidió volver a presentar la muestra del libro infantil colombiano que se estrenó en Río. Para acompañar el trabajo, la FNLIJ nos invitó a Silvia Castrillón y a mí a charlar con lectores de todas las edades. En mi caso, visité la creche (guardería) Cecília de Oliveira Turbay, donde me encontré con bebés lectores de uno a tres años y me sentí como en casa, es decir, como en Espantapájaros, rodeada de proyectos de dinosaurios, de niños corriendo, saltando, haciendo arte y escogiendo cuentos para llevar a la casa.

Fue un orgullo volver a ver el stand de Colombia en FELISB y compartir libros e historias con bebés, niños, maestros, promotores de lectura y familias. Silvia Castrillón ya había vuelto a Bogotá, pero yo creo que ahí seguíamos estando todos –autores, ilustradores, editores, bibliotecarios, funcionarios y promotores de los libros–, y no solo los que fuimos a Río, sino todos los colombianos que viajaron al Salão a través de sus libros. Ahora, de nuevo en casa, es maravilloso pensar que allá se quedaron nuestros libros y que, gracias al esfuerzo de tanta gente y a un largo trabajo de equipo –y de afecto y de historias compartidas– entre Brasil y Colombia, la conversación que comenzamos a tejer hace ya tantos años, continúa…

Y continuará…

Yolanda Reyes, octubre 3 de 2013

Espere próximamente: ¿Cuál fue el libro de princesas que leyó Lula en la FELISB?

1

Elizabeth Serra y Yolanda Reyes en el stand de Colombia en FELISB.

LEONARDO

Leonardo, Ícaro, Amanda y Lucas, los hermanos que fueron a pasear el domingo a la feria, se interesaron mucho por los libros de Colombia.

charla

Yolanda Reyes en una charla con promotores de la lectura.

UNA CHARLA INOLVIDABLE

Fue una charla inolvidable, con la presentación y la compañía de Elizabeth Serra.

ricardo

Ricardo Silva Romero, presente en Sao Bernardo do Campo, Brasil.

claudia rueda

¡Y Claudia Rueda también!

2

¡Qué orgullo que esta muestra de Colombia siga dándole vueltas a Brasil!

Síguenos