Una invitación de Alfaguara y Red PaPaz

i feb 25th 1 Comment por

Image

Sabemos que una de sus mayores preocupaciones es cómo lograr que sus hijos disfruten del placer de leer. Es claro que los niños necesitan nutrirse con historias para enriquecer su desarrollo emocional y cognitivo y que es importante permitirles la experiencia de la lectura, desde la primera infancia, como contribución a su formación. 

Por eso, Alfaguara Infantil y Juvenil, se complace en invitarlos a la conferencia que dictará Yolanda Reyes el sábado 8 de marzo a las 9.30 a.m. en la sala Hipona del colegio Agustiniano Salitre (Cl. 23C No. 69B-01). A esta iniciativa ha querido sumarse la red de padres Red Papaz, que ha invitado a un grupo de padres interesados en el tema.

Queremos que aprovechen esta posibilidad de escuchar a una experta en el tema. Para nosotros será grato contar con su participación. La conferencia será únicamente para padres (no está dirigida a niños) y el cupo es muy limitado, por lo que les pedimos una pronta confirmación al correo electrónico: marketingco@santillana.com

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Además de escritora, Yolanda Reyes es fundadora y directora de Espantapájaros, un proyecto de formación de lectores, y asesora de instituciones como CERLALC, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF; el Ministerio de Educación Nacional y la Secretaría Distrital de Integración Social, entre otras, en el diseño de proyectos y lineamientos sobre lectura en primera infancia. Entre sus obras dirigidas a los niños figuran El terror de sexto B, Los años terribles, Los agujeros negros, Una cama para tres, El libro que canta, Cucú, Ernestina la gallinay Mi mascota. Entre sus obras para adultos están la novela Pasajera en tránsito y el ensayo La casa imaginaria: lectura y literatura en la primera infancia. Es columnista del diario El Tiempo de Bogotá y directora de Nidos para la lectura, una colección de literatura infantil bajo el sello Alfaguara.

libro

Premiaremos a los asistentes

Entre los padres que asistan y luego nos cuenten lo que más les gustó en nuestras redes sociales, rifaremos este libro de Yolanda Reyes, El libro que canta, un recorrido a través de la poesía más entrañable, que acompaña a la familia durante ese tiempo maravilloso de la primera infancia. Sus capítulos trazan una ruta que comienza en el vientre materno y que va creciendo con el bebé.
Síguenos

¿Cuándo va a ser “el tiempo de la educación”?

i feb 17th No Comments por

El abogado Héctor Riveros, panelista de Blu Radio, escribió una columna sobre la educación en Colombia, que fue publicada por La Silla Vacía el sábado pasado. En ella, contó la historia de un ambicioso estudio que se hizo hace veinte años sobre la calidad de la educación en el país. El estudio se hizo con el objetivo de entregarle al presidente recomendaciones muy concretas para hacer mejoras en este sector. Riveros, en su columna, da algunos ejemplos de las propuestas que se formularon : “ofrecer la carrera de Pedagogía en programas profesionales de cinco años, con elevados requisitos de ingreso, y becas a los mejores estudiantes de cada departamento que quieran dedicarse a esta profesión; renovar la formación continuada de los docentes y su perfeccionamiento en la pedagogía o en la disciplina central, en cursos prolongados, al menos de 120 horas. Además, privilegiar el fomento de la actitud investigativa y estudiar la viabilidad de una serie de incrementos salariales significativos para los docentes, como se hizo para otras ramas del servicio público.”

Cuenta el columnista que cuando faltaba poco para que su gobierno acabara, ese presidente recibió el informe que le entregaron los investigadores, dio las gracias y “señaló que debería ser la hoja de ruta para quienes ocuparan la presidencia en adelante.”

¿Qué pasó después? ¿Por qué ahora se repite la misma escena?

La columna completa la pueden leer en La Silla Vacía, siguiendo este enlace: http://lasillavacia.com/historia/aun-no-es-el-tiempo-de-la-educacion-46658

RIVEROS

 

Síguenos

Nuestra Directora: “¿Educación sin educadores?”

i feb 16th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.
.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 16 de febrero de 2014, Yolanda Reyes escribió:
.

¿Educación sin educadores?

 

“Me ha quedado claro, en estos años, que el futuro del mundo nos exige un gran salto en educación”, declaró el presidente Santos, –bonita hora: casi después de cuatro años– frente a un auditorio abarrotado de empresarios, funcionarios y “líderes de opinión”. La convocatoria había sido hecha por la Fundación Compartir para entregarle el libro titulado Tras la excelencia docente, una investigación de Guillermo Perry y de un grupo de jóvenes académicos, que presenta con evidencia y ejemplos internacionales, el significado de centrar la apuesta educativa en formar maestros y en mejorar sus condiciones.

En el lanzamiento del libro, que recomiendo descargar en el sitio virtual de la Fundación y que será objeto de muchas lecturas, el canadiense Michael Fullam expuso una experiencia de mejoramiento de calidad educativa en Ontario. Aunque estaba anunciado un diálogo posterior con Fullam, figuras como el gobernador de Antioquia y el Ministro de Hacienda se tomaron más tiempo, y eso, sumado a la llegada del Presidente, cambió el énfasis académico por otro de tinte electoral.

“Seamos francos: nunca hemos tomado una decisión como esta…Llegó la hora de pensar en grande”, declamó Santos, y lanzó su meta de “ser la nación más educada de América Latina en 2025”. El porqué de la elección de ese año, de esa frase, “la más educada”, que parece copiar a Fajardo, y de esa incitación a la competencia con países hermanos es un misterio. O, “seamos francos”, parece un cliché al que, probablemente, después de elecciones, nadie hará seguimiento ¡y menos en 2025! Sin embargo, Santos desglosó su gran meta de ganarle a América Latina en unas metas parciales: por ejemplo, que todos los menores de cinco años reciban la misma educación de sus pares en Asia, Europa y Estados Unidos; que la calidad de la educación básica y media se convierta en “una obsesión”; que una de nuestras universidades, una, –el énfasis es suyo– esté entre las cien mejores del mundo, y “que los maestros sean los verdaderos héroes de la sociedad”.

Quizás porque soy maestra, de profesión y de tantos años de oficio, me sentí extraña en esa reunión, con tantos economistas hablando de educación, ¡sin maestros! Y me pareció también paradójico que durante el lanzamiento de un libro que propone recuperar el estatus del maestro y atraer jóvenes a la docencia, no se hablara, exceptuando a Fajardo, de nuestro oficio: de aulas y de colegios, de liderazgo, de afectos, de historias –felices y tristes–, de redes de estudio y trabajo  y de lo que hacemos todos los días, junto a los niños y a las familias, en este país tan violento, tan desigual, tan doloroso y, a la vez, tan lleno de esperanza.

En ese escenario donde se propuso a los empresarios, en buena hora, un pacto por la educación, eché de menos una reflexión de fondo –más filosófica, más humanista y más pedagógica, porque la educación no son solo cifras– alrededor de preguntas centrales como quiénes somos los colombianos, aquí y ahora, cuál es nuestro proyecto de nación y cuál es el lugar de la educación en la tarea de aprender a vivir juntos, en tiempos de posconflicto. Sin duda, necesitamos hacer un pacto por la educación, pero cómo proponerlo sin involucrar a los maestros y cómo hablar de educación sin educadores (o casi a pesar de los educadores).

Así como se lanzan las políticas públicas de salud con la participación de los médicos, y eso mismo sucede en cada gremio, los maestros necesitamos ser convocados, como protagonistas, en los espacios donde se lanzan propuestas políticas relacionadas con la educación. La valoración del oficio, no como algo heroico, sino como un proyecto profesional y vital, en el que tenemos un saber, una voz y un liderazgo tiene que ver con esos gestos simbólicos.

Yolanda Reyes 

Síguenos

Los más educados: documento interactivo recomendado

i feb 14th No Comments por

Les recomendamos que conozcan Los más educados: un trabajo hecho por el matemático colombiano Javier Moreno, quien presenta un análisis muy interesante de los resultados de las pruebas Saber 11 a nivel regional.

Sobre el proyecto, Moreno dice: “El propósito es que sea algo fácil de leer y usar. Más para la gente que para académicos. Ojalá que promueva una discusión pública del estado de la educación estatal que supere la fase de los “cien mejores colegios” y haga que los gobernantes y funcionarios regionales sean responsabilizados de los resultados de los colegios en su jurisdicción.” Creemos que lo conseguirá: es estadística legible y sin duda promoverá la discusión pública que estamos necesitando.

Aquí les dejamos el enlace para que visiten la página y conozcan el trabajo:

http://finiterank.github.io/saber_notebooks/

.

.

.

___

Síguenos

Una aventura en altamar

i feb 13th No Comments por

La semana pasada, los niños del grupo de Lucía jugamos a que estábamos en el mar.

IMG_1665

Fue necesario trabajar en equipo para armar el escenario de nuestro juego.

Image


¡Y nos dimos cuenta de que somos muy fuertes!
(más…)

Síguenos

Sobre juguetes y estereotipos

i feb 4th No Comments por

El portal The Huffington Post publicó una carta, enviada por la pequeña Charlotte, de siete años, a la compañía que hace unos de nuestros juguetes favoritos: los legos. En la carta, les pide que por favor dejen que las niñas de lego vivan aventuras y tengan trabajos tan fascinantes como los niños de lego. Vean la noticia siguiendo este enlace.

Image

Síguenos

Nuestra Directora: “La educación, a debate electoral”

i feb 3rd No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 3 de febrero de 2014, Yolanda Reyes escribió:

La educación, a debate electoral

Si bien los debates electorales en Colombia no se caracterizan por su profundidad, podemos identificar ciertos énfasis en asuntos como seguridad, economía, política exterior, infraestructura o manejo del conflicto que caracterizan a los diferentes candidatos o partidos, que se reflejan en las encuestas y que influyen en nuestra decisión de voto. Por ser indicativos del grado de preparación y de experiencia de los candidatos, esos temas no se dejan librados al sentido –ni al lugar– común, sino que se desarrollan con asesoría de expertos. En educación, sin embargo, bastan unos clichés del tipo “calidad con cobertura” o las idílicas promesas de aumentar horas, grados, salarios o lo que sea, sin explicar por qué ni cómo, y eso es todo. O, mejor dicho, nada.

La educación no ha sido un tema que defina una campaña electoral en el país. ¿Acaso usted alguna vez ha elegido a un candidato porque su propuesta educativa le haya parecido mejor que la de otro? Desde esta columna, y ojalá desde muchos espacios periodísticos, culturales, académicos y ciudadanos, propongo hacer seguimiento a las declaraciones y los programas sobre educación durante la campaña, y hoy comienzo con el Partido Liberal.

Una de sus más destacadas figuras, Juan Manuel Galán, quien se auto proclama como un senador interesado en el tema, ha ofrecido reiteradamente, y sin que nadie lo corrija, “darle vida al PEI en todos los colegios”, lo cual es un disparate pues la sigla PEI significa Proyecto Educativo Institucional, y este jamás ha sido hecho por senadores, a menos que sean dueños o rectores de un colegio. Cada institución educativa está obligada a formular su propio PEI o, para usar la florida frase de Galán, a “darle vida”.

“Si damos vida al PEI hacemos pertinente nuestra educación y mejoramos la calidad. En el PEI está la recuperación de valores”, ha trinado Galán y nadie sabe qué quiere decir, suponiendo que quiera decir algo. Cualquier maestro o estudiante podría leerle al Senador el artículo 14 del decreto 1860 de 1994, para que aprenda que “toda institución educativa debe elaborar y poner en práctica, con la participación de la comunidad educativa, un proyecto educativo institucional que exprese la forma como se ha decidido (sic) alcanzar los fines de la educación definidos por la ley, teniendo en cuenta las condiciones sociales, económicas y culturales de su medio”.

Simón Gaviria, por su parte, afirmó que lanzará un Proyecto de Ley de Guarderías para ofrecer incentivos tributarios a las empresas que subsidien guarderías donde las empleadas puedan dejar –le faltó decir “guardar” – a sus hijos menores de dos años, mientras trabajan. El objetivo, según sus palabras, es disminuir las altas tasas de desempleo entre mujeres y “aliviar esa difícil carga que tienen todos los días”, de lo cual se deduce que lo menos importante del proyecto es el desarrollo infantil. “Es bueno para los niños, que reciben atención, alimentación y cuidado”,  declaró Gaviria, con un preocupante desconocimiento del concepto de Educación Inicial que hace parte de la estrategia “De cero a Siempre” del gobierno en el que se inscribe, y que intenta cambiar esa  idea asistencialista, arraigada en el país, según la cual los menores de dos años de ciertos sectores solo necesitan comer, dormir y ser cuidados (o guardados).

Cabría preguntarle al Senador si preferiría llevar a sus bebés a una guardería operada por el personal administrativo del Senado o a un Centro de Desarrollo Infantil, manejado por especialistas, y recomendarle leer, así sea “por encima”, lo que hoy se sabe sobre la importancia crucial de los primeros años en el desarrollo emocional y cognitivo.

Si con esa falta de rigor tratan la educación durante la campaña, ¿cómo la tratarán cuando los hayamos elegido?

Yolanda Reyes 

 
Síguenos