¡Siempre recomendamos libros!

i feb 17th No Comments por

Todos los semestres, el equipo de animación a la lectura de Espantapájaros se reúne para elaborar una lista de libros recomendados. Siempre hay espacio para las novedades pero eso no significa que los clásicos de siempre queden descartados.

Esperamos que esta lista, que elaboramos para el primer semestre de 2015, les sirva para seguir agrandando sus bibliotecas.

 

  • Para las manos más pequeñas…

    Browne, Anthony. Me gustan los libros. Fondo de Cultura Económica. MeGustanLosLibros

    Cousins, Lucy. Maisy va de excursión. Serres.

    Da Coll, Ivar. Chigüiro viaja en Chiva. Babel Libros.

    Da Coll, Ivar. Chigüiro y el baño. Babel Libros.

    Deneux, Xavier. Los transportes. Combel.

    Deneux, Xavier. Mi pequeño mercado. Combel.

    Oxenbury, Helen. Vacaciones. Juventud

  • Poesía y rondas para cantar y jugar

    Reyes, Yolanda. Ernestina la Gallina. Océano Travesía.
    Ernestina

    Blume, Jaime y Savino, Irene. Tú no me vas a creer. Ediciones Ekaré.

    Peña Muñoz, Manuel. Lima, limita, limón: Folclore infantil iberoamericano. Ediciones SM.

    Atwood, Margaret. Arriba en el árbol. Ediciones Ekaré.

     

     

  • Libros álbum: historias que se construyen en un encuentro de ilustraciones con palabras

    Tan, Shawn. La cosa perdida. Barbara Fiore Editora. La cosa cubierta.indd

    Browne, Anthony. ¿Qué tal si…? Fondo de Cultura Económica.

    Browne, Anthony. Ramón Preocupón. Fondo de Cultura Económica.

    Escoffier, Michael y Maudet, Mathieu. Hola, doctor. Océano Travesía.

    Koshino, Tamio. ¿Quién soy? Libros del Zorro Rojo.

    McDonell, Patrick. ¿Nada? RBA Libros.

    McKee, David. Ahora no, Bernardo. Colección Nidos para la Lectura, Alfaguara.

    Beck, Ian. Tea y Tomi van de paseo. Juventud.

     

  • Cuentos tradicionales y contemporáneos

    Andruetto, María Teresa. Zapatero pequeñito. Comunicarte Editorial. zapatero-pequeñito

    Berenguer, Carmen. El rey Mocho. Ekaré.

    Glasauer, Willi y Stehr, Gérald. Pero, ¿dónde está ornicar? Ediciones Tecolote.

    Gilmore, Rachna. Mi madre es rara. Editorial Juventud.

    Letén, Mats. Finn Herman. Libros del Zorro Rojo.

    Martín Garzo, Gustavo y Odriozola, Elena. Un regalo del cielo. Ediciones S.M.

    McBratney, Sam. Adivina cuánto te quiero. Kókinos.

    McKee, David. Melric, el mago que perdió su magia. Ekaré.

    Scieszka, Jon. La auténtica historia de los tres cerditos. Thule.

    Ungerer, Tomi. El ogro de Zeralda. Ekaré.

    Winter, Susan. Yo también. Ekaré.

  • Libros informativos para seguir conociendo el mundo

    Damm, Antje. ¿Es mucho 7?. Ediciones Iamiqué. EsMucho7

    Damm, Antje. ¿Qué es el tiempo?. Ediciones Iamiqué.

    Hughes, Catherine. Mi primer gran libro de los dinosaurios. RBA Libros.

    Ledu-Frattini, Stéphanie. ¿Y si vivieras en…? Combel.

    Peyrols, Sylvaine. El cuerpo. Océano, Travesía.

    Simler, Isabelle. Pluma. Océano Travesía.

    Vaccaro, Laura. ¿Negro? ¡Blanco! ¿Día? ¡Noche! El libro de los opuestos. Océano Travesía.

  • Libros de arte, para ver y crear

    Sellier, Marie. Mis primeros cuadros. Océano Travesía.MisPrimeros

    Elschener, Geraldine y Girel, Stephanie. ¿Dónde está la ranita? Claude Monet en Giverny. Juventud.

    Geis, Patricia. Andy Warhol: ¡Mira qué artista! Combel.

    Le Saux, Alain y Solotareff, Grégoire. Pequeño museo. Editorial Corimbo.

    Reynolds, Peter. El punto. RBA Libros.

    Carle, Eric. El artista que pintó un caballo azul. Kalandraka.

    Stoll Walsh, Ellen. Pinta ratones. Fondo de Cultura Económica.

  • Libros para crecer como padres y maestros

    Tonucci, Francesco. Con ojos de abuelo. Grao.OjosAbuelo

    Hendler, Linda; Kielmanowicz, Raquel; Reingold, Monica y Rotman, Mirta. Infancia y Compañía. Lugar editorial.

    Juul, Jesper. Decir no, por amor. Herder.

    Fandiño, Graciela y Castaño, Inés Elvira. Haciéndose maestras. Magisterio.

     

  • Y la música... ¡que no puede faltar!

    QueVengaLaVidaGiraldo, Mónica. Que venga la vida. Polen Récords.

    Baggio, Mariana; Dufour, Sebastián; et al. Luna con duendes: canciones, arrullos y susurros para la hora de dormir. Colección Aerolitos, Editorial Capital Intelectual.

    Putumayo Kids. Celtic Dreamland. Putumayo World Music.

    Putumayo Kids. French Playground. Putumayo World Music.

    Tu Rockcito. De la cuna a la jungla: canciones y juegos para los más pequeños. Tu Rockcito.

¡También los invitamos ver qué recomiendan otros!

Por ejemplo, haciendo clic aquí pueden descargar el folleto digital del Premio Fundación Cuatrogatos, con los 20 libros ganadores, los finalistas y 80 libros recomendados: para leer con los más pequeños, para los que empiezan a leer solos, para los que despegaron como lectores, para los que se atreven con libros más largos y para los que se volvieron grandes lectores.

También vale la pena que den una mirada a los libros ganadores del Bologna Ragazzi Award 2015: el premio que la Feria del Libro Infantil de Bolonia otorga cada año en varias categorías: ficción, no ficción, “Nuevos Horizontes” y “Ópera Prima”. Si hacen clic aquí, pueden ver todos los ganadores y las obras que obtuvieron menciones especiales.

Síguenos

Nuestra directora: “¿Cuándo se acaba la infancia?”

i feb 16th 1 Comment por

.

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 16 de febrero de 2015, Yolanda Reyes escribió:

¿Cuándo se acaba la infancia?

 

Aunque, desde 1989, la Convención de los Derechos de los Niños de la ONU acordó considerar “niños” a los menores de 18 años, la discusión sobre reclutamiento infantil no puede reducirse al regateo de un año con las Farc para determinar si la infancia se acaba a los 17 o los 18. Más allá de aceptar su compromiso de abstenerse de reclutar menores o de exigir su devolución, como si se tratara de fusiles, conviene comenzar por reconocer que, en el país, la infancia no existe para muchos niños o se acaba de un tajo. Y a la luz de los casos conocidos en las últimas semanas, la expresión es dolorosamente literal.

Para nadie es un secreto que alrededor del 40% de los miembros de las Farc y de otros grupos ilegales son menores de 18 y, aunque resulte difícil creerlo, la mayoría se enroló “voluntariamente” (a falta de más opciones). El promedio de edad de reclutamiento ilegal está entre los 12 y los 13, dependiendo de las preferencias de los grupos armados, y los estudios señalan que cerca del 50% de los reclutados vio o vivió masacres, desplazamientos o asesinatos de familiares antes de enrolarse.

Esos niños, a la vez víctimas y victimarios, son codiciados por la guerrilla, los paramilitares y las bandas criminales, no solo porque caben en cualquier parte, porque conocen mejor que nadie sus regiones y pueden ser más agiles y flexibles –de cuerpo y mente–, como saben sus reclutadores, sino porque aprenden pronto cualquier lección que quieran enseñarles. Por el lado de las niñas, las opciones tampoco difieren demasiado: embarazarse y huir con un actor armado puede ser más atractivo que cuidar hermanitos o ser víctimas de abuso sexual en sus hogares, y la familia y la escuela no siempre funcionan como instancias protectoras, pues afrontan las mismas condiciones de ilegalidad o de miedo.

Además de esta mezcla de pobreza, violencias y falta de opciones, las razones para enrolarse en un grupo armado se relacionan con ese coctel de dinero, armas y supuesta “virilidad/ autoridad”, alrededor del que se perfilan las identidades juveniles. Aquellas motivaciones típicas de la adolescencia como la sed de aventuras y de riesgos, la búsqueda de adultos “fuertes” que sirvan de modelos y la necesidad de pertenencia a un grupo se conjugan con los vacíos dejados por el Estado, la escuela y la familia. Es esa carencia de opciones educativas, culturales, artísticas y deportivas, esa ausencia de modelos y de límites la que convierte a los actores armados en objetos de imitación y protección.

Beatriz Linares, la abogada que dedicó parte de su vida a construir un marco jurídico para garantizar el cumplimiento de los derechos de los niños y que murió cuando más la necesitaba este país, insistía en la urgencia de crear entornos protectores para transformar los lugares inseguros mediante redes institucionales y sistemas de alerta que aseguraran la denuncia y la actuación ante la vulneración de algún derecho, pero, sobre todo, que convirtieran la atención integral de la infancia en la estrategia más potente de prevención del reclutamiento.

Sus palabras, hoy más vigentes que nunca, insistían en ver el reclutamiento ilegal como el último eslabón de una cadena de omisiones en la atención de los niños. O, para formularlo en términos positivos, se diría que a mayor garantía de derechos, menor es el riesgo de reclutamiento. En ese sentido, el asunto no puede delegársele a las Farc sino que es corresponsabilidad del Estado, la sociedad y la familia, según dicen nuestros marcos constitucionales y legales. El desafío es garantizar que la institucionalidad funcione en todos los niveles para evitar que llegue póstumamente a llorar y a castigar sobre la infancia asesinada.

Yolanda Reyes 

Síguenos

Taller teórico práctico sobre el juego

i feb 12th 2 Comments por

El juego en la Educación Inicial

Taller dirigido a madres, padres, maestros

y todos los educadores de la primera infancia

 

“…el niño no juega para aprender, sino que aprende cuando juega”.

Martha Glanzer

JuegoNinos

Introducción

Hay tres características fundamentales que configuran el juego o, en palabras de la psicopedagoga Martha Glanzer, constituyen su esfera mágica. Estas son: el placer, la libertad de decidir cuándo entrar y cuándo salir y las repeticiones. Sin embargo, muchas veces aquella típica frase de “aprender jugando” se ha repetido con fines instrumentales para lograr aprendizajes escolares en los niños, despojando al juego de su poder simbólico y de la gratuidad y la libertad que le son inherentes.

El juego es una actividad rectora de la infancia, una oportunidad para comprender y adaptarse a la cultura y a la sociedad, para representar la realidad y re-significarla. En el juego, los niños y las niñas son protagonistas: deciden con qué, cómo y dónde jugar, se reconocen como parte de un mundo y se acercan a su entorno y a su cultura, creando y recreando mundos posibles y plenos de fantasía.

Este taller se propone como un espacio de encuentro entre la teoría y la práctica pedagógica para inspirar a las personas interesadas en la infancia a reflexionar sobre su propio quehacer y descubrir estrategias para favorecer el juego en distintos ámbitos de la educación inicial.

Contenido del taller

1. El juego, un reflejo de la cultura.

2. El juego: placer, libertad, gratuidad, expresión y comunicación.

3. La exploración y el juego; dos procesos complementarios.

4. El ambiente y los objetos como mediadores fundamentales en el juego.

5. El juego simbólico: el paraíso del “como si…” y el juego de construcción.

Metodología

El punto de partida será la experiencia de los participantes. El taller tendrá un componente teórico, de reflexión y fundamentación, y un componente práctico y de uso de diferentes lenguajes o sistemas simbólicos.

Profesora

Sandra MSandraDarcela Durán Chiappe. Doctora en Educación Social de la Universidad de Granada (España), con maestría en Educación, especialización en Gerencia Social de la Educación y licenciatura en Educación Infantil de la Universidad Pedagógica Nacional. Tiene experiencia profesional en gestión, investigación y docencia en Educación Superior, en Educación de la Primera Infancia y en liderazgo de proyectos desde la Secretaría de Educación del Distrito (SED) y la Secretaría Distrital de Integración Social (SDIS). Actualmente es profesora del programa de Licenciatura de Educación Infantil en la Universidad Pedagógica Nacional. Fue co-autora del Lineamiento de Educación Inicial del Ministerio de Educación y del documento “El juego en la educación inicial”, que hace parte de la serie Orientaciones Pedagógicas para la Educación Inicial, publicado por el Ministerio de Educación Nacional en 2014.

Horario

De 5:00 a 7:00 p.m., todos los jueves, desde el 5 hasta el 26 de marzo.

Precio

$360.000.oo

Síguenos

Nuestra directora: “Colombia, very well!”

i feb 2nd No Comments por

.

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 2 de febrero de 2015, Yolanda Reyes escribió:

“Colombia, very well!”

 

El 10 de julio de 2014, en el Instituto Técnico Central La Salle, el Presidente Santos lanzó el Programa Nacional de Inglés 2015 – 2025, “Colombia very well!”. El eslogan, bastante obvio, hacía pensar más en mercadeo turístico que en una estrategia educativa de largo plazo y reflejaba esa pobreza lingüística que ha caracterizado no solo la enseñanza del inglés, sino la del español, con sus frases hechas y sus prácticas repetitivas.

Sin embargo, el discurso presidencial resultó más pobre que el eslogan. “Hablar inglés es una necesidad apremiante que tienen, incluso, países del primer mundo como España, Corea y Alemania”, dijo Santos, y agregó, a modo de justificación: “Ustedes seguramente conocen un popular video en YouTube, muy simpático y muy diciente de cómo hace falta el bilingüismo en nuestro país: se trata de una muy linda candidata al Reinado de Belleza a quien le preguntan si habla inglés, y ella —para probarlo— dice: “I loving in Colombia… its felicing de estar in Cartagen Hilton”.”

Ya al comienzo de su intervención, el presidente se había burlado de los alumnos del colegio Gabriel García Márquez de Soacha por haberle atribuido al escritor la autoría de “La Hija del Mariachi”, y esos chistes, sumados a comentarios típicos sobre las pruebas PISA, fueron sus argumentos para insistir en el otro eslogan de “Colombia la más educada”. El fondo de su discurso, y no me refiero solo al de ese día, sino al discurso pedagógico de Gobierno, parecía reducirse a clichés de los tiempos escolares de Santos: sacar notas más altas que los vecinos en los exámenes, “desempeñarse” bien en certámenes y enumerar obras y autores.

Pero faltaba la justificación más ilustrativa sobre la importancia de enseñar inglés en instituciones oficiales, y he aquí la explicación presidencial: “Por varios motivos Colombia es un país ideal para atraer lo que llaman los call centers. Ustedes saben que hoy en el mundo cuando ustedes quieren hacer alguna transacción internacional, digamos de una tarjeta internacional American Express, llaman supuestamente a Estados Unidos y les están contestando en la China o en la India (…). Nosotros nos estamos convirtiendo en un país muy atractivo porque tenemos la fama de ser el país con mejor español y no tenemos acentos muy marcados… La única limitante…es la falta del inglés”.

Si es cierto que somos, pensamos y nos formamos con la lengua o las lenguas que hablamos–y leemos y escribimos–, y si ese binomio lenguaje-pensamiento es la esencia de nuestra forma de construir significado y de insertarnos en la cultura y transformarla, el aprendizaje, el desarrollo personal y social y, por consiguiente también, el funcionamiento de la democracia suponen un dominio lingüístico mucho más complejo que el de hablar un español “neutro” y un inglés para call center, o el de tener una alfabetización instrumental. Y no se trata únicamente de un asunto laboral, sino de un asunto político, en el sentido pleno de la palabra: en el sentido de equidad del capital simbólico.

De ahí que una apuesta de enseñanza de las lenguas para una educación en igualdad de condiciones requiera ir más allá de campañas mediáticas basadas en voluntarios que vienen a Colombia a enseñar inglés durante un año. Al Ministerio de Educación le corresponde, además de dar línea conceptual, comunicar al país los porqués y los cómo de la enseñanza de las lenguas, sin sacrificar la complejidad de los procesos y las múltiples conexiones entre lengua(s) materna(s) y extranjeras, planes de lectura y escritura y políticas culturales. En ese sentido, no sobra recordar que la calidad de la educación comienza por respetar la inteligencia de los interlocutores y dotar de contenido los discursos de Estado.

Yolanda Reyes 

Síguenos