Una conversación fascinante

i jul 10th No Comments por

El cronista colombiano Alberto Salcedo Ramos dice que “las buenas entrevistas son tan frecuentes como un eclipse de sol”. Por fortuna en Espantapájaros tuvimos la oportunidad de contemplar ese instante, aquel momento en el que una conversación profunda deslumbra a sus espectadores, como si se tratara de estar apreciando un eclipse solar.

Jorge Rausch, que visitó Espantapájaros el viernes 7 de julio, a propósito de nuestro Curso de Vacaciones, pasó un rato en nuestra librería. Los niños del Campamento Literario, que tienen entre 8 y 13 años, se habían preparado durante una semana para entrevistarlo.

***

Rausch se sienta frente a una mesa y mira al grupo de niños a su alrededor. Todos observan una hoja blanca, en la que anotaron diferentes inquietudes.

R5

Gabriela había resaltado sus preguntas favoritas. Desliza su dedo a lo largo del papel y después de unos segundos, escoge cuál hacerle al chef. Regresa su mirada hacia él y le dice: “¿Has tenido algún problema que te haya hecho dudar de tus capacidades?”. Rausch, luego de suspirar, responde con convicción: “Uno en la vida tiene muchos retos y para alcanzar las cosas buenas, tiene que fracasar primero.”

Tan pronto él termina de responder la pregunta de Gabriela, Lucas levanta su brazo para pedir la palabra. El público fija su mirada en él. Revisa su hoja una vez más y dice: “¿Cuál es tu plato favorito?”. “Por lo general, el libro preferido de un escritor es el último que escribió. Eso me ocurre a mí. Mi plato favorito es la última receta que creé”.

R7

Los niños quedan inquietos con la respuesta del chef. El silencio se apodera del lugar por un momento, hasta que Lucas vuelve a levantar su brazo. “¿Y entonces, cuál es tu última receta?” Los espectadores sueltan una risa: todos identifican su astucia para lograr que el entrevistado responda lo que él quiere escuchar. “Bueno. Mi última receta son los buñuelos rellenos con chicharrón, con queso de cabra… ¡Y son buenísimos!”. Lucas asiente con la cabeza. Ya está satisfecho con la información.

R6

Emilio, un niño de ojos azules y gafas, también tiene una pregunta para el invitado: “¿En tus restaurantes tienes menú para niños?”. Jorge responde con un “¡No!” contundente. Él considera que a los niños se les debe enseñar a comer así como se les enseña a leer o como se les enseña matemáticas: no les tiene que gustar todo, pero deben intentarlo.

Mira fijamente a Emilio y dice: “¿Sabes quiénes son los comensales más sinceros para mí?… Los niños. Si a alguno de ustedes le encanta un plato es porque el plato está bueno. Les creo más a ustedes que a un adulto”.

R4

Cada pregunta y cada respuesta captó la atención de todos nosotros. No fue una de esas entrevistas en las que los espectadores se aburren. Por el contrario, se mezclaron la imaginación, la inteligencia y creatividad de estos niños, nuestros aprendices de libreros, para deleitar al público con una conversación fascinante.

R3

R8

R1

Síguenos

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *