¡Así fue la visita de Keiko Kasza a Espantapájaros!

i sep 28th No Comments por

En Espantapájaros, los encuentros con los autores son experiencias que se quedan guardadas para siempre en la memoria poética de los niños. Cada encuentro es un acontecimiento que se va preparando lentamente y que está lleno de rituales, significados, pequeños detalles y muchos preparativos.

2017-09-28 10.13.33

No queremos que el autor pase tan rápidamente por nuestra vida. Queremos tiempo para acercarnos a sus libros: para morderlos, leerlos, disfrutarlos y releerlos, en la casa y en el jardín; con las profesoras y con la familia.

2017-09-28 10.24.34

Los encuentros con los libros tienen un antes, un durante y un después…

Cuando supimos que Keiko Kasza vendría a Colombia desde muy lejos (pues, aunque vive en Estados Unidos, había pasado dos años en Japón), empezamos a releer todos los libros de ella que tenemos en nuestra biblioteca y en las casas, y que tanto nos gustan.

2017-09-22 09.38.50

Rafael estaba seguro de lo que decía. Él hablaba con sus amigos y les recordaba: “Mañana va a venir Keiko Kasza”. Lucía trajo desde su casa el libro No te rías, Pepe y le pedía a su profesora que lo leyera. Cada vez que Isabella entraba a la biblioteca, buscaba el cuento Choco encuentra una mamá, se sentaba para verlo y tan pronto llegaba a la última página, volvía a empezar.

2017-09-26 11.27.58

Durante la hora del cuento, leímos una y otra vez libros como Mi día de suerte, Los secretos de Abuelo Sapo, El tigre y el ratón, Cuando el elefante camina y Choco encuentra una mamá. Y escuchar las narraciones construyó en los niños y en todos nosotros la ilusión de saber que conoceríamos a la escritora de esas historias que nos conectan con las emociones de la infancia.

2017-09-22 09.43.37

Los adultos asistimos a una conversación entre Keiko Kasza y Yolanda Reyes. La autora japonesa nos contó algunos detalles que no conocíamos de sus libros. Nos comentó, por ejemplo, que la idea del libro No te rías, Pepe surgió de un juego que practicaba cuando era niña: aguantaba la risa mientras sentía las cosquillas de manos de otra persona. Su discurso fortaleció el anhelo por recibir su visita en Espantapájaros.

Conversación Keiko

Invitamos a las familias a una hora del cuento para que compartieran con nosotros el rito de la lectura; y después de leer los cuentos, nos acompañaron a comprar los favoritos para que Keiko los firmara. Carmen entró con Pablo, su papá, a la librería. Ya había tomado una decisión: Choco encuentra una mamá era el libro que quería. “¿Estás segura de que quieres ese? ¿No te gustaría llevar otro?”, le preguntó Pablo. “¡No! Yo quiero este porque no lo tengo en mi casa”, respondió mientras se acercaba a la caja para pagarlo.

Carmen y Alejandra

Unos días antes del encuentro, Rebeca sacó unas monedas de su alcancía, se las entregó a su mamá y le dijo: “Aquí está la plata para que compremos los libros”. Ella quería tenerlos todos.

IMG_2058

Antes de recibir a Keiko, también dibujamos a algunos de los personajes de los cuentos. Con marcadores, colores y pinturas reinventamos a Choco, a Pepe y a Coco Cocodrilo.

2017-09-26 15.15.07

Finalmente llegó el día que todos estábamos esperando. Creamos el ambiente para transmitir la ilusión que nos acompañó durante varios días. Pusimos los dibujos de los personajes y del bosque, porque luego de haber leído los libros de ella, los niños llegaron a la conclusión de que el bosque estaba presente en todos sus cuentos.

2017-09-26 10.35.31

2017-09-26 10.42.32

Y cuando Keiko llegó se emocionó al ver los dibujos y al ver a los niños sentados en los cojines esperándola.

2017-09-26 11.17.28

2017-09-26 11.11.42

Después de que le dijimos cuáles eran sus libros que más nos gustaban, (Choco encuentra una mamá y No te rías, Pepe), ella nos mostró una de las formas como se divertía cuando era niña: el origami. Nos pidió que contáramos hasta treinta y, de sus manos, salió un pájaro.

2017-09-26 11.10.17

Ella estaba dispuesta a firmar todos los libros. Los niños esperaron a que llegara su turno: aquel momento en el que estarían justo al frente de ella para observar con atención cómo dejaría su autógrafo en la primera página de cada cuento.

2017-09-26 11.55.45

Hijo de Paola

2017-09-26 12.08.59

Aunque Keiko se despidió de nosotros, los niños continúan leyendo sus cuentos; Isabella, sentada en el piso, todavía regresa a la primera página del libro Choco encuentra una mamá; y aún se escucha la voz de Rafael diciendo: “Conocí a Keiko Kasza”.

2017-09-26 11.36.40

Las familias nos han escrito para compartir con nosotros su emoción. Paula Quintero, la mamá de Lorenzo, nos dijo: “Quiero agradecer de todo corazón los maravillosos privilegios de los que nos permiten ser partícipes. Qué gran fortuna que Lorenzo haya podido hacer en Espantapájaros sus primeros años de escolaridad… Mi suegra dice que en Lorenzo se cumplió su gran anhelo de conocer a Keiko.” El tiempo que compartimos con ella y la calidez de sus historias seguirán guardados en nuestras memorias.

Otra Paula (Arriet), que vino desde el sur de Chile a hacer su pasantía en Espantapájaros, nos comentó que la visita de Keiko significó para ella “el momento mágico de conocer a la persona que está detrás de esas historias, aquellas que se conectan con la niña que llevo en mi interior.”

Y, por supuesto, aquí quedó el pájaro que nos dejó Keiko…

2017-09-28 10.40.13

 

Agradecemos a Fanuel Díaz y a Editorial Norma por habernos acompañado en la gestión de esta maravillosa experiencia.

Síguenos

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *