“Constelaciones”: una historia de Juliana Camacho

i ago 23rd No Comments por

*

En Espantapájaros, agosto es un mes muy emocionante. Al jardín infantil llegan niños, niñas y bebés que no conocíamos; personas nuevas, fascinantes, que nos enseñan cosas desde que las vemos llegar por primera vez.

Las personas que pasan por Espantapájaros son muy difíciles de olvidar (tal vez imposibles). Hoy, por ejemplo, recordamos que hace cinco años entró al jardín Olivia Correa. Su lugar favorito era el parque, o, al menos, el lugar del que más hablaba: gritaba “¡paque! ¡paque! ¡paque!”.

Su mamá, Juliana Camacho, escribió para su blog (Mi vida con Olivia) este artículo precioso sobre la llegada al jardín infantil, sobre cómo ese cambio en la rutina les transformó la vida a las dos y les abrió el universo. Decidimos compartirlo con ustedes en nuestro blog, porque sabemos que varios papás, mamás, abuelos, abuelas, tíos, tías, hermanos y hermanas mayores se están preguntando, como se lo preguntaba Juliana, cómo soltar la mano de los más pequeños de la casa.

Pasen y lean:

Constelaciones

 

Uno sabe que en el universo hay otros planetas, miles de estrellas y agujeros negros, soles distantes que no nos alumbran y lunas que no vemos al caer la noche. Sin embargo, la vasta extensión del universo es tan cercana a la idea de infinito, que a veces nos cuesta hacerla entrar en nuestro entendimiento – siempre un poco miope -.

Hace una semana Olivia entró al jardín infantil. Hace ocho días ella y yo nos tomamos de la mano, cruzamos el portal de Espantapájaros y descubrimos juntas una nueva constelación. Olivia sabía que en el mundo hay otros niños y otros adultos, que existen rodaderos, libros, columpios, casas. Pero desconocía la estructura que se forma cuando todos esos elementos confluyen en un mismo punto del universo. Ella entró al jardín como quien mira a través de un telescopio. Todo tan misterioso, tan apasionante. ¿Quiénes son esas señoras tan simpáticas que la saludan y la invitan a seguir? ¿Por qué tantos niños como ella jugando entretenidos, corriendo, conversando a media lengua? ¿Y ella dónde se ubica en ese cielo extranjero?

Uno

A mí me pasó algo similar. Sabía de la existencia de los jardines infantiles porque asistí a uno de ellos cuando tenía la edad de Olivia, porque los veo desde la calle y sé para qué sirven. Incluso, desde antes de tener a Oli en mi barriga supe que mi hija iría a Espantapájaros porque a Yolanda Reyes, su directora, la conozco desde tiempo atrás y admiro su trabajo, además de compartir su visión de la infancia. Pero aún así, hace una semana crucé la puerta de “Espanta” nerviosa y expectante. ¿Cómo hago para soltar la mano de mi Olivia? ¿Cómo dejarla ir a otra constelación tan poblada de estrellas nuevas?

La respuesta a sus preguntas y las mías se ha dado serenamente, sin traumatismos. Con la ayuda y la comprensión del equipo de Espantapájaros, Olivia y yo hemos aprendido en estos días a conocer la dinámica de esta nueva porción del universo, y sobre todo a encontrar nuestro lugar allí. La pequeña Oli ha disfrutado conocer nuevas estrellas que como ella saltan y titilan. También ha visto que en la nueva galaxia hay otros satélites parecidos a mamá y papá, que la cuidan y le enseñan cosas nuevas. Yo también he podido soltar su mano de a pocos, acercarme y alejarme por momentos, como los eclipses.

Tres

El pasado lunes, una semana después de haber emprendido juntas nuestro viaje intergaláctico, crucé la puerta de Espantapájaros con mi pequeño planeta – mi pequeña estrella – sonriente, tomada de mi mano. Ya adentro, Oli me soltó y yo le planté un beso grande en la frente. La vi acercarse a otros niños hasta perderse en medio de esa nueva constelación. Entonces, fui capaz de ocultarme por unas horas como el sol cuando es de noche o la luna cuando es de día.

Dos

Síguenos

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *