Nuestra directora: “Vuelos que siguen vacíos”

i mar 26th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 26 de marzo de 2019, Yolanda Reyes escribió:

Vuelos que siguen vacíos

 

“La feria internacional del libro universitario en Xalapa @FILU_UV está dedicada a Colombia, pero llama la atención que entre los escritores invitados no hay ninguna mujer escritora”, escribió Laura Gómez en Twitter, y mostró el afiche promocional de la feria en el que aparecían ocho escritores varones. ¿Es un evento solo para hombres?, preguntaba esta “socióloga y literata en formación”, según se define en su perfil, y recordaba la etiqueta de #ColombiaTieneEscritoras, creada en 2017, cuando la Biblioteca Nacional de Colombia organizó una presentación de autores colombianos en París, sin incluir autoras.

¿Sería posible que el Ministerio de Cultura o la Biblioteca Nacional hubieran olvidado las repercusiones de aquel episodio?, fue una primera pregunta, pero pronto supimos que las invitaciones habían sido hechas desde la Universidad de Veracruz, lo cual ilustraba nuevamente (viejamente) esos currículos ocultos en los que se han (nos hemos) formado tantas generaciones, incluyendo a los organizadores de la feria. Y, aunque la reacción suscitada en las redes por semejante cartel que pretendía mostrar la literatura del país solo con rostros de hombres era una buena señal, precisamente por eso era imperativo hacer las viejas preguntas: ¿quiénes eligen, con qué criterios y por qué se repite la historia?

Después de leer los textos que reciclaban lugares comunes sobre el café, las esmeraldas y las mariposas amarillas para presentar a Colombia en la feria, y de preguntarle a Germán Martínez Acebes, su coordinador, por la ausencia de escritoras, temo que, en lugar de una intención deliberada de excluir mujeres o de un juicio de valor sobre obras y trayectorias, lo que se infiere, simplemente, es la antigua práctica de no indagar más allá de lo que aparece primero (¿de no leer más a fondo?) y de conformarse con esas miradas únicas –pero no me refiero solo a asuntos literarios ni a países invitados– que limitan el mundo a una visión esquemática y poco informada.

En ese sentido, las respuestas que recibí son elocuentes: “Tienen razón en cuanto a la falta de representación literaria de mujeres colombianas, pero créame que la programación la fuimos confeccionando y así quedó de manera fortuita”. “Somos una universidad y, por supuesto, una feria del libro que busca la diversidad y respeta todas las voces… verá que hay académicas colombianas relevantes… en un foro… y una brillante estudiante de literatura”. Frente a estas palabras, hay poco que agregar: las exclusiones por género parecen ‘fortuitas’ y las explicaciones que se dan suelen agruparse en tendencias de este estilo: “tienen razón, fue sin culpa, la próxima vez lo tendremos en cuenta” o “agradezcan que ‘les’ invitamos a tal y cual” (pero en otra jerarquía)… Al lado de esas disculpas políticamente correctas, la otra tendencia es la burla o la descalificación: desde feministas superficiales que no son suficientemente buenas hasta viejas resentidas porque no las invitaron son las frases que circulan por las redes.

Así como lo mostró la propaganda desafortunada de ‘El vuelo vacío’ de Avianca, es posible encontrar innumerables “vuelos vacíos”, no solo en la vida cultural, sino en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Sin embargo, en un ámbito académico como el de la Universidad de Veracruz, que no creo que sea un caso aislado, tenemos la responsabilidad de sostener la pregunta y de llenarla de contenido.

¿Qué están haciendo las mujeres en las letras colombianas, mexicanas, latinoamericanas? ¿Cuál es su lugar en el mundo cultural de este momento y cómo su trabajo está movilizando un cambio de paradigma? Seguir sin acusar recibo de estos cambios no solo es imperdonable, sino empobrecedor para todos.

YOLANDA REYES

Síguenos

Nuestra directora: “El vuelo vacío”

i mar 12th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 11 de marzo de 2019, Yolanda Reyes escribió:

El vuelo vacío

 

Nos enseñaron a hacer bonita letra y buena cara, a no decir malas palabras, a sonreír sin tener ganas y a cuidar a los más pequeños o a los más necesitados. Nos enseñaron a correr sin empujarnos, a no subirnos a los árboles, a mantener limpio el uniforme, a no expresar la rabia ni el deseo, a no tomar la iniciativa y a quedarnos esperando una llamada.

No recordamos la edad ni el curso exacto porque esas lecciones ya estaban impresas en nuestra psique desde antes de nuestra llegada al mundo y, de tanto repetirse, parecen estar grabadas en la memoria más remota. Quizás por eso, cuando menos pensamos, descubrimos frases hechas, jerarquías inamovibles y prejuicios que siguen dividiendo el mundo en dos categorías: la de los hombres, considerados como guerreros, atrevidos, seguros, intrépidos y exploradores; y la de las mujeres, amables y “bien presentadas” y, al parecer, siempre dispuestas a postergar sus necesidades para ayudar a los demás.

En nombre de esas generalizaciones, la razón, la objetividad, el espíritu investigativo y la pericia se han ubicado en el lado masculino; y la emoción, la subjetividad, el espíritu de servicio y, recientemente, la capacidad para resolver asuntos logísticos, en el lado femenino. Ese currículo oculto sigue enmarcando las oportunidades educativas, culturales y laborales de las mujeres, y se refleja también en pruebas académicas como Pisa, en las que se ha mostrado la ventaja numérica de los puntajes obtenidos por varones quinceañeros en matemáticas y la de sus compañeras en lenguaje.

La pregunta sobre qué tanto cambiarían –cambiarán– esos resultados con la democratización, durante un tiempo prolongado y sostenido, de otras formas de educar, de pensar, y también de interpretar lo que se considera ‘femenino’ es un desafío para las ciencias de la educación, las neurociencias y los estudios culturales.

Aunque en Colombia parecemos no solo familiarizados sino muy complacidos con esas iniciativas del Día de la Mujer que suelen premiar a “la mujer abnegada” (en tanto que durante el resto del año se castiga, de formas explícitas o sutiles, a las contestatarias, a las arriesgadas y a las que interpelan a esta sociedad), la campaña que lanzó Avianca el pasado 8 de marzo rebasó todos los estereotipos. Un video titulado ‘El vuelo vacío’ mostró, sin ninguna pista que invitara a la pregunta, como ahora –‘a posteriori’ y a raíz del escándalo– pretende presentarlo la aerolínea, un vuelo ciento por ciento operado por mujeres, con el siguiente mensaje: (en este vuelo) “no van los que no creen en sus capacidades” (femeninas). El problema era que el vuelo iba vacío. ¿Es decir, nadie creía; ni siquiera la misma compañía?

Si es cierto que la publicidad saca a la luz los pensamientos más recónditos, el trabajo publicitario de Avianca es una metáfora perfecta de ese currículo subliminal que sigue instalado como segunda piel, tanto en los hombres como en las mujeres de este país y que circula bajo los mensajes aparentemente positivos y condescendientes sobre el supuesto poder femenino.

El texto subyacente de la campaña –me atrevería a apostar que fue concebida y supervisada por varones, a juzgar por la falta de suspicacia para haber previsto la polémica– sigue siendo el de, ‘ánimo, mujer: tú ya casi puedes y estamos viendo cómo te esfuerzas’.

Aunque ahora intenten decirnos exactamente lo contrario y pretendan convertir semejante mensaje en el primer capítulo de una sesuda campaña sobre género, ese video ilustra todo lo que tenemos que cambiar, y no solo en el terreno de los hechos (equidad de salarios, derechos, oportunidades y tareas de cuidado, entre otros muchos), sino en el ámbito de lo simbólico.

YOLANDA REYES

Síguenos