Nuestra directora: “Caperucita bajo censura”

i abr 22nd No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 22 de abril de 2019, Yolanda Reyes escribió:

Caperucita bajo censura

 

En una escuela de Barcelona, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (Ampa) sacó 200 libros de la biblioteca. La Ampa encontró “un alto contenido sexista” en el 30 por ciento de los libros y consideró que, por tratarse de alumnos de educación infantil, su lectura podría llevarlos a reproducir estereotipos de género. ‘Caperucita Roja’, ‘La Bella Durmiente’ y la leyenda de San Jordi, según cuenta la noticia, fueron algunos de los títulos censurados.

Quizás la realidad es tan incontrolable, y quizás a veces los padres están tan ocupados, que parece más tranquilizador purgar la biblioteca de los niños, con la vana ilusión de controlar sus mentes, que ocuparse de educarlos y hacer cambios culturales en la realidad cotidiana. Y, aunque cortar las raíces del árbol genealógico de Caperucita requeriría una expedición interminable a través de siglos, versiones y países muy lejanos, me atrevo a sospechar que los niños se las arreglarían para eludir la vigilancia de la Ampa. Así como la Bella Durmiente encontró el único huso que sus padres no lograron ocultar, la literatura, como los sueños, tiene vida propia y existe, justamente, para dar nombre a las emociones contradictorias que todos enfrentamos desde la infancia.

Al contrario de los argumentos dados por la Ampa, he visto que los niños entienden, desde edades muy tempranas, que existe una ‘lengua-otra’ inventada por la humanidad para nombrar las cosas indecibles, y que saben que, en ese lugar seguro del lenguaje, es posible convertirse en otros para vivir experiencias que pertenecen a un orden distinto, pero que les hablan de sus vidas. Por supuesto, ese saber se va construyendo paulatinamente y depende de los adultos: si les ofrecemos libros buenos y diversos para leer –para leerse–, si los acompañamos a descubrir los que cada uno necesita y si respetamos sus elecciones, ellos van descubriendo las huellas que han dejado otros tiempos y otras vidas en las páginas. Y, a través de esa conversación entre los libros y la vida, descubren otros mundos, no de hechos sino de símbolos que se pueden interpretar.

Al amparo de esas conversaciones, que son la esencia de la cultura, los niños exploran su identidad: pueden ser el lobo y Caperucita y el dragón y la princesa; tener vidas secretas y afrontar emociones, temores y deseos indecibles, y regresar al mundo real, que funciona con normas y marcos muy distintos. Y, aunque las familias de esa escuela tengan razón al querer examinar la calidad de los títulos de las bibliotecas de sus hijos, lo que están confundiendo es la literatura con la ideología –o con la propaganda o con la moraleja–. Esta confusión no es nueva en el campo de los libros para niños, tan expuesto a las intenciones didácticas de los adultos para adoctrinar a los niños y venderles libros a quienes los educan.

Si antes se inventaron historias predecibles para enseñar virtudes o se pavimentaron los cuentos de hadas para quitarles las escenas miedosas, bajo el sello edulcorado de Disney, hoy, el último grito de la moda es hacer cuentos por demanda para embotellar y rotular las emociones, escribir biografías esquemáticas o historias sosas de ‘anti princesas’, para ‘empoderar’ a las niñas, y hacer pasar estos productos de escritura rápida por textos literarios.

¿Cómo saber, en medio de esa avalancha que ahora encontraremos en Filbo, cuáles son los libros que necesita el corazón de cada lector? La única fórmula es leer (cada historia, cada niño) y pedir lo que le pedimos, a cualquier edad, a la literatura: que deje zonas en penumbra para que cada cual encuentre no un mensaje explícito, sino una urdimbre de imágenes, palabras y huellas de otros tiempos, de otras vidas, resonando.

YOLANDA REYES

Síguenos

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *