Proyecto: Indígenas

i sep 3rd No Comments por

¨Todo comenzó por una mochila¨

 Proyecto de aula sobre los indígenas de Colombia

Los niños y los adultos de Espantapájaros leemos el mundo. Todo el tiempo preguntamos por qué, por qué, por qué… cómo, cuándo, dónde… y otra vez por qué. Nos interesa entender todo lo que sucede a nuestro alrededor (y lo que sucede lejos de nuestro planeta también) y sabemos que detrás de cada pregunta se esconde una historia.

El trabajo por proyectos de aula es una forma de trabajar con los niños y las niñas que celebra sus preguntas y las aprovecha para abrir la puerta a experiencias, lecturas, aprendizajes y discusiones. Aquí, en el jardín infantil, trabajamos por proyectos con los grupos de los medianos y los grandes y esto siempre ha sido inspirador para el equipo pedagógico, para las familias y, sobre todo, para los niños y las niñas.

Todos los semestres, cuando se acaban las vacaciones y se forman nuevos grupos, el trabajo de cada maestra de Espantapájaros es descubrir cuál es el tema que más les interesa a los niños con los que va a trabajar. Y es un trabajo muy entretenido porque implica oírlos, estar ahí, mirar a qué juegan, qué preguntas han traído de la casa, qué libros buscan, qué historias despiertan más emociones. Así se elige cuál será el proyecto de aula. Así se decidió el semestre pasado que el grupo de Liliana haría un proyecto de aula sobre los indígenas. 

Como lo cuenta el ¨libro¨ que los niños escribieron e ilustraron (libro que hemos decidido compartir con ustedes, en formato digital), todo comenzó por la mochila arhuaca que Flora trajo al salón. Al verla, y al enterarse de que la habían hecho los arhuacos, Flora y sus compañeros empezaron a hacerse preguntas sobre los indígenas: ¿Quiénes son? ¿Cómo viven? ¿Qué les gusta? ¿Qué comen?

Leyeron historias, mitos y leyendas, conocieron a dos indígenas de la comunidad de los arhuacos que visitaron el salón para hablar con ellos, descubrieron nuevos sonidos, texturas, colores, sabores, llegaron a pensar en la idea de “comunidad”, y entendieron que nosotros, los adultos y los niños de Espantapájaros, también somos una comunidad. Las actividades del semestre (cocina, arte, música, literatura, juego, exploración del medio) estuvieron relacionadas de muchas formas distintas con el proyecto sobre los indígenas. El resultado de esos seis meses es este libro, con textos e imágenes en las que están muy presentes los niños y las niñas, sus inquietudes y su forma de ver el mundo.

Lo compartimos con ustedes y esperamos que lo disfruten.

1R

 

4R

5R

6R

7R

8R

9R

10R

11R

12R

13R

14R

15R

16R

17R

18R

19R

20R

21R

22R

23R

24R

25R

26R

27R

28R

29R

30R

31R

32R

33R

34R

 

35R

36R

37R

38R

40R

41R

Síguenos

Nuestra directora: “A pie por la Gran Colombia”

i ago 27th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 27 de agosto de 2018, Yolanda Reyes escribió:

A pie por la Gran Colombia

 

 

‘El éxodo venezolano atraviesa los Andes’, se titula un artículo sobrecogedor que escribió el periodista colombiano Santiago Torrado para el diario ‘El País’ de Madrid sobre la odisea de los migrantes que recorren cerca de 1.500 kilómetros desde Cúcuta, en la frontera nororiental con Venezuela, hasta Ipiales, en la suroriental, para pasar el puente de Rumichaca, entrar a Ecuador y continuar hacia Perú, o más allá.

Toma casi treinta horas hacer ese trayecto por carretera, y bastantes más si hay que hacer autostop, pero andar a pie requiere mucho más tiempo: quizás el mismo que les tomó hace dos siglos a los lanceros de nuestras guerras de independencia subir desde los llanos hacia la cordillera Oriental (descalzos, sin abrigo, tosiendo, llenos de picaduras y temblando de frío). Al igual que miles de desplazados que atraviesan tantos países de este mundo para salvarse de guerras, tiranías e inequidades (en pateras, como en el Mediterráneo; en trenes como La Bestia, que cruza Centroamérica hacia Estados Unidos, o en ‘flotas’ y tractomulas que serpentean por nuestras carreteras llenas de curvas y precipicios), los migrantes venezolanos andan con sus familias o van a reunirse con ellas en algún lugar de esta Gran Colombia.

En lo que va de 2018, mientras usted y yo estuvimos concentrados en nuestros asuntos y apenas nos fijamos en algún venezolano que tocaba un violín o un cuatro en alguna esquina de nuestras ciudades, veinte o treinta buses, cada uno con alrededor de cuarenta puestos, atravesaron nuestro país diariamente, de paso hacia Ecuador, según relata el artículo. La simple multiplicación da 1.200 personas al día, contando únicamente a quienes pueden pagar viajes en bus, pero en los días cercanos al 7 de agosto aumentaron a 8.000, con el rumor de que el presidente Duque planeaba cerrar la frontera. En la terminal alterna que ya existe en Ipiales para estos expresos –y que también vende comidas, abrigos, gorros de lana y todos esos productos relacionados con la “economía migratoria”–, alguien le dijo a Torrado que alcanzó a contar setenta y dos buses, y luego perdió la cuenta.

Lo que resulta sobrecogedor del artículo de ‘El País’, y lo que nos plantea un desafío no solo periodístico, sino humano a todos es asomarse a un drama del cual aún no hemos tomado plena conciencia y que, detrás de cada cifra, cuenta una historia particular, o mil historias de exilios, de pérdidas y despedidas. Una mujer embarazada que echa a andar con su pareja, como hace tantísimos siglos, en busca de un país en donde pueda nacer y vivir su hijo; una familia rota entre una frontera y un guardia, un bebé con un gorrito de lana y unos ojos brillantes que miran el nuevo mundo en los brazos de una madre con la mirada triste y perdida de cansancio son las imágenes que se multiplican por mil en nuestra frontera para volver a contar esa épica de la migración que, paradójicamente, se ve mejor cuando no se está cerca.

Así como muchas veces me he preguntado cómo se puede vivir cerca de una playa en la que naufragó un barco lleno de familias de inmigrantes o pasar diariamente por un refugio donde unos niños siguen esperando la reunificación familiar ordenada al gobierno Trump, hoy me pregunto en dónde hemos estado mientras 547.000 venezolanos de todas las edades atravesaron este país. ¿Cómo recordarán esos niños las imágenes de ese exilio que los marcarán durante el resto de sus vidas? ¿Qué circunstancias hacen que una familia ponga en riesgo a sus hijos para salvarlos del riesgo mayor de quedarse en su tierra? Como escribió la poeta anglo-somalí Warsan Shire: “Tienes que entenderlo: nadie pone a su hijo en un barco, salvo que el agua sea más segura que la tierra”.

YOLANDA REYES

Síguenos

“Constelaciones”: una historia de Juliana Camacho

i ago 23rd No Comments por

*

En Espantapájaros, agosto es un mes muy emocionante. Al jardín infantil llegan niños, niñas y bebés que no conocíamos; personas nuevas, fascinantes, que nos enseñan cosas desde que las vemos llegar por primera vez.

Las personas que pasan por Espantapájaros son muy difíciles de olvidar (tal vez imposibles). Hoy, por ejemplo, recordamos que hace cinco años entró al jardín Olivia Correa. Su lugar favorito era el parque, o, al menos, el lugar del que más hablaba: gritaba “¡paque! ¡paque! ¡paque!”.

Su mamá, Juliana Camacho, escribió para su blog (Mi vida con Olivia) este artículo precioso sobre la llegada al jardín infantil, sobre cómo ese cambio en la rutina les transformó la vida a las dos y les abrió el universo. Decidimos compartirlo con ustedes en nuestro blog, porque sabemos que varios papás, mamás, abuelos, abuelas, tíos, tías, hermanos y hermanas mayores se están preguntando, como se lo preguntaba Juliana, cómo soltar la mano de los más pequeños de la casa.

Pasen y lean:

Constelaciones

 

Uno sabe que en el universo hay otros planetas, miles de estrellas y agujeros negros, soles distantes que no nos alumbran y lunas que no vemos al caer la noche. Sin embargo, la vasta extensión del universo es tan cercana a la idea de infinito, que a veces nos cuesta hacerla entrar en nuestro entendimiento – siempre un poco miope -.

Hace una semana Olivia entró al jardín infantil. Hace ocho días ella y yo nos tomamos de la mano, cruzamos el portal de Espantapájaros y descubrimos juntas una nueva constelación. Olivia sabía que en el mundo hay otros niños y otros adultos, que existen rodaderos, libros, columpios, casas. Pero desconocía la estructura que se forma cuando todos esos elementos confluyen en un mismo punto del universo. Ella entró al jardín como quien mira a través de un telescopio. Todo tan misterioso, tan apasionante. ¿Quiénes son esas señoras tan simpáticas que la saludan y la invitan a seguir? ¿Por qué tantos niños como ella jugando entretenidos, corriendo, conversando a media lengua? ¿Y ella dónde se ubica en ese cielo extranjero?

Uno

A mí me pasó algo similar. Sabía de la existencia de los jardines infantiles porque asistí a uno de ellos cuando tenía la edad de Olivia, porque los veo desde la calle y sé para qué sirven. Incluso, desde antes de tener a Oli en mi barriga supe que mi hija iría a Espantapájaros porque a Yolanda Reyes, su directora, la conozco desde tiempo atrás y admiro su trabajo, además de compartir su visión de la infancia. Pero aún así, hace una semana crucé la puerta de “Espanta” nerviosa y expectante. ¿Cómo hago para soltar la mano de mi Olivia? ¿Cómo dejarla ir a otra constelación tan poblada de estrellas nuevas?

La respuesta a sus preguntas y las mías se ha dado serenamente, sin traumatismos. Con la ayuda y la comprensión del equipo de Espantapájaros, Olivia y yo hemos aprendido en estos días a conocer la dinámica de esta nueva porción del universo, y sobre todo a encontrar nuestro lugar allí. La pequeña Oli ha disfrutado conocer nuevas estrellas que como ella saltan y titilan. También ha visto que en la nueva galaxia hay otros satélites parecidos a mamá y papá, que la cuidan y le enseñan cosas nuevas. Yo también he podido soltar su mano de a pocos, acercarme y alejarme por momentos, como los eclipses.

Tres

El pasado lunes, una semana después de haber emprendido juntas nuestro viaje intergaláctico, crucé la puerta de Espantapájaros con mi pequeño planeta – mi pequeña estrella – sonriente, tomada de mi mano. Ya adentro, Oli me soltó y yo le planté un beso grande en la frente. La vi acercarse a otros niños hasta perderse en medio de esa nueva constelación. Entonces, fui capaz de ocultarme por unas horas como el sol cuando es de noche o la luna cuando es de día.

Dos

Síguenos

¡Bienvenidos a su nueva casa!

i ago 14th No Comments por

Volvió la alegría a Espantapájaros…

¡Nuestros niños nuevos han estado conociendo su segunda casa! En esta etapa determinante de sus vidas, la transición se ha hecho a través del juego y, como siempre, con la compañía de toda la familia. 

Algunos han preferido jugar en el muñequero: con carritos, martillos o bebés.

(Gabriel Buitrago Góngora, Sebastián Consuegra María y Alejandro López Venegas)

(Gabriel Buitrago Góngora, Sebastián Consuegra María y Alejandro López Venegas)

(Paula Granados Blanco)

(Gabriel Buitrago Góngora y Paula Granados Blanco)

(Simón Barrales Quintero)

(Simón Barrales Quintero)

Otros prefirieron estar al aire libre: para jugar en la arenera, resbalarse por el tobogán o cocinar…

(Alana Camargo Moreno y su papá, Juan David Camargo)

(Alana Camargo Moreno y su papá, Juan David Camargo)

(Gabriel Buitrago Góngora y Sofía Malagón Marín)

(Gabriel Buitrago Góngora y Sofía Malagón Marín)

(Alejandro López Venegas)

(Alejandro López Venegas)

(Sebastián Consuegra María)

(Sebastián Consuegra María)

¡También  hubo torres altas y sonrisas enormes!

(Emiliano Barreto Benavides)

(Emiliano Barreto Benavides)

(Silvana Jiménez Méndez)

(Silvana Jiménez Méndez)

Y, claro… ¡los libros estaban por todas partes!

(Carmen Dreyer Navas, Paula Dreyer Navas, y su papá, Pablo Dreyer)

(Carmen Dreyer Navas, Paula Dreyer Navas, y su papá, Pablo Dreyer)

¡Qué ilusión volver a recibirlos en este hogar!

Síguenos

¡Así terminó nuestro curso de vacaciones!

i jul 30th No Comments por

El viernes 27 de julio cerramos nuestro curso de vacaciones de la mejor forma que conocemos: con libros. 

Invitamos a las familias a visitar “la feria de los más mordidos” y organizamos un picnic literario con nuestros cuentos favoritos.

¡Todo listo para comenzar!
¡Todo listo para comenzar!

Cada familia escogió un lugar de la casa, aunque eso era lo de menos… ¡lo más importante eran las lecturas compartidas!

(Emma Gallego y su abuela)
(Emma Gallego y su abuela)

(Valentina Angarita y sus abuelos)
(Valentina Angarita y su familia)

(Joaquín Sarmiento y su mamá, Juanita Kremer)
(Joaquín Sarmiento y su mamá, Juanita Kremer)

Había algo nuevo en Espantapájaros: un micrófono abierto para que los niños se acercaran a leer. ¡Y casi todos participaron!

(Miguel Morera leyendo Donde viven los monstruos)
(Miguel Morera leyó Donde viven los monstruos de Maurice Sendak)

(Susana Perilla leyendo Mi madre es rara)
(Susana Perilla leyó Mi madre es rara de Rachna Gilmore y Brenda Jones)

(Alejandra Muriel y su mamá, Mónica Benrey, leyendo Vamos a cazar un oso)
(Alejandra Muriel y su mamá, Mónica Benrey, leyeron Vamos a cazar un oso)

(Joaquín Muñoz y Yolanda Reyes leyendo El libro del osito)
(Joaquín Muñoz y Yolanda Reyes leyeron El libro del osito)

(Gabriel Sandoval y su papá, José Sandoval, leyendo Mi burro enfermo)
(Gabriel Sandoval y su papá, José Sandoval, leyeron Mi burro enfermo)

(Leonardo Castro, papá de Nicolás Castro, leyendo ¡No, no fui yo!)
(Leonardo Castro, papá de Nicolás Castro, leyó ¡No, no fui yo!)

También había una pequeña librería, atendida por los “niños libreros”, en la que todos podían encontrar su libro favorito. 

(Pablo y su abuela buscando la mejor opción para comprar)
(Pablo y su abuela)

(Susana Perilla y su mamá, Marcela Arenas, recorriendo la librería)
(Susana Perilla y su mamá, Marcela Arenas)

¡Nos vemos el próximo año!

Síguenos

Nuestra directora: ¿Que ocho años no es nada?

i jul 30th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 30 de julio de 2018, Yolanda Reyes escribió:

¿Que ocho años no es nada?

 

 

La próxima vez que escriba esta columna, gobernará a Colombia un nuevo presidente, y ahora me doy cuenta de que, no obstante llevar tantos años escribiendo en este diario sobre asuntos que muchas veces tienen relación con el Gobierno, solo he visto pasar dos presidentes.

Dieciséis años y solo dos gobiernos: eso no ayuda al debate en un país tan inclinado –valdría mejor decir, hincado– ante el poder. Por eso, a pesar de no saber (¿o sí?) quién será el nuevo mandatario, es sano recordar que ninguna esfera de la actividad pública está escriturada, que los ministerios no son vitalicios y los balances de gestión y las evaluaciones no los pueden hacer los mismos implicados. O sí: poderse, se puede, como lo hemos leído hasta el hastío en muchas entrevistas ‘libreteadas’ de las últimas semanas. Pero una cosa es leer y otra, leer levantando la cabeza, según decía Roland Barthes al referirse a la compleja actividad de pensar y hacerse preguntas entre los intersticios de los textos.

En ese sentido, una de las inexplicables paradojas de estos ocho años fue el manejo que la ministra de Cultura le dio al ejercicio del disenso. Quizás haber permanecido dos cuatrienios en el poder influyó en la baja tolerancia a la crítica que caracterizó su gestión, en contraposición al respeto por la libertad de prensa que propugnaba el Presidente. Bastantes casos conocidos en el gremio cultural ilustran las reacciones de Garcés frente a profesionales, artistas, instituciones o medios de comunicación que se atrevieron a disentir, y que se tradujeron en vetos de personas o en supresión de pauta publicitaria por la ministra.

Un caso interesante es el de la revista Arcadia, cuyos debates sobre asuntos culturales como la remodelación del Museo Nacional o el apoyo del ministerio al Festival Iberoamericano de Teatro, entre otros, “no le gustaron” a la ministra. Estos debates, esperables en el contexto del trabajo cultural, llevaron a Garcés a considerar opositor del ministerio al entonces director de la publicación, Juan David Correa, y el resultado, al parecer, fue el retiro de la pauta que le daba el ministerio a la revista. El ostracismo publicitario terminó cuando Correa renunció a Arcadia para asumir la dirección editorial de Planeta, y basta con mirar los últimos números, a partir de su salida en marzo de este año, para notar el regreso y el incremento paulatino de la publicidad del ministerio en la revista.

Si bien se sabe que la publicidad oficial es una fuente de financiación para los medios, resulta inaceptable que el precio de recibirla sean el silenciamiento, la adulación o las interferencias, explícitas o sutiles, en decisiones sobre el personal o la línea editorial de una publicación. Así como ya se acepta, aunque sea a regañadientes, la crítica de los medios a la actividad política, económica, judicial o de salud, sin que ello implique vetos, ‘regaños’ o supresión de publicidad, es urgente considerar no solo natural, sino beneficiosa, la crítica constante en la actividad cultural, lo cual se extiende, por supuesto, a las políticas y las actividades desarrolladas por los ministerios y los organismos oficiales.

Sin duda, el balance de los dos últimos cuatrienios será menos elogioso con la distancia del tiempo y la pérdida del poder. En eso consiste, por fortuna, la alternancia democrática. Sin embargo, el caso del Ministerio de Cultura resulta pertinente para pensar en las maneras de albergar voces diversas. En este momento, crucial para la construcción de una cultura de paz, nadie debería ser vetado por expresar sus opiniones. Para beneficio de los ciudadanos y del nuevo gobierno, deseo toda la crítica posible en este cuatrienio que comienza.

YOLANDA REYES

Síguenos

A la hora del cuento: la experiencia de leer a los niños

i jul 24th No Comments por

 

…Para leer un cuento se necesita casi lo mismo que para bailar la Bamba: “un poquito de gracia y otra cosita”. La gracia la aporta cada niño: sus oídos atentos a esa voz que inventa un mundo, sus ojos abiertos y asombrados que van y vienen, del libro al rostro adulto, y esa cercanía deliciosa que tienen los niños para buscar refugio en el calor de sus seres queridos. Las otras cositas las aportan los adultos: ese ritual que se repite cuando papá, mamá o cualquier cuidador amoroso deja su vida en suspenso para entregarles una historia.

DGL_6546

(Luca Torrado y sus padres, Carolina Vegas y Santiago Torrado)

Con las palabras mágicas del érase una vez se erige un mundo imaginario, donde no caben el teléfono ni las urgencias del mundo real. “Que nadie interrumpa porque estoy leyendo un cuento”, dirá el adulto. Entonces los niños irán aprendiendo, piel a piel, que esa conversación sobre la vida que ocurre entre las líneas de un cuento da nombre a las emociones. Y aprenderán también a querer los libros porque les permiten conversar con sus seres queridos.

En esa coreografía que es como un baile y que amarra a una pareja lectora-niño y adulto o que hace una rueda para convocar a todo un grupo, en el hogar, en una escuela, en el parque, en una biblioteca, está la esencia de la lectura y ustedes saben cómo crearla. ¿Acaso, alguien podría enseñarles a bailar, a enamorarse o a arrullar a un bebé? Lo que sí puedo corroborar, como lo han dicho muchos de ustedes durante estos días, es que los niños no llegan solos a la lectura y que para leer en la infancia, se necesitan los adultos: sus voces que suben y bajan, que exclaman, preguntan, cuentan y cantan son la partitura para aprender a hablar, a escuchar y a leer lenguajes diversos. Ese triángulo amoroso que une tres vértices –libro, adulto y niño– se queda en la memoria profunda de los primeros lectores.

Sí, pero cómo leer, suelen preguntarme los padres. “Es que yo tartamudeo o leo despacio o muy rápido”… Por eso voy a contarles un secreto que me han contado los niños: nadie lee mejor los cuentos que un papá, una mamá o un adulto amado por ellos. Aunque yo hiciera un doctorado en el arte de contar cuentos, sus niños los elegirían a ustedes. ¿Y saben por qué?…Porque mientras leen, ustedes se revelan ante ellos: ustedes son el lobo y también el refugio, y los niños descubren que ustedes también podrían tener miedo y vencerlo, que ustedes también sueñan y sienten.

DGL_6501

(Salvador Leyva y sus padres, Valentina Lizcano y Ricardo Leyva)

No hay nada más fascinante para un niño que descubrir cómo se pueden experimentar, en ese lugar seguro del lenguaje, las emociones y las peripecias que nos hermanan a todos, grandes y chicos. Esa posibilidad de emocionarnos con la emoción de otros, que llamamos empatía, se aprende en las experiencias literarias de la infancia. Y como los niños tienen pocos años de experiencia, se asoman, a través de las historias que viven en sus voces, a la experiencia de los mayores.

Pero hay otra razón más poderosa para que sus niños los prefieran a ustedes y es que, mientras dura la historia, no se pueden escapar ni hacer nada distinto que estar ahí, de corazón y de viva voz. Y como a los niños les gusta tener cerquita a sus seres queridos, les pedirán un cuento y otro… y otro más. Porque los niños son hijos del “otra vez” y cuando descubren que las palabras son un conjuro para prolongar la presencia, prefieren sus voces a las de cualquier aparato, así como un bebé prefiere un arrullo cantado en la voz de su madre o su padre a la voz del mejor cantante del mundo.

La voz, el libro, el abrazo. No creo que exista un “lugar” más exacto para situar el nacimiento de la literatura en la vida.

Yolanda Reyes (2018)

*Una versión de este texto fue publicada en la Revista Bienestar de Colsanitas.

Síguenos

Los 10 libros más mordidos del semestre

i jul 18th No Comments por

El 18 y 19 de julio de 2018, Yolanda Reyes hablará sobre los libros más mordidos de Espantapájaros en las Jornadas de animación a la lectura, escritura y observación, JALEO, de Valencia (España). Aprovechamos la ocasión para contarles a todos nuestros lectores cuáles fueron los más mordidos de este semestre: el primero de 2018.

El concepto de los libros más mordidos nació al ver cómo elegían libros los bebés, los niños y las niñas en nuestros diversos programas de formación de lectores, pues todos incluyen, como parte esencial, el préstamo domiciliario. Desde hace varios años, el equipo de animación a la lectura de Espantapájaros ha visto a los niños deambular por las estanterías explorando, saboreando y mordiendo las páginas los libros para decidirse por alguno. Esos gestos hacen parte del proceso de selección y, como consecuencia, los libros más populares de la Bebeteca suelen tener marcas de dientes. Ahora bien, los mordiscos no son las únicas huellas pues a medida que los niños crecen rodeados de libros y de voces adultas que los ayudan a dar palabras a sus sueños y a sus emociones, cada cual va formando su propio criterio y va aprendiendo, con una sabiduría asombrosa, a buscar los libros que su corazón le pide. Como en cualquier biblioteca pública, cada niño tiene una ficha de préstamo en donde están registrados los libros que ha llevado a su casa, las fechas en las que los eligió y los devolvió, y sus “firmas” –sus garabatos y sus huellas- que van quedando en las fichas como un acto ciudadano inicial: el de responder por los libros que llevan prestados.

Todos los semestres, a partir de esas fichas, el equipo de Espantapájaros reflexiona sobre el significado y la evolución de esas elecciones para seguir aprendiendo sobre las relaciones impredecibles, íntimas y muchas veces reiterativas que se establecen entre niños y libros. ¿Por qué un niño necesita llevar siempre el mismo libro y pedir sucesivas relecturas a sus padres? ¿Por qué los libros elegidos nos cuentan lo que muchas veces los niños no saben nombrar aún o no saben siquiera que les está sucediendo? ¿Por qué la literatura habla a los niños en un lenguaje cifrado y secreto y les permite tener profundas conversaciones sobre la vida? ¿Cuál es el lugar del adulto en este proceso? ¿Qué tanto debe intervenir, nutrir el gusto, pero también propiciar y respetar el criterio del lector?

Invitamos a todos nuestros seguidores a leer con todos los sentidos, a celebrar las elecciones de los bebés, los niños y las niñas y a contarnos cuáles son sus libros más mordidos. Los dejamos con nuestra lista de los diez más mordidos de Espantapájaros del primer semestre de 2018. ¡No se pierdan ninguno de los videos!

1

1 El animal más feroz

2

2 Hombre de color

3

3 El monstruo de colores

4

4 El día que los crayones renunciaron

5

5 Buenas noches, pequeño monstruo verde

6

6 Cucú

7

7 Vamos a cazar un oso

8

8 De los pies a la cabeza

9

9 José Tomillo

10

10 El grillo silencioso

Síguenos

¡En Espantapájaros, la cocina fue protagonista!

i jul 17th No Comments por

En la tercera semana de vacaciones, el ambiente de Espantapájaros se llenó de risas y sabores, salados y dulces, provenientes de las deliciosas recetas que prepararon nuestros niños.

Para cerrar la semana, nuestra invitada especial fue Denise Camhi; ella y los niños hicieron paletas de cereal que luego devoraron.

1

2

3

4

14

También inauguramos nuestro mercado: en él había productos y alimentos para que las familias “compraran” (pagando con los bonos que los mismos niños hicieron durante la semana). Fue una mañana llena de diversión, en la que los niños se adueñaron por completo del mercado: lo atendieron y también compraron.

5

6

7

10

11

Al final, Denise fue entrevistada por los niños, que se interesaron en preguntar sobre sus postres favoritos y conocer acerca de su trabajo.

12

13

Síguenos

¡Así vivimos nuestra famosa subasta, EspantARTE!

i jul 9th No Comments por

En el curso de vacaciones, el viernes (6 de julio) fue la inauguración de nuestra famosa subasta, EspantARTE. Cada obra fue vendida “al mejor postor” y nuestros artistas se deleitaron con su recompensa: monedas de chocolate, que les dieron sus mamás, papás, hermanos mayores, abuelas y abuelos. Esta semana nos dedicaremos a la cocina. ¡Estén pendientes!

Un bello letrero, pintado por los niños, recibió a los asistentes de la subasta.

1

Las familias se tomaron su tiempo para apreciar y fotografiar las obras de arte.

2

3

Las familias de los más chiquitos disfrutaron de una ruta sensorial.

4

5

6

Sin duda, tras el asombro por las obras, el momento de la subasta fue alucinante: todos ofrecieron monedas de chocolate.

7

8

Nuestros niños libreros fueron los encargados de indicar cuál obra fue vendida.

9

¡No faltaron los aplausos!

10

Ni la deliciosa entrega de la recompensa.

11

Tampoco faltó la entrega de las obras, ¡y la felicidad de las familias!

12

13

Síguenos