Pasantías en Espantapájaros: La experiencia de Andrea Bralic

i may 21st No Comments por

PasantiasEspantapajaros

Foto pasante

Andrea Bralic leyendo “Hola, doctor” de Michaël Escoffier y Matthieu Maudet

El 21 de febrero, Andrea Bralic, educadora de párvulos en el jardín infantil y sala cuna Perün Rayen (Chile), participó en nuestro programa de pasantías “Aprender en el terreno de la primera infancia”, un programa de inmersión en el mundo de los bebés, los niños, los libros, el arte y la propuesta de Espantapájaros.

De la visita de Andrea, nos quedó una maravillosa experiencia y este texto que ella nos envió y que queremos compartir con todos ustedes:

Como educadora de párvulos, y con una madre apasionada por la literatura infantil y dedicada a la mediación lectora, escuché hablar durante mucho tiempo sobre las experiencias desarrolladas por el jardín infantil Espantapájaros. En febrero de 2019, durante mis vacaciones de verano, viajé a Colombia y aproveché la ocasión para visitar este jardín.
Fui afortunada al vivir, durante una jornada, lo que siempre creí que era una utopía: “La calidad de la Educación Parvularia se juega en la sala de clase”, esta frase la leí por primera vez en un texto de Ernesto Treviño, en mi primer año de universidad, y me incentivó a querer dar lo mejor de mí como futura educadora. Muchas veces sentí que era imposible abarcar esa frase, pero en esa reveladora visita, comprobé cómo es posible que la frase baje y transite, desde el texto escrito por un experto, al diario vivir de la comunidad de Espantapájaros.
Los niños tienen cien lenguajes, nos recuerda Loris Malaguzzi, y cien formas son las que tienen en Espantapájaros para expresarlos: oportunidades de soñar con los libros, crear a través del arte, maravillarse con la música, gozar con la cocina, disfrutar con el juego o sorprenderse con la naturaleza.
En todo momento observé interacciones para el aprendizaje guiadas por adultos, pero iniciadas y desarrolladas por los mismos niños/as, dentro de un espacio físico pensado para ellos y construido por ellos. Un hogar habitado por personas, donde cada uno se considera fundamental para construir y generar relaciones pedagógicas afectivas y aportar desde la libertad de elección y expresión a esta gran familia llamada Espantapájaros.

Si quieren conocer más sobre el programa de pasantías, pueden escribirnos a comunicacion@espantapajaros.com

 

Síguenos

Así vivimos la visita de Paloma Valdivia

i may 14th No Comments por

Encuentros Espantapajaros

Paloma en Espanta

El sábado 4 de mayo nos volvió a visitar Paloma Valdivia en Espantapájaros (aquí pueden ver cómo fue la visita anterior). Para nosotros, las visitas de autores son como encuentros con viejos amigos, en los que la preparación, la visita y la despedida son un ritual y un motivo de celebración. Nuestra historia con Paloma Valdivia es una historia de cariño y admiración; muchos de sus libros han estado, y se han mantenido imbatibles, en la lista de Los más mordidos.

Por eso, desde que los niños se enteraron de que Paloma vendría a Colombia, empezaron a pedir, a pedir y a pedir los libros de ella en todas las horas del cuento que hubo en el jardín infantil y en la librería por esos días.

Jennyfer Benítez, profesora de Espantapájaros, en su Hora del Cuento, leyendo "Los de arriba y los de abajo"

(Jennyfer Benítez, profesora de Espantapájaros, en su Hora del Cuento, leyendo “Los de arriba y los de abajo”)

Rocío y su hijo, Rafa, leyendo "Estaba la rana"

(Rocío y su hijo, Rafael, leyendo “Estaba la rana”)

Además, como parte de la preparación para la visita de Paloma, los niños quisieron pintar los animales, los árboles y las cosas que más les gustaban de sus historias para que al llegar ella se sintiera como en casa.

El mural de la entrada para recibir a Paloma, lleno de los dibujos que todos los niños hicieron para ella.

(El mural de la entrada para recibir a Paloma, lleno de los dibujos que todos los niños hicieron para ella)

Llegó el día

Paloma llegó antes de que el evento comenzara para recorrer Espantapájaros y descubrir las sorpresas que los niños le habían preparado. Recorrió cada espacio con una sonrisa, mientras las profesoras le contaban las anécdotas detrás de cada dibujo como, por ejemplo, que Abril dibujó el zorro de De paseo (uno de los libros de ella) con antenas porque quería que su zorro fuera diferente, o que Juana quiso dibujar solo siete cachorros (en lugar de diez perritos).

También aprovechó para contarnos que, para ella, venir a Colombia sin visitar Espantapájaros es imposible, porque esta casa es especial y le encanta encontrar lectores, pequeños y grandes, que disfrutan tanto con sus libros.

Paloma tomando fotos de la exposición con todos los mensajes de los niños.

(Paloma tomando fotos de la exposición con todos los mensajes de los niños)

Cuando llegaron, los niños no podían creer que tuvieran en frente a la persona que había hecho sus libros favoritos. Si no nos creen, mírenlos en la foto, como fans antes de un concierto:

Lucía, Susana y Simona con todos sus libros favoritos de Paloma.

(Lucía, Susana y Simona con sus libros favoritos de Paloma)

Y Paloma nos tenía una sorpresa maravillosa: leyó los nuevos libros de su editorial, Ediciones Liebre, que trajo en su maleta desde Chile. Además, leyó muchos de nuestros favoritos, como Estaba la ranaNosotros y Yo tenía 10 perritos.

Paloma Valdivia leyendo "¡Puf!", uno de los libros publicado por su editorial, Ediciones Liebre.

(Paloma Valdivia leyendo “¡Puf!”, uno de los libros publicado por su editorial, Ediciones Liebre)

El momento de la firma de libros se convirtió en un encuentro cercano lleno de risas y anécdotas sobre sus lecturas.

¡Los primeros en llegar a la fila!

(¡Los primeros en llegar a la fila!)

Paloma conversando con Emiliano y

(Paloma conversando con Emiliano y María Paula)

Una de las lectoras más pequeña de Paloma: Aila junto a su mamá, Malika.

(Una de las lectoras más pequeña de Paloma: Aila junto a su mamá, Malika)

Para Lucía, Valentina y Alejandra esta firma será inolvidable.

(La firma y el dibujo de Paloma para Valentina, Alejandra y Lucía)

Al final, estar con Paloma Valdivia se volvió un recuerdo inolvidable para los niños, que han crecido con sus historias y se han permitido encontrarse, una y otra vez, en sus personajes. Y, como nos lo demostraron Emilio y Martín, también se han permitido ellos mismos ser esos libros:

Ser libros

Gracias por tu visita

Síguenos

Nuestra directora: “Vuelos que siguen vacíos”

i mar 26th No Comments por

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 26 de marzo de 2019, Yolanda Reyes escribió:

Vuelos que siguen vacíos

 

“La feria internacional del libro universitario en Xalapa @FILU_UV está dedicada a Colombia, pero llama la atención que entre los escritores invitados no hay ninguna mujer escritora”, escribió Laura Gómez en Twitter, y mostró el afiche promocional de la feria en el que aparecían ocho escritores varones. ¿Es un evento solo para hombres?, preguntaba esta “socióloga y literata en formación”, según se define en su perfil, y recordaba la etiqueta de #ColombiaTieneEscritoras, creada en 2017, cuando la Biblioteca Nacional de Colombia organizó una presentación de autores colombianos en París, sin incluir autoras.

¿Sería posible que el Ministerio de Cultura o la Biblioteca Nacional hubieran olvidado las repercusiones de aquel episodio?, fue una primera pregunta, pero pronto supimos que las invitaciones habían sido hechas desde la Universidad de Veracruz, lo cual ilustraba nuevamente (viejamente) esos currículos ocultos en los que se han (nos hemos) formado tantas generaciones, incluyendo a los organizadores de la feria. Y, aunque la reacción suscitada en las redes por semejante cartel que pretendía mostrar la literatura del país solo con rostros de hombres era una buena señal, precisamente por eso era imperativo hacer las viejas preguntas: ¿quiénes eligen, con qué criterios y por qué se repite la historia?

Después de leer los textos que reciclaban lugares comunes sobre el café, las esmeraldas y las mariposas amarillas para presentar a Colombia en la feria, y de preguntarle a Germán Martínez Acebes, su coordinador, por la ausencia de escritoras, temo que, en lugar de una intención deliberada de excluir mujeres o de un juicio de valor sobre obras y trayectorias, lo que se infiere, simplemente, es la antigua práctica de no indagar más allá de lo que aparece primero (¿de no leer más a fondo?) y de conformarse con esas miradas únicas –pero no me refiero solo a asuntos literarios ni a países invitados– que limitan el mundo a una visión esquemática y poco informada.

En ese sentido, las respuestas que recibí son elocuentes: “Tienen razón en cuanto a la falta de representación literaria de mujeres colombianas, pero créame que la programación la fuimos confeccionando y así quedó de manera fortuita”. “Somos una universidad y, por supuesto, una feria del libro que busca la diversidad y respeta todas las voces… verá que hay académicas colombianas relevantes… en un foro… y una brillante estudiante de literatura”. Frente a estas palabras, hay poco que agregar: las exclusiones por género parecen ‘fortuitas’ y las explicaciones que se dan suelen agruparse en tendencias de este estilo: “tienen razón, fue sin culpa, la próxima vez lo tendremos en cuenta” o “agradezcan que ‘les’ invitamos a tal y cual” (pero en otra jerarquía)… Al lado de esas disculpas políticamente correctas, la otra tendencia es la burla o la descalificación: desde feministas superficiales que no son suficientemente buenas hasta viejas resentidas porque no las invitaron son las frases que circulan por las redes.

Así como lo mostró la propaganda desafortunada de ‘El vuelo vacío’ de Avianca, es posible encontrar innumerables “vuelos vacíos”, no solo en la vida cultural, sino en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Sin embargo, en un ámbito académico como el de la Universidad de Veracruz, que no creo que sea un caso aislado, tenemos la responsabilidad de sostener la pregunta y de llenarla de contenido.

¿Qué están haciendo las mujeres en las letras colombianas, mexicanas, latinoamericanas? ¿Cuál es su lugar en el mundo cultural de este momento y cómo su trabajo está movilizando un cambio de paradigma? Seguir sin acusar recibo de estos cambios no solo es imperdonable, sino empobrecedor para todos.

YOLANDA REYES

Síguenos

¡Así celebramos la Navidad!

i dic 6th No Comments por

Encabezado

Faltan veinte días para Navidad, pero en Espantapájaros ya estamos celebrando. Por ahora, estamos celebrando lo rico que es estar juntos y poder expresar cuánto nos queremos. El lunes de esta semana tuvimos la fiesta del final del semestre con los niños, las niñas y las familias de nuestro jardín infantil.

A la fiesta vino una invitada maravillosa:

MdelSol

Además de ser una amiga de la casa, María del sol es autora de libros para niños. Uno de ellos, ¡Arre, borriquita!, es una adaptación de la historia tradicional sobre María, José y su viaje a Belén, con ilustraciones, villancicos y mucho humor.

1

Mírennos: ahí estábamos, un lunes por la mañana, bailando por toda la casa y haciendo mucho ruido. Para eso es la Navidad, ¿o no?

2 copy

Después de cantar y bailar, María del Sol firmó nuestros libros. ¿Quién no quiere tener su propio ¡Arre, borriquita! autografiado?

Firmas

Y al final escribimos nuestros deseos para esta Navidad. Cada deseo fue distinto porque cada niño es distinto: ya sabemos que cada niño es un mundo.

Papá Noel llegó de sorpresa para ayudarnos a guardar nuestras cartas en el buzón.

Collage cartas y papá noel

También aprovechamos para disfrutar de la comida que nosotros mismos habíamos preparado: galletas y aguas frescas para decirles a nuestras mamás, a nuestros papás, a nuestras abuelas y a nuestros abuelos cuánto los queremos.

Las fresas y las uvas que nos comimos las habíamos cosechado en nuestra huerta, especialmente para este día.

5

Final

Vamos a seguir celebrando todos estos días y queremos pasar tiempo con todos ustedes. Este viernes, 7 de diciembre, para el día de las velitas, los estaremos esperando en nuestra librería.

Síguenos

¡Así vivimos el 31 de octubre!

i nov 2nd No Comments por

Calabazas

En Espantapájaros, lo que más celebramos el 31 de octubre es la imaginación de los niños.

Este año, la fiesta empezó un día antes porque el 30 fue martes y los martes siempre tenemos el taller de Cuentos en pañales. Con los bebés que vinieron ese día, nos dieron ganas de movernos como esqueletos y por eso leímos (y cantamos) Chumba la cachumba, de la tradición oral. Ese libro, en la edición publicada por Ekaré, fue el favorito de la tarde pero también disfrutamos con canciones de risa, de fiesta y de susto.

Collage3

Encabezado1

con los niños del jardín infantil tuvimos un día lleno de juegos. Y de literatura, que nunca puede faltar.  Como siempre, las caras de felicidad, sorpresa y concentración de los niños eran tan expresivas y tan llenas de detalles como las páginas de los libros. De toda la casa, el lugar favorito de muchos de ellos fue la librería que, por ese día, dejó de ser la librería Espantapájaros para convertirse en la guarida de Los tres bandidos (el libro de Tomi Ungerer), en donde los niños buscaron el tesoro de monedas de oro de chocolate que los tres bandidos habían escondido.

Redes

 

Síguenos

Comunidad Espantapájaros: Cumpleaños en pañales

i sep 18th No Comments por

Encabezado completo

Siena ha estado viniendo al taller de Cuentos en Pañales desde que tenía 7 meses. El 30 de agosto cumplió su primer año y en Espantapájaros lo celebramos de la mejor forma que conocemos: en medio de libros y con la compañía de su mamá, amigas y amigos.

Nathalia, la profesora, seleccionó los libros más divertidos sobre cumpleaños. El favorito de Siena fue Regalos, de Estrella Ortiz y Carles Ballesteros, por el juego de las cosquillas, que son el regalo para la niña. ¡El salón se inundó de risas!

b

a

f

d

e

Feliz cumpleaños

Síguenos

Comunidad Espantapájaros: Carolina Vegas y “la culpa de las mamás que trabajan”

i sep 17th No Comments por

ComunidadEspantapajaros

Más que un jardín infantil, Espantapájaros es una comunidad: un grupo de personas, grandes y pequeñas, que están cerca, se apoyan, se oyen, comparten preguntas, ideas, y búsquedas. En estos años nos hemos dado cuenta de que hablar con las mamás y los papás de nuestros niños nos abre la mente. Y como siempre estamos recibiendo información sobre sus experiencias, oficios, miradas y opiniones, hemos decidido que queremos compartirla con ustedes. A partir de hoy, cada semana publicaremos un enlace, un artículo o un video de un miembro de la Comunidad Espantapájaros: una mamá, un papá, una abuela, un abuelo, una ex alumna, un ex alumno… o cualquier persona que esté unida a nosotros por los hilos del afecto y el recuerdo.

Carolina

©Guillermo Torres

Hoy les recomendamos este artículo de Carolina Vegas: “La culpa que persigue a las mamás que trabajan“. Carolina es escritora, periodista y editora. Es la autora de los libros Un amor líquido El cuaderno de Isabel y actualmente es editora de la revista Semana. En esta revista, ha creado un espacio, “Universo Crianza”, para hablar sobre todo lo que pasa en la vida cuando se toma la decisión de tener y criar hijos. Los invitamos a que exploren la página y, especialmente, a que lean este artículo, sobre la culpa, las responsabilidades y las emociones relacionadas con trabajar y ser madre.

Esperen la próxima semana más noticias de la #ComunidadEspantapájaros

Síguenos

“Constelaciones”: una historia de Juliana Camacho

i ago 23rd No Comments por

*

En Espantapájaros, agosto es un mes muy emocionante. Al jardín infantil llegan niños, niñas y bebés que no conocíamos; personas nuevas, fascinantes, que nos enseñan cosas desde que las vemos llegar por primera vez.

Las personas que pasan por Espantapájaros son muy difíciles de olvidar (tal vez imposibles). Hoy, por ejemplo, recordamos que hace cinco años entró al jardín Olivia Correa. Su lugar favorito era el parque, o, al menos, el lugar del que más hablaba: gritaba “¡paque! ¡paque! ¡paque!”.

Su mamá, Juliana Camacho, escribió para su blog (Mi vida con Olivia) este artículo precioso sobre la llegada al jardín infantil, sobre cómo ese cambio en la rutina les transformó la vida a las dos y les abrió el universo. Decidimos compartirlo con ustedes en nuestro blog, porque sabemos que varios papás, mamás, abuelos, abuelas, tíos, tías, hermanos y hermanas mayores se están preguntando, como se lo preguntaba Juliana, cómo soltar la mano de los más pequeños de la casa.

Pasen y lean:

Constelaciones

 

Uno sabe que en el universo hay otros planetas, miles de estrellas y agujeros negros, soles distantes que no nos alumbran y lunas que no vemos al caer la noche. Sin embargo, la vasta extensión del universo es tan cercana a la idea de infinito, que a veces nos cuesta hacerla entrar en nuestro entendimiento – siempre un poco miope -.

Hace una semana Olivia entró al jardín infantil. Hace ocho días ella y yo nos tomamos de la mano, cruzamos el portal de Espantapájaros y descubrimos juntas una nueva constelación. Olivia sabía que en el mundo hay otros niños y otros adultos, que existen rodaderos, libros, columpios, casas. Pero desconocía la estructura que se forma cuando todos esos elementos confluyen en un mismo punto del universo. Ella entró al jardín como quien mira a través de un telescopio. Todo tan misterioso, tan apasionante. ¿Quiénes son esas señoras tan simpáticas que la saludan y la invitan a seguir? ¿Por qué tantos niños como ella jugando entretenidos, corriendo, conversando a media lengua? ¿Y ella dónde se ubica en ese cielo extranjero?

Uno

A mí me pasó algo similar. Sabía de la existencia de los jardines infantiles porque asistí a uno de ellos cuando tenía la edad de Olivia, porque los veo desde la calle y sé para qué sirven. Incluso, desde antes de tener a Oli en mi barriga supe que mi hija iría a Espantapájaros porque a Yolanda Reyes, su directora, la conozco desde tiempo atrás y admiro su trabajo, además de compartir su visión de la infancia. Pero aún así, hace una semana crucé la puerta de “Espanta” nerviosa y expectante. ¿Cómo hago para soltar la mano de mi Olivia? ¿Cómo dejarla ir a otra constelación tan poblada de estrellas nuevas?

La respuesta a sus preguntas y las mías se ha dado serenamente, sin traumatismos. Con la ayuda y la comprensión del equipo de Espantapájaros, Olivia y yo hemos aprendido en estos días a conocer la dinámica de esta nueva porción del universo, y sobre todo a encontrar nuestro lugar allí. La pequeña Oli ha disfrutado conocer nuevas estrellas que como ella saltan y titilan. También ha visto que en la nueva galaxia hay otros satélites parecidos a mamá y papá, que la cuidan y le enseñan cosas nuevas. Yo también he podido soltar su mano de a pocos, acercarme y alejarme por momentos, como los eclipses.

Tres

El pasado lunes, una semana después de haber emprendido juntas nuestro viaje intergaláctico, crucé la puerta de Espantapájaros con mi pequeño planeta – mi pequeña estrella – sonriente, tomada de mi mano. Ya adentro, Oli me soltó y yo le planté un beso grande en la frente. La vi acercarse a otros niños hasta perderse en medio de esa nueva constelación. Entonces, fui capaz de ocultarme por unas horas como el sol cuando es de noche o la luna cuando es de día.

Dos

Síguenos

¡Bienvenidos a su nueva casa!

i ago 14th No Comments por

Volvió la alegría a Espantapájaros…

¡Nuestros niños nuevos han estado conociendo su segunda casa! En esta etapa determinante de sus vidas, la transición se ha hecho a través del juego y, como siempre, con la compañía de toda la familia. 

Algunos han preferido jugar en el muñequero: con carritos, martillos o bebés.

(Gabriel Buitrago Góngora, Sebastián Consuegra María y Alejandro López Venegas)

(Gabriel Buitrago Góngora, Sebastián Consuegra María y Alejandro López Venegas)

(Paula Granados Blanco)

(Gabriel Buitrago Góngora y Paula Granados Blanco)

(Simón Barrales Quintero)

(Simón Barrales Quintero)

Otros prefirieron estar al aire libre: para jugar en la arenera, resbalarse por el tobogán o cocinar…

(Alana Camargo Moreno y su papá, Juan David Camargo)

(Alana Camargo Moreno y su papá, Juan David Camargo)

(Gabriel Buitrago Góngora y Sofía Malagón Marín)

(Gabriel Buitrago Góngora y Sofía Malagón Marín)

(Alejandro López Venegas)

(Alejandro López Venegas)

(Sebastián Consuegra María)

(Sebastián Consuegra María)

¡También  hubo torres altas y sonrisas enormes!

(Emiliano Barreto Benavides)

(Emiliano Barreto Benavides)

(Silvana Jiménez Méndez)

(Silvana Jiménez Méndez)

Y, claro… ¡los libros estaban por todas partes!

(Carmen Dreyer Navas, Paula Dreyer Navas, y su papá, Pablo Dreyer)

(Carmen Dreyer Navas, Paula Dreyer Navas, y su papá, Pablo Dreyer)

¡Qué ilusión volver a recibirlos en este hogar!

Síguenos

¡Así terminó nuestro curso de vacaciones!

i jul 30th No Comments por

El viernes 27 de julio cerramos nuestro curso de vacaciones de la mejor forma que conocemos: con libros. 

Invitamos a las familias a visitar “la feria de los más mordidos” y organizamos un picnic literario con nuestros cuentos favoritos.

¡Todo listo para comenzar!
¡Todo listo para comenzar!

Cada familia escogió un lugar de la casa, aunque eso era lo de menos… ¡lo más importante eran las lecturas compartidas!

(Emma Gallego y su abuela)
(Emma Gallego y su abuela)

(Valentina Angarita y sus abuelos)
(Valentina Angarita y su familia)

(Joaquín Sarmiento y su mamá, Juanita Kremer)
(Joaquín Sarmiento y su mamá, Juanita Kremer)

Había algo nuevo en Espantapájaros: un micrófono abierto para que los niños se acercaran a leer. ¡Y casi todos participaron!

(Miguel Morera leyendo Donde viven los monstruos)
(Miguel Morera leyó Donde viven los monstruos de Maurice Sendak)

(Susana Perilla leyendo Mi madre es rara)
(Susana Perilla leyó Mi madre es rara de Rachna Gilmore y Brenda Jones)

(Alejandra Muriel y su mamá, Mónica Benrey, leyendo Vamos a cazar un oso)
(Alejandra Muriel y su mamá, Mónica Benrey, leyeron Vamos a cazar un oso)

(Joaquín Muñoz y Yolanda Reyes leyendo El libro del osito)
(Joaquín Muñoz y Yolanda Reyes leyeron El libro del osito)

(Gabriel Sandoval y su papá, José Sandoval, leyendo Mi burro enfermo)
(Gabriel Sandoval y su papá, José Sandoval, leyeron Mi burro enfermo)

(Leonardo Castro, papá de Nicolás Castro, leyendo ¡No, no fui yo!)
(Leonardo Castro, papá de Nicolás Castro, leyó ¡No, no fui yo!)

También había una pequeña librería, atendida por los “niños libreros”, en la que todos podían encontrar su libro favorito. 

(Pablo y su abuela buscando la mejor opción para comprar)
(Pablo y su abuela)

(Susana Perilla y su mamá, Marcela Arenas, recorriendo la librería)
(Susana Perilla y su mamá, Marcela Arenas)

¡Nos vemos el próximo año!

Síguenos