Una galería al estilo Espantapájaros

i jul 14th No Comments por

Durante la semana Espant-Arte, los niños del Curso de Vacaciones jugaron con diferentes técnicas, masas, volúmenes y posibilidades para crear sus propias obras de arte. Desde aviones de plastilina hasta cuadros hechos con tiza se robaron la atención de quienes visitaron nuestra galería y participaron en la subasta.

A2

 

A6

 

A5

 

A4

 

A1

 

Para hacer esta obra, Antonia moldeó plastilina, la partió en trozos pequeños y luego la puso en sus uñas para darles forma. Luego, retiró la plastilina y la ubicó sobre la cartulina negra.

A9

 

También trabajamos con arcilla. En la subasta, uno de los curadores les reveló a los espectadores un secreto: mientras los artistas moldearon las figuras, la arcilla les dijo al oído qué forma darle a sus obras. Y este fue el resultado del trabajo de Mateo: “Pterodáctilo en picada”.

A10

 

Rafael puso pintura verde y harina en sus manos. Luego las deslizó sobre una cartulina para realizar un cuadro. Cuando terminó no solo apreció su obra, también miraba asombrado sus manos. Recorrió todo el lugar para mostrarles a sus compañeros el color verde de sus dedos y sus palmas.

A11

A13

 

Joaquín estaba concentrado. Mezcló diferentes pinturas para darle su toque personal a una caja.

Jo3

 

Pero eso no fue todo. Este artista siguió trabajando y, después de que terminó de pintar la caja, creó su propia escultura. Se sentó y empezó a ubicar un cubo sobre otro.

Jo1

Y cuando ya no alcanzó desde el suelo, su puso de pie para seguir ubicando los cubos.

Jo2

¿Y cómo fue la subasta?

Los curadores se encargaron de explicarle al público las técnicas que utilizaron nuestros artistas. Luego, empezaron a “vender” cada una de las obras.

A14

 

Tomás ya estaba listo para que algún espectador comprara su obra “Mi avión de Avianca”. Utilizó la técnica “Moldeado con plastilina” para hacerla.

A15

 

Bernardo Montoya, nuestro artista invitado el día de hoy, presentó la obra y luego dijo: “¿En dónde está Tomás, autor de este avión?” De repente, una voz se alcanzó a escuchar en medio del público. “Aquí estoy”, respondió el artista mientras se paraba. “¿Cuánto dan por la obra de Tomás?”, preguntó Bernardo. Una señora respondió: “Cinco monedas”. “Yo doy seis monedas”, dijo Jennyfer. “¡Vendida!”, concluyó Bernardo. Tomás se acercó con alegría a para recibir su “pago”.

Y hasta el pago lo disfrutamos en esta subasta. Cada artista recibió monedas de chocolate cuando sus obras eran “vendidas”.

A16

 

Emma también vendió su obra. Recibió cinco monedas de chocolate. Su mamá fue quien la compró. “¿Qué hiciste en tu pintura, Emma?”, le preguntó. “Un dibujo”, respondió ella. “¿Y de qué era el dibujo?”, volvió a preguntar su mamá. “De una pintura”, contestó la pequeña artista.

A17

 

Los artistas y el público apreciaron cada obra. ¡Todas fueron vendidas! Así se divirtieron los niños, no solo creando sus obras sino también compartiendo sus experiencias con otras personas.

Síguenos

Libros caóticos: una obra de arte moderno

i jul 13th No Comments por

Los niños del Campamento Literario crearon esta obra de arte, “Libros caóticos”… lógicamente, ¡basada en el amor por la lectura! Se inspiraron en la obra “Brancusi, Hadid y Costa” (2016), del artista colombiano Bernardo Montoya, que será nuestro invitado especial mañana en la subasta de arte con la que cerraremos la segunda semana de nuestro Curso de Vacaciones.

IMG_20170713_104259

Para ver la obra de Montoya, sigan este enlace: https://youtu.be/eeVS-FZw4HU
Y su página web: http://www.bernardomontoya.com/
Síguenos

Bienvenidos al Restaurante Espantapájaros

i jul 10th No Comments por

No. Este no es un restaurante de alta cocina y tampoco tiene Estrellas Michelin. Aun así, conserva una magia única que atrapa a cualquier persona que entra en él. Sus chefs combinan ingredientes frescos y utilizan las técnicas adecuadas para preparar platos deliciosos. Sus comensales son sinceros y tienen un paladar fino. ¡Bienvenidos al Restaurante Espantapájaros!

R22

Las mesas y las sillas están en su lugar. Los individuales están llenos de color. Algunos son verdes y amarillos, mientras que otros son azules y rojos. Sobre ellos están una servilleta y una cuchara. En una pared se encuentra la carta. Crispetas, montaditos sobre arepa, nachos y merengue con fresas conforman el menú para hoy.

Los chefs y los comensales trabajaron en equipo durante una semana. Se divirtieron cocinando, probando nuevos sabores y organizando los manteles e individuales para darle al Restaurante Espantapájaros su propia distinción. Flora probó los arándanos y después aseguró: “Yo no quiero ponerlos en la receta porque son muy dulces”. Celeste regó el queso por toda la masa de una pizza y luego puso el jamón, no sin antes haberle hecho el control de calidad a cada ingrediente. Tomás mordió el merengue asegurándose de no comer la fresa. “A mí no me gusta el sabor de las frutas”, decía.

R23

 

En la decoración del lugar hay todo tipo de dibujos. Detrás de una mesa, en la pared, está la silueta de una persona: Martina la dibujó con marcadores. Simón, uno de los chefs, se acerca a ella y la observa con atención. Extiende su dedo y dice: “Él es Jorge”.

Los miembros del restaurante se han preparado para la llegada de un invitado especial. Juan Martín lució su traje de chef por todo el lugar. No solo se vistió con gorro y delantal para cocinar, sino también para recibir a Jorge Rausch como se debía. Los niños siguieron, al pie de la letra, las recetas de su libro Yo también quiero ser chef. Pizzas, barritas de granola y torta de pancake fueron algunos de los platos que cocinaron. Isabela probó la torta y sonrío. Aseguró que no estaba rica, sino deliciosa.

 

R24

Tan pronto Jorge llega al Restaurante Espantapájaros, los niños se acercan para saludarlo. Juan Martín lo abraza y le muestra su traje. Mariana le dice que a ella también le gusta cocinar. Martina abre el libro y le pide que se lo firme. Él mira con agrado cada detalle: los individuales y manteles que ellos mismos hicieron, el letrero que da la bienvenida al restaurante, el menú, los dibujos y las fotografías. Carmen le muestra la foto en donde está preparando las barritas de granola y Jorge le pregunta: “¿Te gustaron?” Ella, con firmeza, responde: “¡Sí!”.

Los comensales, un grupo de niños, se ubican en cada mesa y se alistan para comer. Joaquín disfruta la arepa. Antonia muerde el merengue. Julieta sujeta un recipiente con crispetas y las empieza a comer, una por una. Todos se concentran, pero sin dejar de observar a Jorge Rausch.

 

R25

Después de unos minutos, él se sienta para firmar los libros. Es el turno de Antonia. Ella lo mira y le pregunta: “¿Cierto que tú cocinas lo salado y tu hermano, lo dulce?” Él le responde: “Sí, señorita”. La mamá de Antonia, a lo lejos, afirma que a su hija le encanta cocinar. “¿Qué te queda más rico?”, dice Jorge mirando a Antonia. “Todo”, contesta ella.

 

R26

El Restaurante Espantapájaros es único. El interés de sus miembros por aprender, mostrar lo que han hecho y recibir con agrado a su invitado fue suficiente para captar la magia de este lugar.

R17

R18

R19

R27

R21

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos

La visita de Paloma Valdivia a nuestro jardín

i may 12th No Comments por

WhatsApp Image 2017-05-11 at 15.58.14

Paloma Valdivia, autora e ilustradora chilena invitada a Filbo 2017, compartió una mañana con los niños de Espantapájaros. Hemos leído y cantado sus libros desde hace muchos años y algunos como “Duerme Negrito” , “Estaba la rana” y “Yo tenía diez perritos”, han estado en nuestra lista de Los más mordidos.

 

WhatsApp Image 2017-05-11 at 13.41.37

Los lectores de Paloma en el jardín de Espantapájaros tienen entre 1 y 5 años. Pensamos que cada bebé nace con un libro debajo del brazo y por eso nuestros encuentros con los autores son una experiencia que se prepara para que, más allá de la firma de libros, tenga un antes, un durante y un después. Cada encuentro con los creadores de las historias que pueblan nuestra imaginación es un ritual. En la espera nos llenamos de ilusión y de cierta forma la construimos: leemos una y otra vez las páginas y compartimos nuestro mundo con el de las historias.

Los papás y las mamás de los niños fueron invitados a una “Hora del cuento” y, con nuestras voces y las suyas, seguimos conociendo a Paloma y cada niño empezó a contarle a su familia qué libro o libros quería elegir (¡Decisiones muy difíciles!)

(Mónica Giraldo, mamá del jardín, cantando con los niños de 4 y 5 años del grupo de Lucía Liévano)

Y así creció en nosotros el anhelo hasta que por fin llegó el día tan esperado. Nuestra casa recibió a Paloma Valdivia con todas sus historias.2222

Las semanas de preparación, los libros que leímos y las canciones que cantamos y toda nuestra ilusión se desbordó y le dimos una serenata.

 

¡Teníamos tantas preguntas y queríamos contarle tantas cosas de sus libros!

33333

Por ejemplo, que sabíamos en qué trabajaban los castores y que, como las abejas, nuestros padres también trabajan mientras que nosotros jugamos. Le preguntamos además sobre su abuela que habíamos visto dibujada en “Es así” y nos contó que cuando su hijo bajaba del cielo se cruzó con su abuela que subía. Ambos se saludaron y se desearon felicidad.

4444444

 

En los días anteriores a su visita habíamos estado conversando sobre los que vienen y los que se van y habíamos dibujado, así como hace Paloma, nuestros propios personajes que se cruzaban en el cielo. Sofía nos contó de la hija de Lina que iba a nacer y que se cruzaría con los pajaritos que enterró Max. El tigre bebé del que nos habló Bernardo con seguridad se cruzó con Simón Bolívar, que Gael dibujó como uno de los personajes que se había ido.

¡Y después de nuestras conversaciones Paloma nos mostró el regalo que traía para Espantapájaros! Es una de sus nuevas ilustraciones para un libro aún inédito sobre la imaginación. Entonces jugamos a pensar en todo lo que podíamos imaginar…

Un monstruo con dos cabezas

Muchos animales marinos

Y también ovejas que navegan con el marinero.

5555555555

Queríamos que Paloma firmara todos nuestros libros.

Los niños, tan sabios y expertos en elegir el libro justo para el momento justo, decidieron qué libros querían que la autora les firmara.

Rebeca trajo toda su colección.

6666666

Y en las páginas Paloma firmó y dibujó pájaros y flores, nuevos personajes que poblaron las historias.

7777777777

También tuvimos tiempo de mostrarle nuestras páginas favoritas y leerlas con ella. En algunos casos la emoción nos dejó mudos.

888888888

Su visita, como sus libros, se grabó en nuestras memorias.

999999999

En nuestra casa todavía se oyen murmullos de sus canciones y como lectores seguimos releyendo y, con nuestros padres, continuamos encontrándonos en los libros.

¡Gracias Paloma!

 

Pos data:

¡Paloma nos escribió para agradecernos por tantas sorpresas! Sigue admirando la belleza de los dibujos de los niños y las actividades que teníamos planeadas para ella la conmovieron hasta casi llorar. Para Paloma también fue una experiencia inolvidable.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154548579523388&set=a.10152826898623388.1073741829.743813387&type=3&theater

 

 

 

Síguenos

En Espantapájaros vivimos las transformaciones

i abr 7th No Comments por

Y la historia de hoy de nuestro jardín comienza con un cuento sobre uno de los insectos que se transforma en otro durante su vida: las mariposas1

Abrimos el libro y el mundo de la historia se toma el salón y las paredes se llenan de árboles y hojas e insectos en todas las fases de transformación.

3

Cuando el cuento termina, el mundo de la historia se queda dentro del salón y de nosotros.

Antonia y Martín nos enseñan una de las libélulas que hicieron hace unos días.

7

Mientras tanto Tomás nos muestra los capullos en los que se envuelven las mariposas antes de ser mariposas, ¡las crisálidas!

4

 

Al final, en medio del bosque de papel y colores, Martín nos deja ver cómo vuelan las mariposas.

5

 

Esta fue una clase de Espantapájaros con los niños de 3 años, Jennifer Benitez.

Logo morado PNG copia

Síguenos

Así pasan las mañanas en Espantapájaros

i mar 31st No Comments por

Así comienzan los días en Espantapájaros…

Algunos decidimos empezarlo con historias de tiempos lejanos, aventuras, lobos y canciones que oímos en las voces de otros…

55

¡o en la nuestra!

111

Jugamos y construimos ciudades enteras juntos.

 

33

¡Ah! Y es que hasta los cocodrilos a veces necesitan ayuda para amarrarse los zapatos…

44

En un mundo de historias y personajes, así pasan las mañanas en Espantapájaros.

 

ultima

 

Síguenos

El mundo enterrado

i mar 16th No Comments por

¡Vamos a ver qué encontramos por acá!

1

¿qué hay ahí escondido en tanta harina?

¡Un dinosaurio! ¿quién más estará por ahí escondido?

2

Encontraste una tortuga Manu, ¡qué bien!

3

Y tu Dani, ¿qué ves entre tantos papeles?

4

¡Otro dinosaurio!

5

¿Ya vieron lo que encontró Cris?

6

Ya vamos a acabar, ¡miren todo lo que encontramos enterrado!

 Dinosaurios, cerdos, tortugas… tantos animales.

7

Ahora… a limpiarnos un poco…

8

¡Para volver a empezar!

 

Curso de María Paz Saenz con los más pequeños del jardín

Logo morado PNG copia

Síguenos

¿Por qué cocinamos en Espantapájaros?

i mar 3rd No Comments por

 

Y acá les dejamos la receta de las galletas infalibles de Sofi para cocinar en familia.

Galletas infalibles de Sofi

Ingredientes:

  • 1 ½ tazas de harina de trigo.
  • 2 tazas de Maizena.
  • ¼ de mantequilla.
  • 1 huevo.
  • Un chorrito de vainilla
  • Una cucharadita de polvo de hornear.
    Un chorrito de leche.

Preparación

Mezclar el azúcar con la mantequilla, agregar la harina y la maizena y continuar revolviendo continuamente. A continuación agregar el huevo, el polvo de hornear y la esencia de vainilla.

Precalentar el horno y engrasar la bandeja para llevarlas al horno.

Síguenos

Semana de fiesta en Espantapájaros: Cierres de semestre

i dic 23rd No Comments por

Esta semana tuvimos la oportunidad de compartir con los niños que vienen al jardín y sus familias los cierres de semestre de cada uno de los grupos. Junto con todo el equipo de Espantapájaros, los niños y las profesoras preparamos dos días llenos de libros, villancicos e invitados muy especiales.

El lunes fue el cierre de semestre de los niños del grupo de Natalia y Ana María, los más pequeños del jardín. Durante toda la mañana compartimos con los niños y sus papás dos de las actividades que sus hijos más disfrutan en Espantapájaros: la Hora del Cuento y la clase de música, que esta vez giró alrededor de la Navidad. Eliana García, profesora de música, nos acompañó en un pequeño concierto, mientras que en la Hora del Cuento leímos los cuentos favoritos de los niños: Mi papá, Mi mamá, de Anthony Browne; y Éstas son las mañanitas, de Carlos Pelliecer, entre otros.
Al final hubo tiempo para tomar onces y pasar un rato con todas las familias.

 

El miércoles llegó la siguiente celebración: el cierre de semestre de los niños más grandes. Para este día tuvimos la fortuna de tener la visita del autor colombiano Ivar Da Coll. Fue una mañana inolvidable en la que los niños y sus familias disfrutaron con las historias de Chigüiro, José Tomillo y Hamamelis, entre otros famosos del autor. Ivar recorrió nuestro jardín y los niños y sus padres escucharon de su propia voz las historias de sus libros favoritos.

Y allí no acabó la celebración, aprovechando la reedición del libro Medias dulces, dejamos un espacio reservado para una fantástica fiesta de medias. ¡Sí!, papás y niños trajeron sus medias favoritas: las más lindas, pintorescas y llamativas, para bailar y jugar. Al final del día algunos de los niños decidieron dejar sus medias en Espantapájaros con la promesa de que la befana, esa simpática bruja, pasará por nuestra casa el 6 de enero para llenar las medias, tal y como lo hace en la historia de Ivar Da Coll.

¡Gracias a todos por acompañarnos!

Síguenos

Así celebramos Halloween en Espantapájaros

i nov 4th No Comments por

Hoy empezamos la semana celebrando nuestra fiesta de Halloween al estilo Espantapájaros. Los niños del jardín vinieron disfrazados y pasamos juntos toda la mañana.

Halloween_Espanta iHalloween_Espanta Halloween_Espanta Halloween_Espanta

Nuestra casa se convirtió en muchos mundos distintos: aquí nació un bosque, aparecieron calabazas y hasta Max, el personaje de Donde viven los monstruos, visitó nuestro jardín.

Max Max.


Al final del día, “jugamos en el bosque”, pero también salimos al parque, corrimos, disfrutamos el sol y revoloteamos por todo el jardín.

Juguemos en el bosque

¡Los dulces no faltaron! La casa de muñecas estaba llena de bolsas encantadas, bolsas que en sus pequeñas manos se convirtieron en objeto de sorpresa, juegos y fascinación.

Dulces Dulces
Dulces

Muchas gracias por esta fiesta de Halloween en Espantapájaros. Pasamos un gran día con todos nuestros pequeños héroes, doctoras, princesas y personajes de cuento.

Síguenos