Don Quijote en Espantapájaros: un curso de Carolina Sanín

i feb 23rd No Comments por

Espantapájaros tiene el gusto de anunciar el curso de literatura que Carolina Sanín dictará del 15 de marzo al 5 de abril de 2017.

don-quijote-encerrado

Grabado de Gustave Doré

Durante cuatro sesiones leeremos con detenimiento la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Observaremos la composición de la obra y los temas que la ocupan. Hablaremos sobre la amistad, la libertad, el deseo, la aventura, la frustración, la bondad, el trabajo y el ocio, el poder y sus límites, el amor romántico y la representación artística, entre otros asuntos. Pondremos atención a las articulaciones entre el pensamiento medieval y el pensamiento moderno, a la conjunción entre la cultura islámica y el cristianismo en España, a los descubrimientos del humanismo y al género de la novela.

Horarios: Miércoles de 5:30 a 7:30 pm en Espantapájaros del 15 de marzo al 5 de abril de 2017.

Inversión: 380.000.oo pesos colombianos, cuatro sesiones.

Inscripciones: comunicacion@espantapajaros.com / teléfono: 6200754

 

¡Inscríbanse pronto, cupos limitados!

 

real

Carolina Sanín es autora de las novelas Todo en otra parte y Los niños, el libro de cuentos Ponqué y otros cuentos, los libros de humor Yosoyu y Alto rendimiento, el ensayo biográfico Alfonso X, el libro para niños Dalia y la antología crítica Pasajes de Fernando González. Obtuvo un doctorado en Literatura Hispánica de la Universidad de Yale. Ha sido profesora de la Universidad de Los Andes y de la State University of New York-Purchase College. Ha sido columnista de El Espectador, Arcadia, Credencial, Semana Sostenible y Semana.com.

 

* Para la primera sesión se recomienda que los participantes hayan leído el Prólogo y los primeros siete capítulos de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

Síguenos

“Preguntas y respuestas” con Ivar Da Coll

i dic 13th No Comments por

Ivar Da Coll es un autor que no pierde vigencia; bien sea por sus libros o porque los niños (y también los adultos) que nos visitan adoran sus historias, Ivar siempre está cerca a Espantapájaros.

La última visita de Ivar Da Coll a Espantapájaros hace algunos años.

 

Recientemente la editorial SM reeditó uno de sus clásicos: Medias dulces, o como muchos lo recuerdan, “la historia de la befana”. Cuando llegó a nuestra librería celebramos la publicación, y por eso, como un festejo, quisimos invitar a Ivar a compartir nuestra celebración de navidad con los niños que vienen al jardín.

Antes de su visita hablamos con el autor y le hicimos algunas preguntas:

1. Todos los que crecimos con tus libros los recordamos como una parte especial de nuestra infancia, ¿nos contarías algún recuerdo especial de la tuya?

Todos los cuentos tradicionales que me leía mi mamá que venían publicados en Editorial Molino. Eran libros de gran formato, impresos en papel periódico y con ilustraciones en blanco y negro.

2. Y las historias, ¿te contaban historias cuando pequeño?, ¿tenías un contador o contadora de cuentos favorito?, como Julieta con su abuela, en Medias dulces.

Mi mamá. Ella no sólo nos leía a mis hermanos y a mí, sino que nos contaba historias de su niñez y de una amiga de su mamá que ayudaba a cuidarla a ella y a sus hermanas.

3. Ivar, ¿tienes un color favorito?, ¿cuál es?

Mis colores favoritos son el amarillo y el gris; cuando los combinan se ven muy bonitos.

4. Y una palabra, ¿tienes alguna preferida?

Agradecimiento.

5. Se acerca la navidad y seguramente nuestros lectores apreciarían una recomendación, ¿qué libros nos sugerirías?

Cualquier libro de Roald Dahl, especialmente, Las brujas y La maravillosa medicina de Jorge. Alicia en el país de las maravillas, pero en la edición de Alianza Editorial con traducción de Jaime de Ojeda. La Isla, de Armin Greder, y El libro triste, de Michael Rosen.

6. Por último cuéntanos qué libro le falta a Ivar Da Coll, quizá pueda aparecer este año en el árbol de navidad.

Ahorita mismo no he pensado en algún libro que me falte porque estoy leyendo uno bien, bien grueso: En busca del tiempo perdido de Proust y tengo en espera varios más que compré y que aún no he leído.

Síguenos

Desde Argentina, María Fernanda Maquieira contestó nuestras preguntas

i abr 20th No Comments por

En Espantapájaros celebramos la publicación de Rompecabezas, el primer libro de la argentina María Fernanda Maquieira, editora y autora de literatura infantil y juvenil. Como saben nuestros seguidores, María Fernanda vino a Colombia para participar en la Feria Internacional del Libro de Bogotá #FILBo2016 y nos visitó en Espantapájaros.

tapa rompecabezas

Leila Reyes, del equipo de Espantapájaros, estuvo hablando con María Fernanda, quien aceptó su propuesta de contestar algunas preguntas antes de llegar a Colombia, para que lentamente todos fuéramos armando nuestro rompecabezas. Compartimos con ustedes sus respuestas para que se animen a indagar más en esta historia. 

Leila: El título de tu libro nos propone una verdadera fascinación. ¿Qué inspira para ti la palabra “rompecabezas”, con qué la asocias y por qué fue la escogiste para el título?

María Fernanda: El título Rompecabezas surgió casi al final de la edición de la novela. Hubo otros títulos provisorios, pero ninguno me convencía. Entre las opciones, surgió ésta con fuerza, y junto con la editora del libro, Violeta Noetinger, pensamos que era una palabra que sintetizaba muy bien el conflicto central, como lo dice Mora: “un rompecabezas al que le faltaran las piezas”.

Un rompecabezas invita a pensar las partes por el todo, a poner el foco en cada fragmento, en cada encastre, en cada hueco, buscando el sentido de una figura que no se puede ver en forma completa, como una sucesión de árboles mirados de cerca que no permiten ver el bosque. En la novela Rompecabezas, Mora junta las piezas, construye, deconstruye y reconstruye las escenas de su vida, pero hay algunas que faltan, verdaderos agujeros negros en su vida: silencios, huecos, cuerpos que no están.

Leila: ¿Es la historia de Mora un guiño autobiográfico remitente a tu propia vida?

María Fernanda: La novela no es autobiográfica, no está basada en una historia real (como por ejemplo sí lo hacen Laura Alcoba en La casa de los conejos,  Raquel Robles en Pequeños combatientes o Paula Bombara en El mar y la serpiente), pero sí representa hechos que me pudieron pasar a mí o a cualquiera de mis compañeros en esa época. Es un relato posible y verosímil para mi generación -los que fuimos niños en los ´70 y adolescentes en los ´80-, atravesada por la Dictadura y la Guerra de Malvinas.

Pero sí hay un ambiente, un “espíritu de época”, que está totalmente colmado de recuerdos propios y ajenos, testimonios, canciones, publicidades, dichos y no dichos, lecturas, escenas escolares, para lo cual apelé a mis anécdotas personales, realicé varias entrevistas y recurrí a la investigación.

Leila: Al hacer la lectura, sentí que la incógnita que rodea a los padres de Mora puede verse como algo paralelo a las múltiples incógnitas de la edad adolescente, un momento que implica una gran búsqueda con uno mismo, no siempre fácil… ¿Cómo percibes tú ese tránsito entre niñez y adultez? ¿Cuáles son las herramientas más importantes para sobrellevarlo?

María Fernanda: El tránsito de la niñez a la adolescencia me resulta interesantísimo. Creo que hay algunas edades en la vida en las que las cosas cambian y todo está por suceder: los 11 (la edad de Mora) representa para mí ese salto, ese momento de duelo que es dejar la infancia y vislumbrar que adelante hay otra cosa. Hay dolor y aventura. Hay poder y rebeldía. Por eso me gusta tanto Alicia: la curiosidad, la caída al pozo, el cuerpo que crece desmedidamente, el traspasar la puerta, la transgresión a las normas, ir al otro lado del espejo, o descubrir un mundo diferente al propio…  En cuanto a los padres de Mora, hay un vacío por las ausencias que debe completarse, porque la desaparición es aún más terrible que la muerte, y solo puede lograrse si se cumplen tres conceptos: verdad, memoria y justicia. Dice Mora: “Lo peor no es la muerte —le confieso—. Lo peor es la espera. Por eso odio el suspenso, las historias con finales abiertos, esas que ponen continuará”.

***

Síguenos

Nombrar los agujeros negros: un ciclo de charlas en la Feria del Libro

i abr 15th 2 Comments por

Queridos amigos:

En pocos días empieza la Feria del Libro de Bogotá, FilBo 2016 y no queremos que se pierdan la programación cultural y académica.

Especialmente, queremos compartir con ustedes esta información sobre Nombrar los agujeros negros: De cómo la literatura se atreve a hablar de lo que nunca les dijimos…, un ciclo de charlas bajo la curaduría de nuestra directora, Yolanda Reyes, e incluida en la programación de Eventos Especiales de FilBo. 

A continuación compartimos con ustedes la información sobre el ciclo, así como la programación de las charlas. 

Nombrar los agujeros negros: De cómo la literatura se atreve a hablar de lo que nunca les dijimos…
Conversaciones en la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Curaduría: Yolanda Reyes. Espantapájaros.

“Más que una feria que se instala en la esperanza, esta será una feria que reconoce los retos y desafíos que debemos enfrentar colectivamente”, se propone en esta vigesimonovena edición de la FILBo, cuyo título, “Fin y principio: a propósito de la paz”, está inspirado en el poema de Wislawa Szymborska. Semejante desafío requiere comenzar por el principio que son los ciudadanos más jóvenes, quienes serán los encargados de “reconstruir puentes y caminos” como también se lee en el poema. Por eso, una de nuestras grandes tareas es ofrecerles opciones culturales para explorar otras noticias de sí mismos e imaginar otras versiones de país.

De ahí que la literatura, esa lengua franca que habla de la particularidad, resulte hoy más necesaria que nunca para hablar con los niños y los jóvenes de tantas cosas que nunca les dijimos; para dar nombre a los conflictos, las sombras y las soledades cotidianas, para recuperar la memoria histórica, pero también la memoria emocional, y para descubrir, en la experiencia de los otros, fragmentos de la propia vida.

Estas conversaciones con autores e ilustradores pretenden indagar sobre el sentido de leer y de escribir al lado de los niños y los jóvenes. Será una charla sin libreto (pero con un sutil hilo conductor), para construir, con las voces de todos, un encuentro que deje ideas resonando y muchos libros nuevos por leer.

Público: maestros, bibliotecarios, promotores de lectura, padres y madres de familia, jóvenes y todas las personas interesadas en la literatura infantil y juvenil.

Miércoles 20 de abril. 6 pm Salón: María Mercedes Carranza
No es fácil para los jóvenes. Literatura juvenil y contextos difíciles.

Pilar Lozano. (Colombia).
Beatriz Helena Robledo. (Colombia).
Presenta: María Fernanda Paz-Castillo. (Venezuela)

Viernes 22 de abril. 6 pm. Salón: María Mercedes Carranza
La historia y la memoria: cómo la literatura cuenta la historia de otras formas.

Antonio Malpica. (México)
Ana María Machado (Brasil)
Nilma Lacerda. (Brasil)
Presenta: Fanuel Díaz. (Venezuela)

Jueves 28 de abril. 6 pm. Salón: María Mercedes Carranza
Ilustrar la vida imaginaria. Artistas que inventan de otra forma.

Odilon Moraes. (Brasil)
Ivar Da Coll. (Colombia).
Roger Melo. (Brasil)
Jutta Bauer. (Alemania)
Presenta: Claudia Rueda. (Colombia).

Viernes 29 de abril. 6 pm.
La vida continúa… aun en medio del conflicto. Salón: María Mercedes Carranza

María Fernanda Maquieira. (Argentina).
Francisco Montaña. (Colombia).
Triunfo Arciniegas. (Colombia).
Presenta: María Osorio. (Colombia).

Sábado 30 de abril. 11 am. Auditorio Jorge Isaacs
Leer y escribir: refugios imaginarios

Janny van der Molen. (Holanda).
Marina Colasanti. (Brasil)
Yolanda Reyes. (Colombia)

 

Programación-Blog

Síguenos

Rompecabezas, de María Fernanda Maquieira

i abr 12th No Comments por

Reseña de Leila Reyes

Quizás haya pocos nombres tan sencillos y a la vez tan complejos para un libro como este, Rompecabezas. Quizás pasemos nuestras vidas intentando encajar piezas para darles algún sentido, buscando la ruta indicada: por la que nos guíe fuertemente el corazón, la cabeza y una pizca la intuición. O no. Quizás sea al revés y nos guste más un rompecabezas desarmado que podamos reorganizar continuamente.

Rompecabezas

El relato que nos propone María Fernanda Maquieira, autora de Rompecabezas, es fuerte desde el título, así como lo es la historia: desde el inicio hasta el final. La autora argentina nos narra los encuentros, las ilusiones y los pensamientos de Mora, una niña atrapada en el inicio de la adolescencia y, por ende, en medio de múltiples descubrimientos sobre la vida y sobre ella misma. Son los tiempos de la dictadura argentina y Mora vive con su abuela y una gata en Buenos Aires. Escribe poemas, pensamientos y listas en una libreta que siempre tiene cerca. 

Si algo cautiva en la lectura es el hecho de que se delinee tan claramente esa “voz de adentro”, aquella desde donde Mora palpa claramente el mundo que la rodea. Con la forma como está escrito el libro, los lectores nos vamos adentrando en su interior de una forma subjetiva y veraz; nos cruzamos con sus amigas, las Chicas de Siberia; con su primo Juan, al que adora, y con Dani, ese primer espejismo del amor encarnado en un adolescente amante del rock. En el rompecabezas de Mora cobran importancia las cosas cotidianas: el grupo de amigos cercanos, las «leyendas» con las que todos crecimos, el colegio, en el que a veces se sueña con alguna historia romántica y otras veces, se disecciona una rana, tal y como lo hacen las Chicas Fantasma aquel día “de estupor y vómito”…

Rompecabezas es un libro llamativo y lo es por el hecho de que hay una profundidad dolorosa a la cual Mora, a sus once años, se debe enfrentar. Es así como la protagonista de esta historia forma un carácter que se debate entre la madurez y ese toque naíf que nos permite ver desde nuestra propia perspectiva el mundo adulto, con sus ausencias, secretos y dolores. De Mora sabemos que no vive con su padre y su madre, así como intuimos que la ausencia puede estar ligada a un rastro de la guerra…

“Como si la ausencia de padre y madre fuera una mancha con tinta indeleble, una especie de daño irreparable, un rompecabezas al que le faltan las piezas”

Esta lectura de Maquieira es visceral, llena de estruendosas y deliciosas piezas en las que seguro cualquiera de nosotros se puede sentir identificado, en una u otra situación. Y es que es ahí, precisamente, es donde radica uno de los enormes poderes de la buena literatura: en la posibilidad de encontrarnos en las historias.

Síguenos

¡Gracias por los libros! —- Conozcan esta investigación sobre diseño de ambientes

i mar 31st 3 Comments por

El libro Diseño de ambientes para el juego: práctica y reflexión en Educación Inicial, de Sandra Marcela Durán Chiappe y María Consuelo Martín Cardinal, es el resultado de un proyecto muy interesante con docentes del Colegio Rosario de Santo Domingo de Bogotá, que nos da numerosas pistas sobre cómo adaptar los diferentes ambientes para el juego en los espacios de la educación inicial.

Diseno de ambientes

Durán Chiappe y Martín Cardinal parten de sus motivaciones para ser maestras y de cómo esa construcción interna las llevó a centrarse en el fortalecimiento del desarrollo integral de los niños y en la forma como los entornos ejercen una fuerte influencia sobre ellos. Asimismo, hacen énfasis en la importancia de conocer la institución donde se trabaja y sus diversas apuestas para poder evidenciar “maneras de ser y de estar”, adecuando así rincones como el juego, la construcción, las mesas, la biblioteca, entre otros.

De acuerdo con este libro, es esencial la intervención constante del maestro para reacomodar los ambientes en función de las necesidades que se presenten dentro del aula de clase. A su vez, es muy interesante ver cómo varios de estos espacios les dan amplia libertad a los niños para que sean ellos mismos quienes decidan de qué forma se apropian de lugares que les pertenecen y que van acomodando según determinados parámetros propios de su edad. Se da aquí lo que las autoras llaman: “encuentro con-sentido”, en paralelo con la idea de la escuela vista como un organismo vivo, sobre la cual Javier Abad -educador y artista plástico- ha propuesto que se tengan en cuenta ocho factores esenciales: ósmosis, habitabilidad, identidad, relación, constructividad, polisensorialidad, epigénesis y narración.

Este libro nos recuerda cómo el diseño de ambientes para el juego es un proyecto educativo y estético que transforma la práctica docente, pues promueve una reflexión constante que no es más que “un espejo: un proceso sobre sí mismo”.

Esta investigación llevará a los maestros y a las maestras a repensar los ambientes que proponen día a día, pues luego de leer a Durán y a Martín se comprende que los ambientes son “un dispositivo fundamental para la construcción de conocimientos”. El libro también incentiva un trabajo en equipo que permite poner los saberes a conversar y modificar el orden en las prácticas cotidianas. El espacio no es más que esa “seducción- estética” a la que es indispensable conferirle un sentido, cuyos contextos de juego posibilitan el desarrollo de múltiples dimensiones en la educación inicial.

Síguenos

La literatura y nuestra vida emocional

i feb 22nd No Comments por

Compartimos con ustedes este artículo de Leila Reyes, profesora de Espantapájaros, sobre lo valioso que es leer con los niños, sobre lo que significa para ellos la literatura.

IMG_8860

Leila Reyes es la profesora de los niños más grandes en Espantapájaros.

La literatura y nuestra vida emocional

De cada vida se podría hacer un escrito y de cada escrito se pueden hacer muchas lecturas diferentes. Según lo palpado, lo dejado, lo deseado.

La gran riqueza de la literatura es que nos ofrece infinidad de formas de percibir la vida. De darle un sentido a cada mañana, de renovarnos y empoderarnos a través de eso-que-sucede-allá-en-una-hoja. Y a la vez con nosotros mismos. Tan lejos y tan cerca. Compartir una misma emoción. Reconocerse en ella. O en “eso”, que no sabíamos nombrar, pero que tras toparnos con tal o cual personaje, tenemos la certeza de dilucidar mejor ahora. Pues tú eres yo y yo soy tú. Qué increíble descubrimiento.

Desde muy pequeños nos identificamos con ese libro objeto pues no es más que un espejo de nosotros mismos: esa historia que sucede del otro lado del mundo, pero que al toparse con la nuestra se encuentra en un mismo camino y nos da esa hermosa seguridad de saber que no estamos solos en el universo. Que eso tan abstracto y a la vez tan real que ocurre entre líneas y dibujos también puede ser mi historia. “Uff”. Qué suerte. Qué delicia. Qué salvación.

Incluso sin saber leer, ya nos identificamos con lo ilustrado. Percibimos que el árbol del cuento es igual al que hay al frente de nuestra casa, que a ese niño tampoco le gustan las espinacas los domingos (¡o sea que finalmente no es tan grave!) y que él también tiene un abuelo de gafas grandes y bastón, al que adora. Como yo al mío. Qué gran poder, ese de la lectura.

Es de esta forma, y casi sin darnos cuenta, como los destinos se empiezan a entrelazar. Y empezamos a entender que, así como en la vida, aquí también podemos voltear la página cuando queramos cambiar de capítulo. De amigos, amores e invenciones. O ir al encuentro de nuestro otro yo.

Es ante una exploración de lugares y espacios, de muchos sabores y relaciones con el otro y con nosotros mismos, que nos vemos enfrentados al nacer. Asimismo en la literatura. Y en todo inicio de vida emocional.

 

Síguenos

¿Qué libros mordieron los niños del jardín este semestre?

i dic 16th No Comments por

LOS LIBROS

MÁS MORDIDOS

DE ESPANTAPÁJAROS

 

¿De dónde sale esta lista?

Estamos convencidos de que los bebés y los niños tienen mucho que decirnos sobre literatura infantil. Por eso todos los semestres hacemos la lista de “los libros más mordidos”: analizamos las fichas de préstamo de nuestra biblioteca para encontrar cuáles fueron los libros que más veces llevaron a casa los niños que vienen a Espantapájaros.

Estos fueron los diez libros más mordidos desde agosto hasta diciembre de 2015:

  1. Cucú, de Yolanda Reyes.
  2. El pequeño topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza, de Werner Holzwarth y Wolf Erlbruch.
  3. José Tomillo, de Ivar Da Coll.
  4. Where are Maisy’s friends?, de Lucy Cousins.
  5. ¿A dónde vas, Maisy?, de Lucy Cousins.
  6. ¡Pequeños!, ¡Pequeños!, de Jean Maubille.
  7. El huevo, de Reneé Mettler.
  8. Dinosaurios asombrosos, de Danielle Robichaud.
  9. El tintodonte, de Juan Gedovius.
  10. Luna, de Antonio Rubio y Óscar Villán.

PequenoTopo

Síguenos

María Isabel Arévalo y Albaricoque Libros en Espantapájaros

i nov 27th 1 Comment por

Tenemos el gusto de invitarlos a conocer el trabajo de la editorial bogotana Albaricoque Libros. Este sábado, 28 de noviembre, ellos serán los invitados especiales a nuestra tradicional hora del cuento. Han preparado una sesión de lectura en voz alta y un taller de arte para toda la familia, que será la mejor forma de acercarnos a su libro Cuentan que había una vez, escrito por María Isabel Arévalo. Es el primer libro que publica esta editorial y estamos felices de celebrarlo en Espantapájaros.

Es una actividad de entrada libre. ¡Los esperamos!

Cuentan que había una vez4-01

 

Síguenos

Marina Colasanti y sus pequeños lectores

i oct 29th No Comments por

Marina Colasanti luce radiante. Camina sin prisa, sonríe intensamente y saluda a todo aquel que se le acerca. Goza de una fina pluma. Tiene un corazón grande, un corazón sensible a la vida, sensible a las experiencias que traen los años. Con Marina pasea la buena energía.

Marina Colasanti

El sábado 24 de octubre fue un día especial en Espantapájaros. Esta mujer brasilera, escritora, periodista, madre y artista, nos visitó a propósito del 9° Festival de Libros para Niños y Jóvenes.

Este encuentro con la autora no fue como cualquier otro: tanto Marina como los niños del Comité Literario de Espantapájaros fueron los protagonistas. Los niños se encargaron de dirigir la conversación. A las 10:30 am la casa se empezó a llenar. Muchos niños llevaban en sus manos libros de la autora que pronto regresarían firmados a sus bibliotecas.

IMG_2552

Antes de que empezara el encuentro con los lectores, Marina se reunió con los niños del Comité. Cada cual tomó su rol y con mucha propiedad fueron resolviendo las dudas sobre los libros que ya habían leído.

Comite literario

Marina escuchó con atención y minutos después comenzó el encuentro con todo el público.

Comite literario

Marina Colasanti

Conversatorio

Conversatorio

La amistad bate la cola, una historia sobre la confianza y la nobleza en medio de un encuentro de la autora con unos perros que llegan a su casa de campo; y Breve historia de un pequeño amor, el relato de la crianza de un palomo bebé que nace en el tejado de su casa, fueron los libros sobre los que más se habló.

Convesatorio

Llegaron las preguntas de los niños: ¿A ti te cuentan las historias o tú te las inventas? ¿Qué pasó con la mamá de Tom (el palomo)? ¿Qué pasó con Tom, lo volviste a ver? ¿Los perros de La amistad bate la cola siguen vivos?

Conversatorio

Marina contó las historias de los perros, efectivamente habían llegado a su casa de campo. Contó que esa casa aún existe, que Tom nació en su tejado, que lo alimentó y que lo crió como si fuera su propio hijo. Que se puso triste el día en que Tom voló y partió pero que ella cree verlo cada vez que se encuentra con un palomo gris. Hablaron de Milord, de Tusca, y de los demás perros, luego llegó otra pregunta: “¿Todos tus libros son de perros?”

Firma de libros

Marina no vive su entorno con los ojos cerrados, mucho menos sin corazón. La sensibilidad con la que vive y observa el mundo que habita la motiva a escribir con tal delicadeza que todos terminamos queriendo las historias de su propia vida.

Marina Marina


¡Gracias a todos los que nos acompañaron!

¡Gracias a los niños del Comité Literario por liderar este encuentro!

Niños del comite literario con las dos autoras

Síguenos