La visita de Paloma Valdivia a nuestro jardín

i may 12th No Comments por

WhatsApp Image 2017-05-11 at 15.58.14

Paloma Valdivia, autora e ilustradora chilena invitada a Filbo 2017, compartió una mañana con los niños de Espantapájaros. Hemos leído y cantado sus libros desde hace muchos años y algunos como “Duerme Negrito” , “Estaba la rana” y “Yo tenía diez perritos”, han estado en nuestra lista de Los más mordidos.

 

WhatsApp Image 2017-05-11 at 13.41.37

Los lectores de Paloma en el jardín de Espantapájaros tienen entre 1 y 5 años. Pensamos que cada bebé nace con un libro debajo del brazo y por eso nuestros encuentros con los autores son una experiencia que se prepara para que, más allá de la firma de libros, tenga un antes, un durante y un después. Cada encuentro con los creadores de las historias que pueblan nuestra imaginación es un ritual. En la espera nos llenamos de ilusión y de cierta forma la construimos: leemos una y otra vez las páginas y compartimos nuestro mundo con el de las historias.

Los papás y las mamás de los niños fueron invitados a una “Hora del cuento” y, con nuestras voces y las suyas, seguimos conociendo a Paloma y cada niño empezó a contarle a su familia qué libro o libros quería elegir (¡Decisiones muy difíciles!)

(Mónica Giraldo, mamá del jardín, cantando con los niños de 4 y 5 años del grupo de Lucía Liévano)

Y así creció en nosotros el anhelo hasta que por fin llegó el día tan esperado. Nuestra casa recibió a Paloma Valdivia con todas sus historias.2222

Las semanas de preparación, los libros que leímos y las canciones que cantamos y toda nuestra ilusión se desbordó y le dimos una serenata.

 

¡Teníamos tantas preguntas y queríamos contarle tantas cosas de sus libros!

33333

Por ejemplo, que sabíamos en qué trabajaban los castores y que, como las abejas, nuestros padres también trabajan mientras que nosotros jugamos. Le preguntamos además sobre su abuela que habíamos visto dibujada en “Es así” y nos contó que cuando su hijo bajaba del cielo se cruzó con su abuela que subía. Ambos se saludaron y se desearon felicidad.

4444444

 

En los días anteriores a su visita habíamos estado conversando sobre los que vienen y los que se van y habíamos dibujado, así como hace Paloma, nuestros propios personajes que se cruzaban en el cielo. Sofía nos contó de la hija de Lina que iba a nacer y que se cruzaría con los pajaritos que enterró Max. El tigre bebé del que nos habló Bernardo con seguridad se cruzó con Simón Bolívar, que Gael dibujó como uno de los personajes que se había ido.

¡Y después de nuestras conversaciones Paloma nos mostró el regalo que traía para Espantapájaros! Es una de sus nuevas ilustraciones para un libro aún inédito sobre la imaginación. Entonces jugamos a pensar en todo lo que podíamos imaginar…

Un monstruo con dos cabezas

Muchos animales marinos

Y también ovejas que navegan con el marinero.

5555555555

Queríamos que Paloma firmara todos nuestros libros.

Los niños, tan sabios y expertos en elegir el libro justo para el momento justo, decidieron qué libros querían que la autora les firmara.

Rebeca trajo toda su colección.

6666666

Y en las páginas Paloma firmó y dibujó pájaros y flores, nuevos personajes que poblaron las historias.

7777777777

También tuvimos tiempo de mostrarle nuestras páginas favoritas y leerlas con ella. En algunos casos la emoción nos dejó mudos.

888888888

Su visita, como sus libros, se grabó en nuestras memorias.

999999999

En nuestra casa todavía se oyen murmullos de sus canciones y como lectores seguimos releyendo y, con nuestros padres, continuamos encontrándonos en los libros.

¡Gracias Paloma!

 

Pos data:

¡Paloma nos escribió para agradecernos por tantas sorpresas! Sigue admirando la belleza de los dibujos de los niños y las actividades que teníamos planeadas para ella la conmovieron hasta casi llorar. Para Paloma también fue una experiencia inolvidable.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154548579523388&set=a.10152826898623388.1073741829.743813387&type=3&theater

 

 

 

Síguenos

Continúa nuestro Club de lectura…

i mar 29th No Comments por

El-tigre-de-la-Vitrina-Alki-Zei-Libros-AntimateriaHace dos meses el equipo de Espantapájaros inauguró su club de lectura de literatura infantil para profesores y todo tipo de lectores interesados. El Club funciona así: en sesiones de una hora y media discutimos las lecturas asignadas. La próxima sesión es mañana, jueves 8 de junio, y hablaremos del libro El tigre de la vitrina, de la autora griega Alki Zei, publicado por la editorial Babel en su colección Frontera.

Fecha: 8 de junio

Hora: 6:00 pm

Evento abierto al público

Previa inscripción en comunicacion@espantapajaros.com

Teléfono: 6200754

Dirección: Carrera 19a 104a 60

Síguenos

Don Quijote en Espantapájaros: un curso de Carolina Sanín

i feb 23rd No Comments por

Espantapájaros tiene el gusto de anunciar el curso de literatura que Carolina Sanín dictará los miércoles 19 y 26 de abril y 10 y 17 de mayo de 2017.

quijotepequeño

Grabado de Gustave Doré

Durante cuatro sesiones leeremos con detenimiento la segunda parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Observaremos la composición de la obra y los temas que la ocupan. Hablaremos sobre la amistad, la libertad, el deseo, la aventura, la frustración, la bondad, el trabajo y el ocio, el poder y sus límites, el amor romántico y la representación artística, entre otros asuntos. Pondremos atención a las articulaciones entre el pensamiento medieval y el pensamiento moderno, a la conjunción entre la cultura islámica y el cristianismo en España, a los descubrimientos del humanismo y al género de la novela.

Horarios: Miércoles de 5:30 a 7:30 pm en Espantapájaros miércoles 19 y 26 de abril y 10 y 17 de mayo de 2017.

Inversión: 380.000.oo pesos colombianos, cuatro sesiones.

Inscripciones: comunicacion@espantapajaros.com / teléfono: 6200754

 

¡Inscríbanse pronto, cupos limitados!

 

real

Carolina Sanín es autora de las novelas Todo en otra parte y Los niños, el libro de cuentos Ponqué y otros cuentos, los libros de humor Yosoyu y Alto rendimiento, el ensayo biográfico Alfonso X, el libro para niños Dalia y la antología crítica Pasajes de Fernando González. Obtuvo un doctorado en Literatura Hispánica de la Universidad de Yale. Ha sido profesora de la Universidad de Los Andes y de la State University of New York-Purchase College. Ha sido columnista de El Espectador, Arcadia, Credencial, Semana Sostenible y Semana.com.

 

* Para la primera sesión se recomienda que los participantes hayan leído el Prólogo y los primeros siete capítulos de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

Síguenos

La lista Espantapájaros

i feb 20th 3 Comments por

Libros

Los mejores libros para crecer como lectores

 

Todos los semestres, el equipo de animación a la lectura de Espantapájaros se reúne para elaborar una lista de libros recomendados. Siempre hay espacio para las novedades pero eso no significa que los clásicos de siempre queden descartados.

Esperamos que esta lista, que elaboramos para el primer semestre de 2017, les sirva para seguir agrandando sus bibliotecas.

 

  • Para las manos más pequeñas…

    baum

    Browne, Anthony. Cosas que me gustan. FCE.

    Carle, Eric. 1,2,3 Al zoo. Kókinos.

    Carle, Eric. ¿Has visto a mi gata?. Kókinos.

    Da Coll, Ivar. Chigüiro viaja en chiva. Babel Libros.

    Dubuc, Marianne. El carnaval de los animales. Editorial Juventud.

    Espinoza, Gerald. La manzana se pasea. Ekaré.

    Rubio, Gabriela. ¿Dónde estoy?. Ekaré.

    Gomi, Taro. Adivina qué es. FCE.

    Pérez, Marilyn. ¡Cui- cui-cuidado!. Ekaré.

    Schössow, Peter. Una cucharadita para… . Lóguez.

    Wright, Cliff. Oso y barca. Editorial Juventud.

     

  • Poesía y rondas para cantar y jugar

    cucu

     

    Alelé, alelé: Poesía para la primera infancia. Selección de Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez. Panamericana Editorial.

    Calderón, Gloria. Mambrú se fue a la guerra. Ekaré. (Y otros de la colección “Clave de sol”).

    Fuenmayor, Morella. El conde Olinos. Ekaré.

    Iannamico, Roberta. Ris ras. Aeorolitos.

    García Lorca, Federico. 12 poemas de Federico García Lorca. Kalandraka.

    Pombo, Rafael. La pobre viejecita. Editorial Amanuta.

    Reyes, Yolanda. Cucú. Océano Travesía.

    Rubio, Antonio. Violín. Kalandraka.

    Tradición oral. Mi burro enfermo. Ediciones Ekaré.

    Tradición oral. Chumba la cachumba. Ediciones Ekaré.

    Tradición oral. Estaba el señor don gato. Ediciones Ekaré.

    Tradición oral. Yo tenía diez perritos. Ediciones Ekaré.

  • Libros álbum: historias que se construyen en un encuentro de ilustraciones con palabras

    oruga

     

    Browne, Anthony. Gorila. FCE.

    Cali, Davide; Somà, Marco. La reina de las ranas no puede mojarse los pies. Libros del zorro rojo.

    Carle, Eric. La mariquita gruñona. Kókinos.

    Carle, Eric. La pequeña oruga glotona. Kókinos.

    Hengsen, Andrea. Amigos. Libros del Zorro Rojo.

    Hughes, Emily. El pequeño jardinero. Impedimenta.

    Idle, Molly. Flora y el flamingo. Barbara Fiore Editora.

    Moriconi, Renato. Bárbaro. FCE.

    Nanclares, Silvia. Al final. Kókinos.

    Rueda, Claudia. NO. Océano Travesía.

    Sadat, Mandana. El otro Pablo. Kókinos.

    Snicket, Lemony. La oscuridad. Océano Travesía.

    Sobral, Catalina. La sirena y los gigantes enamorados. Ediciones SM.

    Spier, Peter. Gente. Patio Editorial.

    Ungerer, Tomi. Adelaida. Kalandraka.

    Ungerer, Tomi. Los tres bandidos. Loqueleo. (Nidos para la lectura).

  • Cuentos tradicionales y contemporáneos

    podía

    Cannon, Janell. Stelaluna. Editorial Juventud.

    Bannerman, Helen. La historia del pequeño Bábachi. Editorial Juventud.

    Velthuijs, Max. Sapo es sapo. Ekaré.

    Keselman, Gabriela; Villamuza, Noemí. De verdad que no podía. Kókinos

    Da Coll, Ivar. Historias de Eusebio. Babel.

    Reynolds, Peter. Casi. RBA

     

  • Libros informativos para seguir conociendo el mundo

    fin mundo

    Arànega, Sussana; Portell Joan. Las abejas. La Galera Editorial. (Descubrimos)

    Los árboles. La Galera Editorial. (Descubrimos).

    Los sentidos. La Galera Editorial. (Descubrimos).

    Burgos, Estrella. ¿Cómo es tu papá?. FCE. (Ojitos Pajaritos).

    Colección Animales al natural. FCE.

     Dladd, Dave. Los animales son deliciosos. Phaidon.

    de Bourgoing, René. El huevo. Océano Travesía.

    Ganges, Montse; Sales, Jordi. El cocodrilo. Combel Editorial. (Zoo ¿dónde vivo?).

    Harbin, Dustin. ¡Llegan los dinosaurios! Barbara Fiore Editora.

    Hughes, Catherine. Mi primer gran libro del océano. RBA.

    Hughes, Catherine. Mi primer gran libro de los dinosaurios. RBA.

    Martinez, Albert;Queralt, Elisenda; Soler Joaquim. La salamandra. Combel Editorial. (Fauna en peligro).

    Sánchez, Ana María. ¿En qué trabajan? . FCE. (Ojitos Pajaritos).

    Smith, Lane. Había una tribu. Océano Travesía.

    Spier, Peter. Gente. Patio Editorial.

    Trigo, Ramón. Yo vivía en el fin del mundo. Eldevives.

    Zeitoun, Charlie. La tierra. Combel Editorial.

     

     

     

  • Los más mordidos de Espantapájaros

    De acuerdo con nuestras investigaciones, estos son algunos de los libros que los niños de Espantapájaros más disfrutan; son los que más llevan a casa para leer en familia y los que más piden a sus profesoras en la hora del cuento.

    img_6428

    Da Coll, Ivar. José Tomillo. Ediciones SM.

    Sendak, Maurice. Donde viven los monstruos. Kalandraka.

    Browne, Anthony. Willy y Hugo. Fondo de Cultura Económica.

    Holzwarth, Werner. El pequeño topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza. Kalandraka.

Síguenos

La cata de Roald Dahl

i jun 14th 1 Comment por

Una reseña de Ana María Bernal*

Nunca me he podido resistir a los libros de Roald Dahl. ¡Siempre me sorprenden! Recientemente leí La cata y ahora es uno de mis favoritos.

Cata

El libro lo vi por primera vez desde la entrada de la librería, me guiñó el ojo y, literalmente, me sentí atraída por ese personaje de “sombra malévola en su ceño y en su actitud una determinación que me produjo cierto desasosiego”, como lo describe Dahl. El título me atrajo, tal vez porque para mí siempre hay algo de magia cuando se habla de vino, y este libro nos invita a tener una experiencia vinícola como pocas.

La cata narra la historia de una cena en casa de Mike Schofield. Todo –la diversión, la historia y la cena– ocurre alrededor de la mesa del comedor. Mike hace una apuesta con su invitado Pratt, catador de vinos, en la que este debe adivinar de qué viñedo procede un vino escogido por el anfitrión. ¡Lo que apuestan es invaluable! Pero aun así lo hacen.

El narrador de la historia es uno de los personajes: un sujeto indiferente, sin nombre, que en las ilustraciones siempre aparece de espalda. De principio a fin es impecable y sobrio; sin embargo, siempre está en el aire la sensación de que se burla de todo: en las descripciones de los personajes, de la comida, del ambiente y sobre todo, de la situación.

La Cata

El ritmo de la narración cambia y se pone tenso mientras este hombre, ciertamente desagradable, describe el vino, de manera tal que yo no me pude resistir al antojo de beber uno de esos vinos que saben a madera. Ahí llega el momento culminante, cuando queremos saber quién ganará la apuesta, cuando quedamos en vilo y no podemos alejarnos de la historia hasta que llegamos a la última página.

Ya he leído este libro dos veces y la segunda me reí más. Me detuve en las ilustraciones y sentí la simetría y el ritmo perfecto y cadencioso que tienen con el texto. Percibí el humor en cada detalle, la expresión de cada personaje… en fin, lo serio y lo ridículo de todo lo que pasa en esa cena. Encuentro este cuento decididamente inolvidable y divertido. Al final, texto e ilustración, juntos, se quedaron en mi memoria. Debo decir que sentí una extraña fascinación por esa mujer encorvada que está encendiendo una vela y que cierra el libro satisfecha.

Síguenos

Desde Argentina, María Fernanda Maquieira contestó nuestras preguntas

i abr 20th No Comments por

En Espantapájaros celebramos la publicación de Rompecabezas, el primer libro de la argentina María Fernanda Maquieira, editora y autora de literatura infantil y juvenil. Como saben nuestros seguidores, María Fernanda vino a Colombia para participar en la Feria Internacional del Libro de Bogotá #FILBo2016 y nos visitó en Espantapájaros.

tapa rompecabezas

Leila Reyes, del equipo de Espantapájaros, estuvo hablando con María Fernanda, quien aceptó su propuesta de contestar algunas preguntas antes de llegar a Colombia, para que lentamente todos fuéramos armando nuestro rompecabezas. Compartimos con ustedes sus respuestas para que se animen a indagar más en esta historia. 

Leila: El título de tu libro nos propone una verdadera fascinación. ¿Qué inspira para ti la palabra “rompecabezas”, con qué la asocias y por qué fue la escogiste para el título?

María Fernanda: El título Rompecabezas surgió casi al final de la edición de la novela. Hubo otros títulos provisorios, pero ninguno me convencía. Entre las opciones, surgió ésta con fuerza, y junto con la editora del libro, Violeta Noetinger, pensamos que era una palabra que sintetizaba muy bien el conflicto central, como lo dice Mora: “un rompecabezas al que le faltaran las piezas”.

Un rompecabezas invita a pensar las partes por el todo, a poner el foco en cada fragmento, en cada encastre, en cada hueco, buscando el sentido de una figura que no se puede ver en forma completa, como una sucesión de árboles mirados de cerca que no permiten ver el bosque. En la novela Rompecabezas, Mora junta las piezas, construye, deconstruye y reconstruye las escenas de su vida, pero hay algunas que faltan, verdaderos agujeros negros en su vida: silencios, huecos, cuerpos que no están.

Leila: ¿Es la historia de Mora un guiño autobiográfico remitente a tu propia vida?

María Fernanda: La novela no es autobiográfica, no está basada en una historia real (como por ejemplo sí lo hacen Laura Alcoba en La casa de los conejos,  Raquel Robles en Pequeños combatientes o Paula Bombara en El mar y la serpiente), pero sí representa hechos que me pudieron pasar a mí o a cualquiera de mis compañeros en esa época. Es un relato posible y verosímil para mi generación -los que fuimos niños en los ´70 y adolescentes en los ´80-, atravesada por la Dictadura y la Guerra de Malvinas.

Pero sí hay un ambiente, un “espíritu de época”, que está totalmente colmado de recuerdos propios y ajenos, testimonios, canciones, publicidades, dichos y no dichos, lecturas, escenas escolares, para lo cual apelé a mis anécdotas personales, realicé varias entrevistas y recurrí a la investigación.

Leila: Al hacer la lectura, sentí que la incógnita que rodea a los padres de Mora puede verse como algo paralelo a las múltiples incógnitas de la edad adolescente, un momento que implica una gran búsqueda con uno mismo, no siempre fácil… ¿Cómo percibes tú ese tránsito entre niñez y adultez? ¿Cuáles son las herramientas más importantes para sobrellevarlo?

María Fernanda: El tránsito de la niñez a la adolescencia me resulta interesantísimo. Creo que hay algunas edades en la vida en las que las cosas cambian y todo está por suceder: los 11 (la edad de Mora) representa para mí ese salto, ese momento de duelo que es dejar la infancia y vislumbrar que adelante hay otra cosa. Hay dolor y aventura. Hay poder y rebeldía. Por eso me gusta tanto Alicia: la curiosidad, la caída al pozo, el cuerpo que crece desmedidamente, el traspasar la puerta, la transgresión a las normas, ir al otro lado del espejo, o descubrir un mundo diferente al propio…  En cuanto a los padres de Mora, hay un vacío por las ausencias que debe completarse, porque la desaparición es aún más terrible que la muerte, y solo puede lograrse si se cumplen tres conceptos: verdad, memoria y justicia. Dice Mora: “Lo peor no es la muerte —le confieso—. Lo peor es la espera. Por eso odio el suspenso, las historias con finales abiertos, esas que ponen continuará”.

***

Síguenos

“Matador”, de Wander Piroli y Odilon Moraes

i abr 18th No Comments por

Una reseña de Leila Reyes

Si nos fijamos en el título de este libro y pensamos inmediatamente que se trata de un relato para niños, algo raro puede suceder en nuestra mente; puede que pensemos que la palabra “matador” remite a un torero o a alguien que mata. Y entonces podemos preguntarnos: ¿no se supone que la infancia es una “edad tierna” en la que palabras como esta deberían estar vetadas? ¿De qué nos puede hablar un libro para niños cuyo título por sí solo es difícil de dilucidar y de configurar dentro de un imaginario infantil?

Matador

Nos adentramos así en un libro álbum en el que las palabras y las ilustraciones se complementan perfecta y asombrosamente y se acompañan en esta historia de desolación y muerte, de búsqueda y reafirmación del yo. El lector se enfrenta a una historia en la que un niño desea por encima de todo matar un gorrión para lograr un reconocimiento dentro de su grupo de amigos, dentro del “parche” del barrio, núcleo esencial en la construcción de ese yo.

Este mismo lector se sumerge en una ilustración que se ve recubierta de verde, marrón y blanco: colores que se entremezclan sin lograr definirse del todo y dando una sensación de desasosiego y desolación desde el inicio hasta el final del relato. Los niños parecen deambular sin rumbo, tratando de afinar su puntería para festejar un deceso más; intentando ubicarse en un lugar cada vez más inamovible dentro de este mundo cruel. Piroli y Moraes, autor e ilustrador, nos permiten vislumbrar que ese sitio “muy arborizado” donde sucede la historia puede ser cualquier lugar, cualquier esquina nuestra, así como ese niño puede ser cualquiera de nosotros, iniciándose en ese largo y misterioso recorrido del ser, que se ve atravesado tantas veces por espejismos y desengaños. A medida que pasamos las páginas, el gorrión sigue presente, siempre estático e inmaculado y como haciéndonos un guiño, como diciéndonos que allá en las alturas se vive con menos carga. El relato está contado con un estilo cinematográfico: acciones cortas y rápidas, frases que se suceden entre una narración de hechos y una inmersión en la mente del protagonista.

El clímax de Matador está en un elemento asombrosamente sencillo y a su vez desgarrador: esa manchita roja sobre una pared blanca: señal de desespero e incomprensión, señal también de que esa muerte fallida significará una pequeña muerte para el niño, un rojo indeleble en aquel frágil cuerpo, que cargará con él a lo largo de los caminos de la vida, algunos arborizados y otros no tanto.

Síguenos

Nombrar los agujeros negros: un ciclo de charlas en la Feria del Libro

i abr 15th 2 Comments por

Queridos amigos:

En pocos días empieza la Feria del Libro de Bogotá, FilBo 2016 y no queremos que se pierdan la programación cultural y académica.

Especialmente, queremos compartir con ustedes esta información sobre Nombrar los agujeros negros: De cómo la literatura se atreve a hablar de lo que nunca les dijimos…, un ciclo de charlas bajo la curaduría de nuestra directora, Yolanda Reyes, e incluida en la programación de Eventos Especiales de FilBo. 

A continuación compartimos con ustedes la información sobre el ciclo, así como la programación de las charlas. 

Nombrar los agujeros negros: De cómo la literatura se atreve a hablar de lo que nunca les dijimos…
Conversaciones en la Feria Internacional del Libro de Bogotá. Curaduría: Yolanda Reyes. Espantapájaros.

“Más que una feria que se instala en la esperanza, esta será una feria que reconoce los retos y desafíos que debemos enfrentar colectivamente”, se propone en esta vigesimonovena edición de la FILBo, cuyo título, “Fin y principio: a propósito de la paz”, está inspirado en el poema de Wislawa Szymborska. Semejante desafío requiere comenzar por el principio que son los ciudadanos más jóvenes, quienes serán los encargados de “reconstruir puentes y caminos” como también se lee en el poema. Por eso, una de nuestras grandes tareas es ofrecerles opciones culturales para explorar otras noticias de sí mismos e imaginar otras versiones de país.

De ahí que la literatura, esa lengua franca que habla de la particularidad, resulte hoy más necesaria que nunca para hablar con los niños y los jóvenes de tantas cosas que nunca les dijimos; para dar nombre a los conflictos, las sombras y las soledades cotidianas, para recuperar la memoria histórica, pero también la memoria emocional, y para descubrir, en la experiencia de los otros, fragmentos de la propia vida.

Estas conversaciones con autores e ilustradores pretenden indagar sobre el sentido de leer y de escribir al lado de los niños y los jóvenes. Será una charla sin libreto (pero con un sutil hilo conductor), para construir, con las voces de todos, un encuentro que deje ideas resonando y muchos libros nuevos por leer.

Público: maestros, bibliotecarios, promotores de lectura, padres y madres de familia, jóvenes y todas las personas interesadas en la literatura infantil y juvenil.

Miércoles 20 de abril. 6 pm Salón: María Mercedes Carranza
No es fácil para los jóvenes. Literatura juvenil y contextos difíciles.

Pilar Lozano. (Colombia).
Beatriz Helena Robledo. (Colombia).
Presenta: María Fernanda Paz-Castillo. (Venezuela)

Viernes 22 de abril. 6 pm. Salón: María Mercedes Carranza
La historia y la memoria: cómo la literatura cuenta la historia de otras formas.

Antonio Malpica. (México)
Ana María Machado (Brasil)
Nilma Lacerda. (Brasil)
Presenta: Fanuel Díaz. (Venezuela)

Jueves 28 de abril. 6 pm. Salón: María Mercedes Carranza
Ilustrar la vida imaginaria. Artistas que inventan de otra forma.

Odilon Moraes. (Brasil)
Ivar Da Coll. (Colombia).
Roger Melo. (Brasil)
Jutta Bauer. (Alemania)
Presenta: Claudia Rueda. (Colombia).

Viernes 29 de abril. 6 pm.
La vida continúa… aun en medio del conflicto. Salón: María Mercedes Carranza

María Fernanda Maquieira. (Argentina).
Francisco Montaña. (Colombia).
Triunfo Arciniegas. (Colombia).
Presenta: María Osorio. (Colombia).

Sábado 30 de abril. 11 am. Auditorio Jorge Isaacs
Leer y escribir: refugios imaginarios

Janny van der Molen. (Holanda).
Marina Colasanti. (Brasil)
Yolanda Reyes. (Colombia)

 

Programación-Blog

Síguenos

Rompecabezas, de María Fernanda Maquieira

i abr 12th No Comments por

Reseña de Leila Reyes

Quizás haya pocos nombres tan sencillos y a la vez tan complejos para un libro como este, Rompecabezas. Quizás pasemos nuestras vidas intentando encajar piezas para darles algún sentido, buscando la ruta indicada: por la que nos guíe fuertemente el corazón, la cabeza y una pizca la intuición. O no. Quizás sea al revés y nos guste más un rompecabezas desarmado que podamos reorganizar continuamente.

Rompecabezas

El relato que nos propone María Fernanda Maquieira, autora de Rompecabezas, es fuerte desde el título, así como lo es la historia: desde el inicio hasta el final. La autora argentina nos narra los encuentros, las ilusiones y los pensamientos de Mora, una niña atrapada en el inicio de la adolescencia y, por ende, en medio de múltiples descubrimientos sobre la vida y sobre ella misma. Son los tiempos de la dictadura argentina y Mora vive con su abuela y una gata en Buenos Aires. Escribe poemas, pensamientos y listas en una libreta que siempre tiene cerca. 

Si algo cautiva en la lectura es el hecho de que se delinee tan claramente esa “voz de adentro”, aquella desde donde Mora palpa claramente el mundo que la rodea. Con la forma como está escrito el libro, los lectores nos vamos adentrando en su interior de una forma subjetiva y veraz; nos cruzamos con sus amigas, las Chicas de Siberia; con su primo Juan, al que adora, y con Dani, ese primer espejismo del amor encarnado en un adolescente amante del rock. En el rompecabezas de Mora cobran importancia las cosas cotidianas: el grupo de amigos cercanos, las «leyendas» con las que todos crecimos, el colegio, en el que a veces se sueña con alguna historia romántica y otras veces, se disecciona una rana, tal y como lo hacen las Chicas Fantasma aquel día “de estupor y vómito”…

Rompecabezas es un libro llamativo y lo es por el hecho de que hay una profundidad dolorosa a la cual Mora, a sus once años, se debe enfrentar. Es así como la protagonista de esta historia forma un carácter que se debate entre la madurez y ese toque naíf que nos permite ver desde nuestra propia perspectiva el mundo adulto, con sus ausencias, secretos y dolores. De Mora sabemos que no vive con su padre y su madre, así como intuimos que la ausencia puede estar ligada a un rastro de la guerra…

“Como si la ausencia de padre y madre fuera una mancha con tinta indeleble, una especie de daño irreparable, un rompecabezas al que le faltan las piezas”

Esta lectura de Maquieira es visceral, llena de estruendosas y deliciosas piezas en las que seguro cualquiera de nosotros se puede sentir identificado, en una u otra situación. Y es que es ahí, precisamente, es donde radica uno de los enormes poderes de la buena literatura: en la posibilidad de encontrarnos en las historias.

Síguenos

¡Gracias por los libros! —- Conozcan esta investigación sobre diseño de ambientes

i mar 31st 3 Comments por

El libro Diseño de ambientes para el juego: práctica y reflexión en Educación Inicial, de Sandra Marcela Durán Chiappe y María Consuelo Martín Cardinal, es el resultado de un proyecto muy interesante con docentes del Colegio Rosario de Santo Domingo de Bogotá, que nos da numerosas pistas sobre cómo adaptar los diferentes ambientes para el juego en los espacios de la educación inicial.

Diseno de ambientes

Durán Chiappe y Martín Cardinal parten de sus motivaciones para ser maestras y de cómo esa construcción interna las llevó a centrarse en el fortalecimiento del desarrollo integral de los niños y en la forma como los entornos ejercen una fuerte influencia sobre ellos. Asimismo, hacen énfasis en la importancia de conocer la institución donde se trabaja y sus diversas apuestas para poder evidenciar “maneras de ser y de estar”, adecuando así rincones como el juego, la construcción, las mesas, la biblioteca, entre otros.

De acuerdo con este libro, es esencial la intervención constante del maestro para reacomodar los ambientes en función de las necesidades que se presenten dentro del aula de clase. A su vez, es muy interesante ver cómo varios de estos espacios les dan amplia libertad a los niños para que sean ellos mismos quienes decidan de qué forma se apropian de lugares que les pertenecen y que van acomodando según determinados parámetros propios de su edad. Se da aquí lo que las autoras llaman: “encuentro con-sentido”, en paralelo con la idea de la escuela vista como un organismo vivo, sobre la cual Javier Abad -educador y artista plástico- ha propuesto que se tengan en cuenta ocho factores esenciales: ósmosis, habitabilidad, identidad, relación, constructividad, polisensorialidad, epigénesis y narración.

Este libro nos recuerda cómo el diseño de ambientes para el juego es un proyecto educativo y estético que transforma la práctica docente, pues promueve una reflexión constante que no es más que “un espejo: un proceso sobre sí mismo”.

Esta investigación llevará a los maestros y a las maestras a repensar los ambientes que proponen día a día, pues luego de leer a Durán y a Martín se comprende que los ambientes son “un dispositivo fundamental para la construcción de conocimientos”. El libro también incentiva un trabajo en equipo que permite poner los saberes a conversar y modificar el orden en las prácticas cotidianas. El espacio no es más que esa “seducción- estética” a la que es indispensable conferirle un sentido, cuyos contextos de juego posibilitan el desarrollo de múltiples dimensiones en la educación inicial.

Síguenos