¿Qué lee el equipo de Espantapájaros?

i oct 16th No Comments por

Le preguntamos a algunos miembros de nuestro equipo de trabajo “¿Qué están leyendo?”. Estas fueron sus respuestas y sus recomendaciones.


 

Dayán Cuesta – Librera

El impostor de Javier Cercas. Literatura Mondadori.

“… Marco es lo que todos los hombres somos, sólo que de una forma exagerada, más grande, más intensa y más visible, o quizás es todos los hombres, o quizá no es nadie, un gran contenedor, un conjunto vacío, una cebolla a la que se le han quitado todas las capas de piel y ya no es nada, un lugar donde confluyen los significados, un punto ciego … “

Lo terminé y lo recomiendo. ¡Un libro de no-ficción lleno de ficción! Este relato te llena de preguntas y tal vez al final puedes llegar a decir “Ich bin Enric Marco”…

El impostor
 

No comas renacuajos de Francisco Montaña Ibáñez. Babel Libros

“… Las caras de sus hermanos pasaron frente a sus ojos cerrados y a cada uno de ellos le explicó que eso era lo único que le quedaba por hacer. Cuando terminó sus oraciones, quiso quedarse en silencio un rato tratando de oír alguna voz que tal vez le diera consuelo…”

El hambre, el abandono y la indiferencia son los temas de este libro. Es un bello relato sobre cinco hermanos en Colombia, lo recomiendo porque me sacó un suspiro largo y me hizo doler el corazón.

No comas renacuajos
 
 

 


 

Marta Parada – Librera

Yo recomiendo los siguientes libros que acabo de leer:

El color de la leche de Nell Leyshon. Sexto piso.

“Hay ciertos libros -muy pocos- que nos dejan con la sensación de haber tocado un fondo del cual no podemos y no queremos salir siendo el mismo lector. Del color de la leche es uno de esos libros”

Valeria Luiselli.

Del color de la leche

 

Bárbaro de Renato Moriconi. F.C.E.

Un libro sin palabras que nos lleva por los caminos de la fantasía y al final nos saca una sonrisa…

Bárbaro

No puede faltar la música, así que recomiendo el álbum Folk Playground de Putumayo Kids.

Música tradicional norteamericana que nos anima a cantar y a bailar. ¡Me encanta!

Folk Playground


 

Isabel Calderón – Jefe de Comunicación

Yo me estoy leyendo:

Cien poemas en español. Selección de Manuel Borrás. Luna Libros.

Últimamente paso mucho tiempo en buses y este libro ha resultado el mejor compañero para mis viajes por Bogotá: pequeño, liviano y lo más impresionante es que recoge 900 años de literatura en un solo libro. Me ha parecido una muy buena selección. Derrota, de Rafael Cadenas, es uno de mis poemas favoritos.

Ese lo leo de a poquitos.

cien poemas en español

Y los fines de semana leo Drácula. Nunca creí que fuera “mi tipo de libro” pero en una clase de escritura creativa me tocó leer las primeras páginas y quedé enganchada. La edición de Penguin Clásicos está genial.

Drácula


 

Paula Guerra – Asistente de Comunicación

Hace poco terminé de leer El síndrome de Ulises de Santiago Gamboa. Debolsillo.  

Me gustó mucho. Una historia que lo transporta a uno al París de los emigrantes, una ciudad agresiva que pone a más de uno a luchar. La novela construye tanto la vida del protagonista como la de los personajes que él va conociendo en la ciudad. Una novela muy real, muy humana, llena de sentimientos, llena de emociones que se encuentran en direcciones contrarias,  una novela de extremos, devastadora pero a la vez con un tinte esperanzador.

El libro cumplió este año cinco años de ser publicado. Fue una muy buena idea abrirle campo en mi lista de libros pendientes por leer.

El síndrome de Ulíses

 

Y ahora comecé a leer Lolita de Vladimir Nabokov. Anagrama

Humbert Humbert, el narrador, está loco. Es un loco que te atrapa desde el principio. Narra la historia desde la cárcel, cuenta su pasado pero no sé todavía por qué llegó a la cárcel. Lolita es una niña (tremenda) de doce años. Yo no sé quién está más loco, si ella o Humbert Humbert. Existe un romance ambiguo y una obsesión de por medio. Dos personajes a quienes los mueven los impulsos emocionales, la pasión y la naturalidad, se encuentran de manera explosiva en esta novela. ¡Está buenísima!

Lolita

 

¡Gracias por los libros!

Síguenos

Rima que arrima, un libro adorable

i sep 10th 1 Comment por

Silvia Katz es artista plástica, docente y editora. En 1987, en Salta, Argentina, fundó el Taller Azul: “un espacio de arte para chicos con pajaritos en la cabeza”. En Espantapájaros admiramos su trabajo y por eso cuando supimos que vendría a Colombia, se nos ocurrió aprovechar la oportunidad para invitarla a conversar con padres, maestros, promotores de lectura y otros adultos interesados en la educación y el arte.

Mañana, viernes 11 de septiembre, a las 5 de la tarde, será la presentación de Rima que arrima, uno de los libros que ha hecho con los niños del Taller Azul. Como dice Yolanda Reyes, directora de Espantapájaros y escritora, Rima que arrima es “un libro adorable, curioso, distinto a todos los que he leído y lleno de una alegría contagiosa que invita a crear y a creer”.

Rima que arrima: coplas, poemas, arrorroces y otros versos de los chicos del Taller Azul

Rima que arrima: coplas, poemas, arrorroces y otros versos de los chicos del Taller Azul

Estamos felices de presentarlo en Espantapájaros y nos encantaría que nos acompañaran. Compartimos con ustedes el prólogo del libro, escrito por Yolanda Reyes, y algunas imágenes, para que desde ya se acerquen al trabajo de Katz y se animen a venir mañana.

Prólogo

“Yo vivo en un pueblito que está hecho de papel.

El mar es de arcilla y mi corazón también”.

Cuando Silvia Katz estaba cerrando la edición del libro, se encontró con este poema de su alumna Oriana, como una joya. “Por esas cosas es que vale la pena”, me escribió, y yo me la imaginé allá, en esa casa maravillosa de Salta donde cuentan que cuelgan poemas de los árboles y que se escuchan ecos de risas y de cantos de los niños, descubriendo más y más tesoros: papelitos enrollados, mares de arcilla, autorretratos nuevos, algún collage escondido y muchas palabras que susurran. Porque ella sabe que basta con abrir la puerta de la creación artística para que los niños salgan volando. Y aunque tiene claro que no siempre resulta fácil y que, pese a ser divertido, es un trabajo muy serio, sabe también que, una vez que sucede, ya nada los detiene.

Digo abrir la puerta, como dice esa ronda que cantábamos –y que cantan los niños de nuestros países todavía–: “que sepa abrir la puerta para ir a jugar”, pues ese es un saber indispensable en todas las infancias para ingresar a los mundos posibles del arte y pasar largas temporadas viviendo en esos “pueblitos hechos de papel”. Por supuesto, jugar es algo que todos los niños y las niñas saben y es cierto también, como afirma Silvia, que sus alumnos tienen aún frescos los ecos de las canciones de cuna, que todavía cantan cuando juegan o dibujan y que, además, el folclore sigue vivo en el ADN de la gente grande y pequeña de Salta. Sin embargo, juntar todos esos saberes esenciales para la experiencia poética requiere de una atmósfera especial. Y esa atmósfera de encantamiento es la que se adivina detrás de cada página, de cada verso, de cada imagen del libro.

En este proyecto anual se han dado muchos encuentros. Algunos son más visibles y evidentes, como el encuentro de las escrituras con las imágenes, pero hay muchos otros que no se ven, como el de María Elena Walsh con Federico García Lorca y otros poetas y otros libros que cantan, de aquí y de allá. Y los poemas que nutrieron e inspiraron a los niños durante sus jornadas de trabajo creativo se encontraron con muchos libros sin páginas provenientes de la tradición oral de Salta y de otros lugares del mundo, con los arrullos recuperados de la memoria poética de los más pequeños y también con el azar, el absurdo y el disparate. Así, poco a poco, y por arte de magia, la alegría de inventar se fue enriqueciendo y necesitó salir de la casa y del jardín, y los niños se fueron a susurrar poemas a los vecinos del barrio y, luego, a la plaza central de Salta y fueron atesorando dibujos y palabras en sus libretas personales, y en su corazón y en su memoria, hasta formar este libro que resonará en ellos toda la vida: de eso no cabe duda.

Se trata de un libro adorable, curioso, distinto a todos los que he leído y lleno de una alegría contagiosa que invita a crear y a creer. Espero que lo disfruten tanto como lo he disfrutado yo, que encuentren alguna canción de cuna perfecta para dormir a sus mascotas, que descubran cómo es de misterioso y de bello el mundo de los sueños y cómo son de porosas las fronteras entre la lectura y la escritura, entre el ojo, el oído, el corazón y la mano, y entre los distintos sentidos y las distintas experiencias artísticas. En suma, que sientan cómo late la vida en la poesía. Y viceversa.

Ojalá mientras van pasando las páginas puedan ver que no hay un retrato igual a otro ni una voz igual a otra y que en la punta de cada lápiz puede haber un mundo escondido. Basta con abrir la puerta y empezar a jugar y a encontrarse con otros para que “las palabras se quieran entre sí”, como dijo una niña de este mismo taller hace algunos años, en un diccionario, para definir el oficio del poeta.

Ese oficio comienza aquí y nos revela, en las creaciones de estos niños, el nacimiento renovado y fresco de la experiencia poética. ¡En mejores manos no podría estar!

Yolanda Reyes.

Bogotá, noviembre de 2014

"Ojalá mientras van pasando las páginas puedan ver que no hay un retrato igual a otro ni una voz igual a otra y que en la punta de cada lápiz puede haber un mundo escondido.."

“Ojalá mientras van pasando las páginas puedan ver que no hay un retrato igual a otro ni una voz igual a otra y que en la punta de cada lápiz puede haber un mundo escondido…”

La presentación del libro es mañana, viernes 11 de septiembre, a las 5:00 p.m., en Espantapájaros: Carrera 19 A # 104 A – 60. Entrada libre.

Más información: 2142363 / comunicacion@espantapajaros.com

Síguenos

Eloísa y los bichos : un libro sin edad

i ago 26th 1 Comment por

Nunca dejamos de ser bichos raros

Por: Paula Guerra Arjona
Asistente de Comunicaciones de Espantapájaros
Eloísa y los bichos

Libro ganador del premio White Raven (2011) que otorga la Biblioteca Internacional de Juventud de Munich anualmente

 

Hoy escribo a propósito del libro Eloísa y los bichos, una historia que nos recuerda la vulnerabilidad humana y el miedo a lo desconocido. El libro, escrito por Jairo Buitrago e ilustrado por Rafael Yockteng, cuenta la historia de una niña llamada Eloísa quien llega a una nueva ciudad por el trabajo de su papá. Al principio todo es una pesadilla: los recreos, las clases, las tareas y hasta caminar por la calle. Con el tiempo todos sus sentimientos cambian y ya no le importa que papá llegue tarde a recogerla, tampoco le importa perderse en la ciudad porque es así como logra conocerla, es así como logra apoderarse de un nuevo ambiente, pero jamás olvida lo que ha dejado atrás.

Es una historia que reitera la inmortalidad de los miedos. A pesar de que es protagonizada por una niña, los miedos a los que ella se enfrenta nunca los dejamos de enfrentar así pasen los años y nos convirtamos en adultos. El primer día de colegio nos sentimos solos y tristes. El primer día de universidad nos da oso todo y no se nos va de la cabeza el tormentoso “qué dirán”. El primer día de trabajo estamos intimidados, nos sentimos nerviosos. Los miedos se transforman a lo largo de la vida pero siempre están ahí recordándonos una de nuestras mayores cualidades: la sensibilidad.

“Poco a poco nos hicimos al lugar, pero nunca olvidamos lo que habíamos dejado atrás. Es verdad que no nací aquí pero en este lugar aprendí a vivir ”. Así termina el libro y esa misma historia es la que se repite en nuestra vida más de lo que nos imaginamos. Dicen que el hombre es un animal de costumbres… los miedos son los que nos empujan, se transforman en el motor para adaptarnos a una nueva vida. A Eloísa la llevo adentro y la he llevado adentro desde que tengo memoria: en cada viaje en donde he decidido dejar Colombia por meses, en nuevas experiencias, en inestables terrenos, y esa misma Eloísa es la que me acompañará de aquí en adelante porque definitivamente nunca dejamos de sentirnos como bichos raros.

Síguenos

¡Así quedó “El libro de los libros”!

i ago 6th 1 Comment por

Nuestros libreros del curso de vacaciones, además de aprender cómo funciona una librería y cómo atender a los clientes, aprendieron que un librero debe ser un lector por excelencia, y por eso, entendieron que los libreros son una autoridad cuando se trata de reseñar libros. Inspirados en el libro My ideal bookshelfeditado por Thessaly La Force e ilustrado por Jane Mount, los “pequeños libreros” crearon El libro de los libros.

Como si fueran editores, se sentaron en una mesa a dialogar y llegaron a ese título, así como al nombre de su editorial: Malo-Maluco Lectores. Martín Vélez hizo de diseñador gráfico y los demás aprobaron el logo. Cada niño se puso en la tarea de elegir sus libros favoritos y después escribió por qué los considera tan importantes. La parte gráfica también estuvo en sus manos; cada uno se apropió de la cámara, eligió el mejor ángulo y tomó fotos a sus libros favoritos para acompañar sus textos.

A continuación compartimos con ustedes algunas fotos de la edición final  y el contenido que hizo parte del libro:

librodeloslibros

 


 

– Alicia Rendón –

8 años

alicia

La historia interminable

Este libro me lo estoy leyendo y para mí ha sido alegre, ha sido triste. Es muy importante porque desde que mi papá me lo compró me puse muy feliz. A veces encuentro palabras difíciles que no entiendo pero con el diccionario las entiendo.

Billy y el vestido rosa

Es un libro que uno se puede leer tres veces seguidas sin aburrirse. Es de un niño a quien le pasan muchas cosas malas pero al final tiene buena suerte. Es muy gracioso.

El terror de sexto B

Desde que supe de él, yo lo quería tener. Yo lo tengo en mi casa y me di cuenta que tal vez no era para mi edad pero después pude leerlo con otros. Es muy bueno, pero todavía no me lo he terminado. Yo lo recomiendo mucho, los capítulos son muy divertidos.

Olivia y su banda

Este yo me lo leí cuando tenía tres o cuatro años. Lo que más me gusta es que es chistoso. Es inesperado y a veces Olivia no sabe que hacer y de repente se le ocurre una idea. Fue uno de los primeros libros que me leí cuando era pequeña.

– Emilio Vélez –

11 años

emilio

Olivia y el juguete desaparecido

Fue el primer libro que me marcó la infancia porque es muy divertido.

El relato de un náufrago

Este libro me lo puedo leer dos, o tres veces y nunca me aburro. Me gusta mucho la aventura del náufrago cuando está en el bote y tiene que hacer muchas cosas para sobrevivir. Además me encantaron las ilustraciones de la edición que me leí.

Harry Potter

De las sagas que me gustan, es la más larga que he intentado leer. Es muy bueno, creo que nunca me lo voy a terminar, pero hasta donde voy, me gusta mucho. Lo que más me gusta es la magia.

Tras los pasos de Charles Darwin

Este libro me lo quiero leer porque me interesa la teoría de la evolución.

Crónicas de la prehistoria

La siguiente saga que me quiero leer. Es muy llamativa.

Insu-pu: la isla de los niños perdidos

Es mi libro favorito. La historia es muy buena, el libro es largo y me gusta mucho la aventura y la acción que hay en él.

 

  – Miranda Forero –

10 años

miranda

El Principito

A mí me gusta este libro porque uno tiene que leerlo varias veces para entenderlo. Mi personaje favorito es el Zorro.

El hada reina de los dientes

A mí me gusta este libro porque se trata de la historia de un hada. Este libro es de una saga que se llama El origen de los guardianes que también es una película.

Sandy y la guerra de los sueños

Este libro me gusta porque también es de la saga El origen de los guardianes y mi personaje favorito es Sandy.

Cuentos prohibidos por la abuela

Quise elegirlo pero no porque sea de mis favoritos sino porque no me gusta, pues no es muy fácil de entender para mí.

El camino de Matilde

Este libro me gusta porque mis papás me lo regalaron.

Don Quijote de la Mancha

A mí me gusta este libro porque sale el significado de algunas palabras.

Memorias de un amigo imaginario

Yo me quiero leer este libro porque Emiliana Ramírez me lo recomendó.

 

– Simón Ramírez –

11 años

simon

 

 

Los juegos del hambre

Es mi saga favorita porque tiene mucha aventura y el personaje principal es una chica.

Divergente

Esta saga es parecida a Los juegos del hambre, pero no del todo. En esta hay cinco facciones, es decir, cinco pueblos en donde la historia se desarrolla. Me gusta porque además fue la primera saga que me leí.

Gregor

Me parece un libro chistoso pero me incomoda que los personajes sean insectos.

Nicolás San Norte

Es muy chévere. Me gusta porque me lo leían por las noches.

 

– Martín Vélez –

10 años

martin

Patricio Pico y Pluma en la extraña desaparición del doctor Bonett

Es un libro muy divertido que me podría leer cuatro veces sin aburrirme porque es de misterio y el misterio me gusta.

Harry Potter 1-5

Son unos libros que hacen parte de la saga más larga que estoy leyendo y me gustan mucho porque se trata de magia y me fascina.

Divergente

Esta saga me gusta por la acción y la aventura .

Los héroes del Olimpo

Son definitivamente mis libros favoritos por la magia y porque la mitología griega y romana parece muy interesante y creíble.

La ladrona de libros

Este libro definitivamente me lo quiero leer porque me enteré que había un libro justo después de ver la película.

– Emiliana Ramírez –

10 años

emiliana

Memorias de un amigo imaginario

Este libro es el más largo que he leído. Me gusta mucho porque se trata de la amistad entre un niño y un amigo imaginario.

Tomás no quiere zapatos

Elegí este libro porque cuando era más pequeña me gustaba mucho que mi papá me lo leyera. Esta historia me hace reír mucho.

Adivina cuánto te quiero y Algún día

Estos libros me los regalaron en Navidad y me gustan porque los leo con mi mamá.

El gran gigante bonachón

Esta historia es de Roald Dahl, uno de mis autores favoritos. Es muy divertida porque tiene mucha aventura.

El terror de Sexto B

Es un libro en el que hay varias historias. Casi todas tienen misterio y por eso me gusta.

Stuart Little

Esta historia es sobre un ratón que viaja en barco y me gusta mucho porque me gustan los ratones y los viajes.

Matilda

Este libro me gusta porque en él hablan sobre otros libros.

– Federico Ramírez –

7 años

federico

Los tres bandidos

Me gusta porque es un libro chistoso.

Nelson Mandela

Este libro es importante y por eso me gusta.

El estofado del lobo

Esta libro me gusta porque la historia es astuta.

Disculpe…¿es usted una bruja?

Me gusta mucho porque es muy chistoso.


la foto 4(1)

Contraportada de El libro de los libros

Síguenos

¡Los papás de los libros!

i jun 19th No Comments por

A propósito del día del padre, les recomendamos cuatro libros maravillosos que hablan de ese personaje que no solo está en los cuentos, sino también en la vida real.

1. Días de hijo

Philip Waechter

Lóguez Ediciones

dias con hijoTAMAÑO

No es fácil ser papá por primera vez. Philip Waechter muestra una divertida historia sobre un padre inexperto que descubre la alegría de tener un hijo.

2. Mi papá

Anthony Browne

Fondo de Cultura Económica

MI PAPATMAÑAO

Existe el papá chistoso, el papá futbolista, el artista y también el que está loco. Este libro habla sobre el que todo lo puede; una historia para querer más a papá.

3. En la barriga de papá

Nourac Crousset, ilustrado por Magali Bardos

Corimbo

BARRIGA

Un libro que muestra la inocencia de los niños. La barriga de papá ha crecido mucho y Ana cree que tendrá un hermanito, luego entiende su padre es solo un barrigón.

4. Papá Oso

Cecilia Eudave y Jacovo Muñiz

A buen paso

oso

Una creativa historia para el papá estresado y para el hijo que no entiende por qué su padre a veces se transforma en oso.

Síguenos

Los libros más mordidos: una investigación de Espantapájaros

i jun 4th 4 Comments por

Los más mordidos del Club de Lectura: ¡Top 10!

 

A través del Club de Lectura, Espantapájaros ofrece a los niños la posibilidad de elegir libros de la biblioteca y llevarlos prestados a casa para leerlos en familia. Nos encanta que los niños escojan libros y todos los semestres reflexionamos sobre el significado y la evolución de sus elecciones para seguir aprendiendo sobre las relaciones impredecibles, íntimas y muchas veces reiterativas que se establecen entre niños y libros.

Hace algunos años, al ver cómo elegían libros los bebés y los niños en nuestros diversos programas de formación de lectores, surgió en Espantapájaros el concepto de los libros más mordidos: los favoritos de los lectores más pequeños, quienes dejan huellas en todo que leen, mientras que lo que leen deja huellas en ellos para el resto de la vida…

Este mes emprendimos una investigación sobre los libros más mordidos del Club de Lectura. Paula Guerra, practicante de Comunicación Social en Espantapájaros, revisó, una por una, las fichas de préstamo de todos los niños que vienen a nuestra biblioteca y encontró cuáles son los libros que más han llevado a casa entre enero del 2013 y mayo del 2015. De esa investigación, que recogió las preferencias de más de 60 niños, salió el Top 10 de los más mordidos que ahora estamos compartiendo con ustedes.

Como dijo Paula, ahora nos espera otro reto: ¡encontrar el porqué! Como la investigación continúa, nos preguntaremos: ¿Por qué los niños han elegido estos libros? ¿Cómo reaccionan cuando los leen? ¿Qué dicen sobre ellos? ¿Qué tienen en común las historias? ¿Qué podemos aprender de todo esto?

mordidos

Ernestina la gallina, de Yolanda Reyes; Me gustan los libros, de Anthony Browne; Los colores, de Fredrick Vahle y Escondidas, de Olga Cuéllar: cuatro libros que recomiendan nuestros lectores más jóvenes.

 

Por ahora, les presentamos los 10 libros más mordidos del Club de Lectura de Espantapájaros:

1. Ernestina la gallina de Yolanda Reyes y Aitana Carrasco

2. Me gustan los libros de Anthony Browne

3. Los colores de Fredrik Vahle

4. Escondidas de Olga Cuéllar

5. El elefante del circo de Ana Palmero Cáceres

6. Ardilla tiene hambre de Satoshi Kitamura

7. Los pollitos dicen de Gerald Espinoza

8. Cosas que me gustan de Anthony Browne

9. ¿Cómo te sientes? de Anthony Browne

10. ¿Dónde vive Maisy? de Lucy Cousins

No se despeguen de nuestro blog. Pronto averiguaremos cuáles son los más mordidos en otros escenarios: en la librería, en el aula y a la hora del cuento, por ejemplo. Y cuéntenos: en su casa, ¿cuáles son los libros más mordidos?

Síguenos

Gracias por los libros: unas recomendaciones muy argentinas

i mar 23rd No Comments por

Hace dos semanas, el 9 de marzo, llegó a Espantapájaros Florencia Fagnani; estudiante de profesorado en letras y socia de la ONG Jitanjáfora (Redes sociales para la promoción de la lectura y la escritura). Florencia viajó desde Mar del Plata, Argentina, para participar en nuestro programa de pasantías y aprender con nosotros en el territorio de la Primera Infancia.

Trabajó algunos días en nuestra librería y no resistimos la tentación de pedirle que nos contara sobre sus lecturas favoritas. Ella nos recomendó varios libros de autores e ilustradores argentinos y ahora queremos compartirlos con ustedes. Querida Florencia, ¡GRACIAS POR LOS LIBROS!

D

 El diario del Capitán Arsenio, de Pablo Bernasconi, publicado por la editorial Sudamericana.

b

Excesos y exageraciones, de Pablo Bernasconi, publicado por Sudamericana.

E

La caperucita roja; una adaptación de la historia de Perrault, con ilustraciones de Leicia Gotlibowski, publicada por los libros álbum del Eclipse.

a

Historias a Fernández, de Ema Wolf, publicado por la editorial Sudamericana.

F

Gato que duerme, de María Cristina Ramos, publicado por Océano Travesía.

C

Y La bella Griselda, de Isol, publicado por Fondo de Cultura Económica.

Síguenos

Desde la librería: ¡Gracias por los libros!

i mar 8th No Comments por

Nuestros recomendados de esta semana, para todas las edades…

Las mujeres de T. C. Boyle (publicado por Impedimenta)

En este título, las letras bailan con la arquitectura; el novelista norteamericano T. C. Boyle nos cuenta la vida del arquitecto Frank Lloyd Wright desde sus conflictivas relaciones con las mujeres de su vida. Con la impecable edición de Impedimenta.

1LasMujeres

Rulfo; una vida gráfica, con textos de Óscar Pantoja e ilustración de Felipe Camargo (publicado por Rey Naranjo)

¡Qué manera de conocer el universo de Juan Rulfo, el autor de Pedro Páramo El llano en llamas! Con esta historia bien narrada en blanco y negro.

2RulfoVidaGrafica

Una y mil noches de Sherezada de Ana María Shua (publicado por Alfaguara Infantil)

¡Un clásico! Excelente recopilación de los cuentos orientales que todos conocimos en nuestra infancia, los que contaba noche a noche por Sherezada. Alí Babá y los cuarenta ladrones, Simbad el Marino y Aladino desfilan con gracia por sus páginas.

TAPA UNA Y MIL NOCHES

Los dinosaurios de Ivar Da Coll (publicado por SM)

Volvió esta historia de Ivar Da Coll, merecedor del Premio Iberoamericana de Literatura Infantil y Juvenil, que cuenta cómo era la época en que los cavernícolas tenían dinosaurios como mascotas y lo que sucedió con ellos.

20150311_154708

 

Síguenos

¡Siempre recomendamos libros!

i feb 17th No Comments por

Todos los semestres, el equipo de animación a la lectura de Espantapájaros se reúne para elaborar una lista de libros recomendados. Siempre hay espacio para las novedades pero eso no significa que los clásicos de siempre queden descartados.

Esperamos que esta lista, que elaboramos para el primer semestre de 2015, les sirva para seguir agrandando sus bibliotecas.

 

  • Para las manos más pequeñas…

    Browne, Anthony. Me gustan los libros. Fondo de Cultura Económica. MeGustanLosLibros

    Cousins, Lucy. Maisy va de excursión. Serres.

    Da Coll, Ivar. Chigüiro viaja en Chiva. Babel Libros.

    Da Coll, Ivar. Chigüiro y el baño. Babel Libros.

    Deneux, Xavier. Los transportes. Combel.

    Deneux, Xavier. Mi pequeño mercado. Combel.

    Oxenbury, Helen. Vacaciones. Juventud

  • Poesía y rondas para cantar y jugar

    Reyes, Yolanda. Ernestina la Gallina. Océano Travesía.
    Ernestina

    Blume, Jaime y Savino, Irene. Tú no me vas a creer. Ediciones Ekaré.

    Peña Muñoz, Manuel. Lima, limita, limón: Folclore infantil iberoamericano. Ediciones SM.

    Atwood, Margaret. Arriba en el árbol. Ediciones Ekaré.

     

     

  • Libros álbum: historias que se construyen en un encuentro de ilustraciones con palabras

    Tan, Shawn. La cosa perdida. Barbara Fiore Editora. La cosa cubierta.indd

    Browne, Anthony. ¿Qué tal si…? Fondo de Cultura Económica.

    Browne, Anthony. Ramón Preocupón. Fondo de Cultura Económica.

    Escoffier, Michael y Maudet, Mathieu. Hola, doctor. Océano Travesía.

    Koshino, Tamio. ¿Quién soy? Libros del Zorro Rojo.

    McDonell, Patrick. ¿Nada? RBA Libros.

    McKee, David. Ahora no, Bernardo. Colección Nidos para la Lectura, Alfaguara.

    Beck, Ian. Tea y Tomi van de paseo. Juventud.

     

  • Cuentos tradicionales y contemporáneos

    Andruetto, María Teresa. Zapatero pequeñito. Comunicarte Editorial. zapatero-pequeñito

    Berenguer, Carmen. El rey Mocho. Ekaré.

    Glasauer, Willi y Stehr, Gérald. Pero, ¿dónde está ornicar? Ediciones Tecolote.

    Gilmore, Rachna. Mi madre es rara. Editorial Juventud.

    Letén, Mats. Finn Herman. Libros del Zorro Rojo.

    Martín Garzo, Gustavo y Odriozola, Elena. Un regalo del cielo. Ediciones S.M.

    McBratney, Sam. Adivina cuánto te quiero. Kókinos.

    McKee, David. Melric, el mago que perdió su magia. Ekaré.

    Scieszka, Jon. La auténtica historia de los tres cerditos. Thule.

    Ungerer, Tomi. El ogro de Zeralda. Ekaré.

    Winter, Susan. Yo también. Ekaré.

  • Libros informativos para seguir conociendo el mundo

    Damm, Antje. ¿Es mucho 7?. Ediciones Iamiqué. EsMucho7

    Damm, Antje. ¿Qué es el tiempo?. Ediciones Iamiqué.

    Hughes, Catherine. Mi primer gran libro de los dinosaurios. RBA Libros.

    Ledu-Frattini, Stéphanie. ¿Y si vivieras en…? Combel.

    Peyrols, Sylvaine. El cuerpo. Océano, Travesía.

    Simler, Isabelle. Pluma. Océano Travesía.

    Vaccaro, Laura. ¿Negro? ¡Blanco! ¿Día? ¡Noche! El libro de los opuestos. Océano Travesía.

  • Libros de arte, para ver y crear

    Sellier, Marie. Mis primeros cuadros. Océano Travesía.MisPrimeros

    Elschener, Geraldine y Girel, Stephanie. ¿Dónde está la ranita? Claude Monet en Giverny. Juventud.

    Geis, Patricia. Andy Warhol: ¡Mira qué artista! Combel.

    Le Saux, Alain y Solotareff, Grégoire. Pequeño museo. Editorial Corimbo.

    Reynolds, Peter. El punto. RBA Libros.

    Carle, Eric. El artista que pintó un caballo azul. Kalandraka.

    Stoll Walsh, Ellen. Pinta ratones. Fondo de Cultura Económica.

  • Libros para crecer como padres y maestros

    Tonucci, Francesco. Con ojos de abuelo. Grao.OjosAbuelo

    Hendler, Linda; Kielmanowicz, Raquel; Reingold, Monica y Rotman, Mirta. Infancia y Compañía. Lugar editorial.

    Juul, Jesper. Decir no, por amor. Herder.

    Fandiño, Graciela y Castaño, Inés Elvira. Haciéndose maestras. Magisterio.

     

  • Y la música... ¡que no puede faltar!

    QueVengaLaVidaGiraldo, Mónica. Que venga la vida. Polen Récords.

    Baggio, Mariana; Dufour, Sebastián; et al. Luna con duendes: canciones, arrullos y susurros para la hora de dormir. Colección Aerolitos, Editorial Capital Intelectual.

    Putumayo Kids. Celtic Dreamland. Putumayo World Music.

    Putumayo Kids. French Playground. Putumayo World Music.

    Tu Rockcito. De la cuna a la jungla: canciones y juegos para los más pequeños. Tu Rockcito.

¡También los invitamos ver qué recomiendan otros!

Por ejemplo, haciendo clic aquí pueden descargar el folleto digital del Premio Fundación Cuatrogatos, con los 20 libros ganadores, los finalistas y 80 libros recomendados: para leer con los más pequeños, para los que empiezan a leer solos, para los que despegaron como lectores, para los que se atreven con libros más largos y para los que se volvieron grandes lectores.

También vale la pena que den una mirada a los libros ganadores del Bologna Ragazzi Award 2015: el premio que la Feria del Libro Infantil de Bolonia otorga cada año en varias categorías: ficción, no ficción, “Nuevos Horizontes” y “Ópera Prima”. Si hacen clic aquí, pueden ver todos los ganadores y las obras que obtuvieron menciones especiales.

Síguenos

Graciela Fandiño: “Si me toca ser innovadora, soy innovadora…”

i nov 21st 3 Comments por
Haciendose_maestras.

En Espantapájaros aplaudimos la publicación del libro Haciéndose maestras, de Graciela Fandiño e Inés Elvira Castaño, sobre los problemas a los que se enfrentan en sus primeros años de trabajo las maestras de Educación Infantil. Hoy compartimos con ustedes esta entrevista que le hizo Isabel Calderón a una de las autoras.

Graciela Fandiño es Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación, UNEP, Madrid, y Magister en Investigación y Análisis Curricular, Universidad Pedagógica Nacional (UPN). Ha sido profesora de la Maestría de Educación y del Doctorado en la UPN. Coordinó la elaboración del Lineamiento Pedagógico y Curricular para la Educación Inicial en el Distrito y fue consultora del BID para la construcción del Lineamiento de Educación Inicial del Ministerio de Educación Nacional.


 

“Si me toca ser tradicional, soy tradicional.

Si me toca ser innovadora, soy innovadora…”

 

Graciela, por favor cuéntenos de dónde surgió su interés por el tema de los primeros años de docencia.

Yo me atrevería a decir que el tema de los maestros principiantes es nuevo para nuestro medio. Cuando fui a España a hacer mi Doctorado, en 1998, entré al mundo de la investigación educativa. Y allí me encontré con una línea de investigación, que se llama la línea del pensamiento del profesor: surgió en la década de 1970 y trata de pensar la profesión docente desde su especificidad. Su pregunta fundamental es “¿Cómo piensan los maestros?”.

Y cuando yo les conté a mis profesores que me interesaba trabajar en esa línea, me sugirieron que leyera a Carlos Marcelo; Conseguí varios libros de él y uno de ellos era una investigación sobre los maestros principiantes. Yo no podía creer que ese fuera un tema de investigación. Y me alegró mucho porque recuerdo que para mí, salir de la universidad y empezar a trabajar como maestra fue un choque muy violento. De modo que mientras leía la investigación de Marcelo alcancé a pensar en hacer mi tesis sobre maestros principiantes. Pero sentía que quería investigar sobre ese tema más adelante y con la ayuda de alguien más. Así que hice mi tesis sobre el pensamiento del profesor en el trabajo por proyectos y supe que eventualmente llegaría el momento de trabajar en torno a los maestros principiantes.

Y el momento llegó. Cuéntenos cuándo decidió hacer esta investigación que ahora se ha convertido en un libro.

Yo estaba dictando un curso sobre el pensamiento del profesor, en la Maestría de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN). Y en una sesión les mostré a mis estudiantes una investigación sobre los maestros principiantes, a lo que un muchacho respondió: “¡No puedo creer que lo que yo esté viviendo esté tematizado!”. Este muchacho, recién egresado de la Licenciatura en Ciencias Sociales, quería ser el mejor maestro de historia del mundo y se estaba encontrando con que lo que menos hacía era enseñar historia. Estaba metido en un mundo en el que no entendía nada. Para él, descubrir que aquello que él estaba sintiendo se investigaba en la academia era increíble. Y con esa perspectiva que él me dio decidí ponerme en la tarea de preparar mi investigación.

¿Cómo hicieron Inés Elvira Castaño y usted para recoger información sobre las experiencias de estas maestras principiantes?

Las maestras principiantes que participaron habían sido alumnas mías en la UPN y yo había mantenido contacto con ellas. Por otro lado, se dio una circunstancia muy bonita y es que por esos años se acababa de crear el Jardín Maternal de la UPN. Inés Elvira Castaño era la coordinadora y ella y yo trabajado juntas en otra investigación. Yo le propuse que me acompañara en esta y ella se entusiasmó con la idea. Por eso, varias de las maestras con las que trabajamos eran principiantes en el Maternal.

A la primera reunión llegaron unas quince personas: maestras que llevaban seis meses en el mundo real. Algunas no habían conseguido trabajo, estaban buscando y presentándose a entrevistas, y otras ya estaban trabajando. Y allá llegaron… Yo siento que ellas fueron para socializar lo duro que era haber salido de la universidad. Era muy fuerte.

Suena como si fueran a un grupo de apoyo…

¡Exacto! Los grupos de discusión se convertían en grupos de apoyo. Porque los maestros principiantes necesitan compañía. Para estas jóvenes, asistir a las discusiones era como una terapia: llegaban en busca de alguien que las escuchara y que entendiera lo que ellas estaban viviendo. Y eso lo encontraban en el grupo.

Pero, bueno, volviendo a la metodología de la investigación, se trabajó de una manera muy libre, aunque con unas categorías muy bien definidas: es decir, ya sabíamos que íbamos a indagar por los problemas a los que se enfrentan las maestras en cuatro niveles: en el ámbito social, en el ámbito pedagógico, en el ámbito personal y en el ámbito institucional.

Llama la atención que en su investigación ustedes hayan concluido que el ámbito en el que las maestras se encuentran con mayores problemas es el institucional. Sorprende un poco, porque otras investigaciones sobre maestros principiantes señalan el ámbito pedagógico como el más difícil.

Eso es una cosa coyuntural, específica de la educación infantil. No necesariamente pasa en otros niveles educativos. Sin duda, en Bachillerato las mayores tensiones sí están relacionadas con el manejo del grupo. Pero, bueno, lo que vimos nosotras es que estas maestras con las que trabajamos no tenían problemas con los niños. Sus mayores dificultades estaban relacionadas con las situaciones nuevas para ellas: con aquellos problemas a los que no se enfrentaban como practicantes. Por ejemplo, la relación con los padres de familia y los asuntos de las instituciones educativas.

Cuéntenos qué se sabe, en la actualidad, sobre <<el choque con la realidad>> de los maestros principiantes y sus efectos.

Es tan duro el choque con la realidad, en diferentes países, que más o menos el 30% de los maestros principiantes se retiran de la profesión. Eso es muy grave. Y por eso, porque el costo es muy grande, en otros países se adelantan programas de acompañamiento. Ahora el 80% de las ponencias en los congresos son sobre acompañamiento a los maestros principiantes. Colombia, en cambio, ni siquiera tiene estudios sobre el tema. Aquí se han tratado de hacer cosas, pero muy pronto se abandonan. Hay que hacer programas de acompañamiento y esto tiene que ser una política de estado. Todos deberíamos entender que hay que cuidar a los maestros, hay que preocuparse por que ellos estén bien. Yo creo que no se debe responsabilizar a la Universidad, que es la tendencia que hay acá. Aunque la Universidad sí tiene que revisarse y le convendría hacerlo…

¿Qué cosas se podrían replantear desde la Universidad?

En la Universidad la formación es muy crítica. Y es posible que por eso termine siendo idealista. Las maestras principiantes reconocen que cuando eran estudiantes y practicantes criticaban a las maestras. Y la universidad refuerza esas críticas, en vez de asumir un rol de comprensión y la reflexión; es decir, en vez de ayudar a las estudiantes a a entender que la maestra es parte del sistema educativo. La gran frase de las maestras principiantes con las que he hablado es: “Yo pensaba que podía cambiar el mundo”. Y con eso se refieren a que pensaban que ellas no iban parecerse a las maestras a las que criticaron, ellas creían que iban a ser diferentes. Esa mirada hace que el golpe sea más duro. Pero, a la vez, ¿cómo les vamos a quitar el entusiasmo? ¡No! El entusiasmo es la esencia del trabajo educativo y tiene que ver con la edad, con la juventud, con el idealismo. Lo que pasa es que hay que ser un poco más realistas.

¿Cómo se explica que no se esté ofreciendo acompañamiento a las maestras principiantes?

Mire, mientras el maestro no tenga un lugar, esto no va a cambiar, es imposible. Si en este país de verdad fuera importante la educación habría tiempo y habría espacios para acompañar a los maestros. Y los maestros de educación infantil son los mejores del sistema educativo: son seres humanos maravillosos. Porque estar con los chiquitos no es una cosa fácil, dejémonos de tonterías. Estar con los chiquitos es agotador. Pero estos maestros se encarretan y quieren a los niños. Y si no tienen con quien compartir sus experiencias, si no tienen colegas, se les acaba el mundo. Estuve hace poco en Choachí y me impresionó la soledad de las madres comunitarias. Hay madres comunitarias a cargo 12 niños, que no tienen con quién hablar de lo que les pasa. Nadie, en serio. Eso empobrece el pensamiento. El maestro solo, la madre comunitaria sola…

Para cerrar, hablemos sobre lo que sucede después del choque con la realidad. A los tres años de estar trabajando, parece que las maestras se adaptan… ¿Qué nos puede decir sobre eso?

El primer año es el más duro. Luego, entre el primer y el tercer año, se van adaptando. Hay unas que cambian de institución cada vez que tienen la oportunidad. Esto les potencia el problema, diría yo.

En cambio, otras se cansan de ir contra la corriente y se adaptan. Pensando en eso, yo quise ponerle a este libro un título diferente: “Si me toca ser tradicional, soy tradicional; si me toca ser innovadora, soy innovadora.” Es una frase de una maestra, a la que le pregunté, hacia el final de la investigación, cuando ella ya estaba en su tercer año de docencia, por qué sus opiniones sobre muchos temas habían cambiado. Y ella me respondió con esa frase, que me parece maravillosa porque muestra de qué se está tratando en realidad la profesión docente. El libro habla también sobre ese proceso.

– – –

Haciéndose maestras, de Graciela Fandiño e Inés Elvira Castaño, se consigue en la librería Espantapájaros (Bogotá, Colombia).

Dirección: Cra 19 A # 104A – 60. Teléfono: 2142363.

Síguenos