Cómo funciona la maestra

Las primeras historias se construyen en la infancia, allí es donde quedan los primeros días de colegio, los amigos del jardín y, por supuesto, esas maestras y maestros a los que tanto llegamos a querer.

Cómo funciona la maestra es un libro que habla de ellas, de las maestras, de esos seres que aunque el primer día de colegio parecieron extraños y sospechosos, llegó el momento en que se hicieron familiares y entrañables.

Portada del libro Cómo funciona la maestra, ilustrada por Chiara Carrer.
Portada del libro Cómo funciona la maestra, ilustrado por Chiara Carrer.

 

Este libro-álbum, escrito por Susanna Mattiangeli e ilustrado por Chiara Carrer, logra transportarnos a esos días en los que salir de casa era extraño, pero era más raro aun encontrarnos con esos personajes que, como dice el libro, nos hablaban “separando bien las sí-la-bas o en voz baja o GRITANDO”. Así es como, a través de una narración poética y su complemento contundente en la imagen, el libro logra dibujarnos con tanta precisión a las maestras: por dentro, por fuera, por delante, por detrás…

Gracias a libros como este podemos poner en duda las teorías que dicen que nuestros primeros recuerdos se borran antes de los 7 años. Es innegable que las maestras no nos olvidan y (¡claro!) nosotros tampoco las olvidamos a ellas. Al recordarlas podemos construir puentes hacia nuestra infancia.

«Dentro de la maestra están los números, las tablas. los ríos, los montes, el reloj, los cinco sentidos y el hombre primitivo y muchas otras cosas que de a poco también van a parar adentro de los niños» -Mattiangeli, Susanna.

 

Mi maestra favorita del libro es la que tiene todo dentro: “los números, las tablas. los ríos, los montes, el reloj, los cinco sentidos y el hombre primitivo”, quizás porque me recuerda a mi profesora de sociales con la que aprendí a dibujar el mapa de Colombia y a trazar por dónde va el Magdalena. Y digo que es mi favorita porque sé que no necesariamente es la mejor del libro. Si me sentara con cuatro personas más, tendríamos 4 preferidas distintas pues como decía, esas maestras acaban por ser puentes personales, ‘largos, cortos, gruesos, finos, pequeños, o muy grandes’, así como la maestra que recuerda cada uno.

Al final de la historia, comprobamos que la memoria le puede ganar en ocasiones a la ciencia, y que, aunque en un momento las maestras se vuelvan maestras de otros, “cuando sea necesario reencontrar una poesía, un lago, o una vieja historia escuchada en clase, basta buscar bien, y a final vendrán todos juntos, como los había puesto la maestra, los más pequeños sentados adelante y los más altos detrás, de pie”.

________________________________________________________________________

Cómo funciona la maestra
Las maestras de colores y diseños distintos, las oscuras, las claras, las enruladas y lisas.

Reseña de Daniela Caicedo