Nuestra Directora: «La educación, a debate electoral»

Por Yolanda Reyes

Estas páginas están abiertas al debate, a la reflexión y al intercambio. Todas las escrituras son bienvenidas.

En su columna para El Tiempo de hoy, lunes 3 de febrero de 2014, Yolanda Reyes escribió:

La educación, a debate electoral

Si bien los debates electorales en Colombia no se caracterizan por su profundidad, podemos identificar ciertos énfasis en asuntos como seguridad, economía, política exterior, infraestructura o manejo del conflicto que caracterizan a los diferentes candidatos o partidos, que se reflejan en las encuestas y que influyen en nuestra decisión de voto. Por ser indicativos del grado de preparación y de experiencia de los candidatos, esos temas no se dejan librados al sentido –ni al lugar– común, sino que se desarrollan con asesoría de expertos. En educación, sin embargo, bastan unos clichés del tipo “calidad con cobertura” o las idílicas promesas de aumentar horas, grados, salarios o lo que sea, sin explicar por qué ni cómo, y eso es todo. O, mejor dicho, nada.

La educación no ha sido un tema que defina una campaña electoral en el país. ¿Acaso usted alguna vez ha elegido a un candidato porque su propuesta educativa le haya parecido mejor que la de otro? Desde esta columna, y ojalá desde muchos espacios periodísticos, culturales, académicos y ciudadanos, propongo hacer seguimiento a las declaraciones y los programas sobre educación durante la campaña, y hoy comienzo con el Partido Liberal.

Una de sus más destacadas figuras, Juan Manuel Galán, quien se auto proclama como un senador interesado en el tema, ha ofrecido reiteradamente, y sin que nadie lo corrija, “darle vida al PEI en todos los colegios”, lo cual es un disparate pues la sigla PEI significa Proyecto Educativo Institucional, y este jamás ha sido hecho por senadores, a menos que sean dueños o rectores de un colegio. Cada institución educativa está obligada a formular su propio PEI o, para usar la florida frase de Galán, a “darle vida”.

“Si damos vida al PEI hacemos pertinente nuestra educación y mejoramos la calidad. En el PEI está la recuperación de valores”, ha trinado Galán y nadie sabe qué quiere decir, suponiendo que quiera decir algo. Cualquier maestro o estudiante podría leerle al Senador el artículo 14 del decreto 1860 de 1994, para que aprenda que “toda institución educativa debe elaborar y poner en práctica, con la participación de la comunidad educativa, un proyecto educativo institucional que exprese la forma como se ha decidido (sic) alcanzar los fines de la educación definidos por la ley, teniendo en cuenta las condiciones sociales, económicas y culturales de su medio”.

Simón Gaviria, por su parte, afirmó que lanzará un Proyecto de Ley de Guarderías para ofrecer incentivos tributarios a las empresas que subsidien guarderías donde las empleadas puedan dejar –le faltó decir “guardar” – a sus hijos menores de dos años, mientras trabajan. El objetivo, según sus palabras, es disminuir las altas tasas de desempleo entre mujeres y “aliviar esa difícil carga que tienen todos los días”, de lo cual se deduce que lo menos importante del proyecto es el desarrollo infantil. «Es bueno para los niños, que reciben atención, alimentación y cuidado”,  declaró Gaviria, con un preocupante desconocimiento del concepto de Educación Inicial que hace parte de la estrategia “De cero a Siempre” del gobierno en el que se inscribe, y que intenta cambiar esa  idea asistencialista, arraigada en el país, según la cual los menores de dos años de ciertos sectores solo necesitan comer, dormir y ser cuidados (o guardados).

Cabría preguntarle al Senador si preferiría llevar a sus bebés a una guardería operada por el personal administrativo del Senado o a un Centro de Desarrollo Infantil, manejado por especialistas, y recomendarle leer, así sea “por encima”, lo que hoy se sabe sobre la importancia crucial de los primeros años en el desarrollo emocional y cognitivo.

Si con esa falta de rigor tratan la educación durante la campaña, ¿cómo la tratarán cuando los hayamos elegido?

Yolanda Reyes